Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Para el FMI, la deuda “no es sostenible” y pidió una fuerte quita a los bonistas

El informe que dio a conocer se hizo a partir de las conclusiones a las que arribó la misión, que concluyó ayer su visita al país. El presidente Alberto Fernández celebró la postura del organismo. Reunión Guzmán-Georgieva

Para el FMI, la deuda “no es sostenible” y pidió una fuerte quita a los bonistas
20 de Febrero de 2020 | 03:08
Edición impresa

En sintonía con la prédica que desde su asunción manifiesta el presidente Alberto Fernández, el Fondo Monetario Internacional (FMI) aseguró que la deuda pública argentina “no es sostenible”, que el superávit fiscal para enfrentar su pago “no es económica ni políticamente factible”, y reclamó una “apreciable” quita a los acreedores privados.

El nuevo respaldo del organismo internacional a la postura del gobierno argentino significó, a priori, la reafirmación de una sociedad FMI-Argentina, cuyos resultados habrán de verse al termino de las negociaciones emprendidas.

Anoche en el seno del gobierno argentino había euforia; de hecho Alberto Fernández y su ministro de Economía, Martín Guzmán, celebraron vía Twitter la postura del FMI. Pero lo cierto es que habrá que esperar hoy la reacción de los mercados -sobre todo los que operan en Wall Street- para tener un panorama más claro.

El FMI destacó el deterioro de las cuentas públicas y la situación económica a partir de julio del año pasado, cuando hizo la última revisión del programa financiero por el cual le prestó al Gobierno argentino US$ 44.000 millones.

A partir de la nueva revisión de la economía a través de la misión del organismo que ayer terminó su trabajo en el país, “el personal del FMI ahora evalúa que la deuda de Argentina no es sostenible”.

“Específicamente, nuestra visión es que el superávit primario que se necesitaría para reducir la deuda pública y las necesidades de financiamiento bruto a niveles consistentes con un riesgo de refinanciamiento manejable y un crecimiento del producto potencial satisfactorio no es económicamente ni políticamente factible”, advirtió el organismo. A partir de esta situación, añade el comunicado, “se requiere de una operación de deuda definitiva, que genere una contribución apreciable de los acreedores privados, para ayudar a restaurar la sostenibilidad de la deuda con una alta probabilidad” de pago.

El FMI no da cuenta de cuánto debe ser esa quita, pero apuntó a la “importancia de continuar un proceso colaborativo con los acreedores privados para maximizar su participación en la eventual operación de deuda”.

La misión del Fondo, integrada por el encargado del caso argentino, Luis Cubeddu, y la vicedirectora del Hemisferio Occidental, Julie Kozack, se entrevistaron desde el miércoles de la semana pasada con distintos ministros y funcionarios, para elaborar este informe.

El tono del comunicado difundido ayer está muy cerca de lo que esperaba el Gobierno, porque deja en claro la necesidad de reestructurar la deuda.

“Celebro que el FMI reconozca la posición argentina respecto de los procesos de endeudamiento”, expresó Fernández y agregó:“Si todas las partes demuestran voluntad de acordar” el país puede “volver a crecer”.

También Guzmán destacó que la postura del Fondo coincide con la del gobierno nacional. “Seguiremos dialogando estrechamente con el personal del FMI y sus autoridades, con el objetivo de profundizar una relación crecientemente constructiva, que tiene como fin alcanzar una resolución consistente de la crisis económica y social en la que está inmersa la Argentina”, expresó el ministro de Economía en un comunicado.

El organismo cita su propio informe de la “Cuarta Revisión bajo el Acuerdo Stand-By” de mediados del año pasado. Allí, había considerado que la evaluación general fue que la deuda pública de Argentina era sostenible, “pero no con una alta probabilidad”. Ahora, dice el Fondo, esos riesgos “se han materializado”.

Según los estatutos del FMI, no existe una posibilidad de quita ni de capitales ni intereses. Días atrás, la vicepresidenta de la Nación, Cristina Kirchner, había reclamado al organismo una quita de la deuda, cuyos vencimientos más pesados son en 2022 y 2023.

El ministro Guzmán, mientras, se reunirá por tercera vez, durante el fin de semana próximo, con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, y también lo hará con el secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Steven Mnuchin, en el marco de la cumbre del G20 en Arabia Saudita, informaron fuentes del Palacio de Hacienda.

 

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla