Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
“No se puede levantar una cuarentena sin un diagnóstico de situación fidedigno”

Oscar Cingolani, el platense que trabaja en el hospital de EE UU que creó el mapa del coronavirus, advirtió sobre los riesgos de relajarse

“No se puede levantar una cuarentena sin un diagnóstico de situación fidedigno”

“Ya existe evidencia científica de que las microgotas de un estornudo o de la tos llegan hasta 8 metros de distancia. Ello va en el sentido del uso riguroso de barbijos, aunque no sean profesionales” Oscar Cingolani Médico platense en EE UU

9 de Abril de 2020 | 02:14
Edición impresa

“La ampliación en el número de testeos es la clave. Si no testeás, no sabés en qué situación estás y no podés tomar medidas adecuadas. (De contar con esa información) depende el levantamiento de una cuarentena, aunque siempre deberá ser gradual y manteniendo a rajatabla medidas de seguridad como el distanciamiento social y el uso de máscaras (barbijos, aunque no sean profesionales). Hay que tener muy en cuenta que las cifras de infectados son siempre mucho mayores de lo que podemos ver”.

Así concluyó la charla de este diario con el cardiólogo platense Oscar Cingolani (54), egresado en 1982 del Colegio Nacional y años más tarde de la Facultad de Medicina de la UNLP. Hace largo tiempo se desempeña como director del centro de Hipertensión Arterial y director asociado de la Unidad de Cuidados Críticos Cardiovasculares del hospital universitario Johns Hopkins, un centro que es referencia mundial y que ha cobrado gran relevancia en medio de la pandemia de coronavirus por la elaboración de un planisferio que actualiza toda la información de lo que pasa en el mundo en tiempo real.

Durante unos minutos de descanso en un momento en el que tiempo vale oro, Cingolani dijo que “en el mapa de Hopkins, lo más importante hoy no es el dato de los casos y muertes a nivel global, sino ir viendo cómo evoluciona la cantidad de infectados y fallecidos en cada país, y la diferencia que existe”, dijo, y aclaró que “ello a sabiendas de que existe un delay de 7-10 días promedio entre Europa y EE UU y entre EE UU y Argentina, lo cual, por otro lado, permite prever para actuar en consecuencia”.

“El cuadro más importante del mapa no es el mapa global en sí, sino (los datos que aparecen) abajo a la derecha, es decir, la cantidad de casos por día. Allí se observa, por ejemplo, que en Italia y España están bajando”, apuntó, para enfatizar: “Todo esto suponiendo que los países están testeando la misma cantidad (que hasta hoy) o inclusive más”.

El gran problema

Entró así de lleno en el tema del testeo, al que definió como “un problema muy grande”. “Lo más importante dentro del testeo es la positividad, o sea, qué porcentaje de pacientes dan positivo, y qué cantidad de tests se hacen por millón de habitantes en cada país. Hoy Islandia y Emiratos Arabes están a la cabeza, EE UU está séptimo. Eso es clave, porque si vos no testeás no ves la enfermedad y tu mortalidad aumentará”, lanzó el médico. Y explicó: “El 80 por ciento de quienes se infecten tendrán síntomas leves. Entre el 30 y el 50 por ciento serán asintomáticos u oligosintomáticos (mínimos síntomas). Los números siempre serán muy superiores a lo que se testea”.

Un paréntesis en la charla. Cingolani contó que “ya existe evidencia científica -se publicó hoy- de que las microgotas de un estornudo o de la tos llegan hasta 6-8 metros de distancia. Esto reafirmaría el uso riguroso de barbijos, aunque no sean profesionales”.

Volviendo a los tests y las cuarentenas, propuso imaginar “una epidemia que crece en forma exponencial (como la actual) y que se testea un número fijo de personas por día: siempre estarás retrasado. Por eso la importancia del porcentaje de positivos sobre una muestra considerada representativa”, sostuvo.

“Sólo esa herramienta permitirá tomar medidas respecto de las cuarentenas. Hoy Nueva York no puede levantarla por su densidad de población. Buenos Aires quizás tampoco, salvo con fuertes restricciones, pero otras áreas podrían tener más flexibilidad tal vez. Hay que tomar medidas con información y planificar acordemente. También es cierto que si bien el aislamiento es la medida más eficaz, desde el punto de vista socioeconómico es inviable a largo plazo. Por ello es vital que se extiendan los testeos, y sobre todo los nuevos tests en elaboración, que van a poder detectar no sólo a los infectados sino a quienes lo estuvieron y desarrollaron inmunidad”, puntualizó.

Vacunas y medicación

Acerca de vacunas y tratamientos, Oscar Cingolani indicó que “hay al menos tres vacunas en curso que obviaron la fase animal y están en fase I de investigación, aunque posiblemente habrá que esperar meses para que alguna esté disponible para uso a gran escala. En tanto, actualmente existe una docena de distintos medicamentos en fase de ensayos clínicos y en las próximas semanas esperamos tener información sobre su efectividad”.

Acerca de las cifras que van y vienen, que en muchos casos podrían generar miedo irracional o, por el contrario, una relajación peligrosa, el experto platense remarcó que “el tema no es alarmar, pero de ningún modo restarle importancia”.

El profesor de Johns Hopkins resaltó que “estamos ante una enfermedad altamente contagiosa, con gran poder infectivo (de contagio), con una mortalidad 10 veces mayor que la influenza, y aún no hay vacuna. Esta puede llegar a ser una de las pandemias más importantes de la historia de la humanidad, que apareció en un momento donde hay muchas ciudades con altísima densidad poblacional y un sector de población geronte que no existía hace 100 ni hace 50 años”, añadió.

Del 50 al 90%

Cingolani se refirió a la situación en EE UU y dio una pauta de cómo van cambiando los parámetros, teniendo en cuenta que se está atacando una enfermedad al mismo tiempo que se la va conociendo.

“Aquí, el panorama y la proyección fueron variando, ya que los modelos de predicción que se hicieron de entrada utilizaban determinadas variables, como la que usualmente se conoce como R0 (erre cero), que es el coeficiente de infectividad del virus. E inicialmente se creyó que el virus era mucho más infeccioso, y eso sin tomar medidas”, describió.

Pero una vez que se adoptaron medidas, tales como guardar distancia social, uso de barbijos, alcohol en gel, lavado de manos y demás, “la mortalidad proyectada inicialmente que se planteó en EE UU en más de 200 mil personas, parece ahora ser menor. Y es que se pasó de un acatamiento del distanciamiento social del 50 por ciento a mediados de marzo a otro del 90 por ciento a principios de abril”, contó el médico platense.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla