Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
La Ciudad |“El temor es bastante. No están dadas las condiciones de salubridad”, advierten desde una Ong platense
Villa Azul encendió las alarmas en los 240 asentamientos del Gran La Plata

En la Comuna aseguran que se están desarrollando acciones para prevenir la propagación del COVID-19 en barrios populares. Buscan detectar casos sospechosos. Viviendas precarias y falta de servicios, un gran riesgo

Villa Azul encendió las alarmas en los 240 asentamientos del Gran La Plata
28 de Mayo de 2020 | 02:58
Edición impresa

El estallido de un brote de casos positivos de coronavirus en Villa Azul, un asentamiento de aproximadamente 5.000 personas que se encuentra en el límite de los partidos de Quilmes y Avellaneda, ha encendido todas las alarmas en el resto de los barrios vulnerables del AMBA. Y en nuestra región, donde se extienden el 11,5 por ciento del total de barrios populares en territorio bonaerense, la preocupación es mayúscula. Mientras referentes barriales advierten que “no están dadas las condiciones de salubridad” para enfrentar la pandemia, en la Comuna remarcan que los operativos sanitarios ya están en marcha, buscan posibles contagios “casa por casa” y organizan comités para hacer un seguimiento de la situación en cada barrio.

En el Gran La Plata hay 240 asentamientos según el Observatorio Socioeconómico de la UCALP, lo que representa un total de 190.000 platenses -entre ellos 16.500 chicos- que se encuentran en una posición de mayor vulnerabilidad para enfrentar la pandemia. El estudio advierte que 24 de esos barrios se constituyeron a lo largo del último año.

Pablo Pérez, de la ONG La Plata Solidaria y referente barrial que suele recorrer distintos asentamientos, admitió que existe temor de que se repita lo de Villa Azul en los barrios populares que se levantan en la periferia platense. “Básicamente no están dadas las condiciones de salubridad que deben tener estos lugares. Hasta teniendo los elementos de limpieza no pueden hacerlo porque son casas muy precarias, por ejemplo, y algunas directamente tienen pisos de tierra. El temor es bastante”, dijo.

“A esto -agregó- se le suma la crisis alimentaria y la falta de las changas. Creo que no va a ser posible una cuestión como la de Villa Azul constantemente. Es muy complejo”.

El dirigente barrial destacó que “muchos tratan de mantener dentro de lo posible la cuestión del aislamiento y el aseo” y afirmó que la pandemia “puso esto de relieve que esta situación estuvo toda la vida y hubo una profundización de las condiciones en estos lugares desde hace años”.

Recientemente, 30 organizaciones sociales presentaron un protocolo de actuación frente al coronavirus en villas y asentamientos. Allí sugieren un plan de acción barrial; identificar a una autoridad sanitaria que coordine y monitoree la aplicación de las pautas sugeridas, un comité de crisis interministerial, y otros de control y de seguridad e higiene.

“Los cuidados básicos tienen que tener respuesta en territorio. Hablamos de acceso al agua, a la alimentación, a los circuitos de cuidados. Nos encontramos con algunos emergentes durante el proceso de elaboración de estas pautas, como por ejemplo, personas que no quieren testearse porque no quieren ser reubicadas por miedo a perder sus casas”, detalló el Pablo Vitale, co-director de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ).

¿Y la Ciudad, cómo se prepara para contener un potencial brote de COVID-19 en un asentamiento? Desde la Municipalidad de La Plata le aseguraron a este medio que “se llevan adelante acciones permanentes para prevenir la propagación del coronavirus en los barrios populares de la Ciudad, haciendo hincapié en los controles sanitarios, los operativos de desinfección y las acciones dispuestas a través de los comités de crisis barriales”.

Por ahora lo que se hace son operativos sanitarios integrales que incluyen tareas de desinfección y prevención, pero apuntan, por el momento, a las diversos puntos donde se confirmaron casos de coronavirus.

Según se explicó, los agentes caminantes y camiones hidrantes especialmente preparados por la Comuna llevan a cabo la desinfección de calles, veredas, paradas de micros, ingresos a bancos, frentes de comercios en funcionamiento y fachadas de viviendas, “con el objetivo de prevenir la propagación del virus en los espacios de mayor circulación”.

A la vez, promotores de la Salud realizan la detección de casos sospechosos de coronavirus, casa por casa. Les toman la temperatura a los vecinos, testeando el olfato y haciendo eje en la búsqueda activa de pacientes con síntomas compatibles con la enfermedad.

Hasta el momento, se realizaron controles a más de 3.000 vecinos en barrios populares de las localidades de Olmos, Tolosa, Los Hornos, Abasto, Altos de San Lorenzo, Villa Elvira y San Carlos.

Otra de las medidas comunales fue la puesta en marcha los “comités de crisis barriales”, un formato de contención social y sanitaria, creado para abordar medidas vinculadas a la emergencia por el COVID-19. En esos comités “se evalúa la implementación de los operativos sanitarios, los diagnósticos de cada zona, las medidas de asistencia social a sectores vulnerables, el cumplimiento de las medidas preventivas y la situación que atraviesan los comerciantes, entre otros temas”. Hasta el momento, se desarrollaron en las localidades de El Rincón, Gorina, Hernández, Los Porteños, San Carlos, Altos de San Lorenzo, Ringuelet, Tolosa, City Bell, Lisandro Olmos, Abasto y Arturo Seguí.

Datos que preocupan

Un claro indicativo de la vulnerabilidad que reina en los asentamientos del Gran La Plata es el difícil acceso a los servicios básicos: el 90% no tiene acceso a la red de cloacal, el 80% no tiene gas natural y el 70% no tiene acceso seguro a la energía eléctrica. Además, el 60% no tiene acceso a la red de agua con tanque, lo que hace una diferencia crucial porque permite la administración sanitaria en el tiempo del agua. Cuando el tanque no está ni hay ningún otro reservorio, lo que se usa es una especie de manguera comunitaria que limita el acceso al agua.

Por otro lado, y siguiendo los datos del informe realizado por la UCALP, el 60% de las viviendas en los barrios relevados tiene acumulada basura en las esquinas o frente a sus casas.

Otros datos que marcan la situación actual de los asentamientos son: el 40% no tiene de alumbrado público; el 60% tiene su calle principal sin asfaltar; y el 10% no tiene cobertura telefónica y su conexión WiFi es nula.

En los asentamientos preocupa tanto la cuestión sanitaria como la llegada de alimentos

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla