Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Espectáculos |EN DIÁLOGO CON EL DIA
Alfredo Casero: “El arte es la vida, es hacer cuando no hay, es inventar”

Instalado en el campo, montó un estudio en una carpa y desde ahí transmitirá su primer show de streaming donde hará lo que mejor le sale: hacer reír

Alfredo Casero: “El arte es la vida, es hacer cuando no hay, es inventar”

El 17 de julio, a través de Plateanet, ofrecerá “casero y sus tres que son”, un show para reír “Desde el alma”

María Virginia Bruno

Por: María Virginia Bruno
vbruno@eldia.com

12 de Julio de 2020 | 03:46
Edición impresa

Hablar con Alfredo Casero es como dar una vuelta en una montaña rusa. Sube, baja, parece que va a volcar y aún así toma envión entre un remolino de conceptos que amagan con ir por acá pero se escabullen por allá, hasta que la velocidad amaina y se encamina a cerrar una voltereta mareadora pero adrenalínica que deja al descubierto su don artístico, ese con el que, alejado de los escándalos, se metió en el bolsillo a una generación de fans a los que le voló la peluca con su inolvidable “Cha Cha Cha”.

Instalado en su campito de seis hectáreas junto a Canito y Pampo, sus dos perros, y demasiado preocupado por la posibilidad de pescarse el virus, sobre todo por su delicado antecedente de salud que lo convierten en una persona de alto riesgo de contagio, el actor, humorista y cantante dialogó con EL DIA a propósito del estreno de “Casero y sus tres que son”, el espectáculo que ofrecerá en vivo a través de Plateanet el próximo 17 de julio, y que lo tiene particularmente entusiasmado.

-Te lanzás al universo del streaming, ¿cómo atravesás esta experiencia?

-Rarísimo, porque es una nueva plataforma. Es una nueva forma de mostrar lo que hacés, otra vidriera que la gente está probando, que yo mismo estoy probando, porque es lo que uso si quiero entrar a ver algo. ¡Y se ven shows de la san puta! Incluso internacionales.

-Levantaste una carpa en el campo y montaste un estudio propio. ¿Qué te llevó a embarcarte en esa aventura?

-Yo siempre he optado por la autogestión, que creo que es lo que hay que hacer. Nunca recibí ni viví de nada del Estado. Es más, ni siquiera voy a tener jubilación porque nunca confié en que el Estado me diera nada. Siempre tuve que hacer las cosas solo. Por eso es medio inconcebible para mí la gente que se queja porque no tiene trabajo porque la Argentina es un lugar donde al trabajo te lo tenés que inventar siempre si sos cuentapropista.

-¿Nunca te dio miedo vivir en la incertidumbre?

-Estoy acostumbrado a no tener la tranquilidad de que todos los meses te dan un sueldo. Nunca trabajé de esa manera. No me vanaglorio sino que lo tengo como política propia. Porque el arte es la vida, es hacer cuando no hay. Es inventar. Porque si vas a comprar el pan, caes en manos de la buena voluntad del panadero de haberlo hecho bien o mal. Yo lo que trato de tener es la harina para poder hacer el pan y lo hago yo.

-Parece hippie...

-Si, pero de hippie no tengo nada. Yo creo que ahí está el progreso de todos nosotros. Yo no trabajo ni en la radio, ni en la televisión, no me pagan por estar frente a una cámara. Hace mucho tiempo que no hago ficción, la última vez creo que fue en Polka, que ahora está problemas. Entonces, siempre hice otras otras cosas. No es que ahora me tengo que arremangar. Siempre me arremangué. La actitud humana es la de trabajar para sobrevivir. Y también es la de transar, de darle un poquito para que te de lo suyo.

-¿Qué tenés para dar?

-En medio de todo eso, caigo como caen algunas personas que tienen un don para hacer reír, y si a alguien le interesa lo que digo, porque confía en lo que soy, voy a tratar en lo posible de no cagarlo porque eso me abre otras posibilidades que son únicas. Y si no tengo mi lugar, lo invento.

-Cómo tu carpa.

-Claro. Hasta ahora no hago más que demostrar que a pesar de haberme puesto en una situación diferente soy un sobreviviente del momento en el que vivo. Y soy político, como todos somos políticos, de políticas que tienen que ver con lo propio, lo que en inglés se define como policy . Mi vida, toda la vida, ha sido policy, pero cuando veo que la política me destruye mi propia policy, yo voy a pararme frente a eso porque están robándome algo que yo tengo, que es mío, que me pertenece.

“Prefiero ser un psicótico como Batman, y no uno que le miente abiertamente a la gente, que lo único que anhela es manejar su vida”

 

Antes de atender la llamada de esta periodista, Casero atendió otra, de una radio, no dijo cuál. Parece que en esa entrevista le saltaron a la yugular por sus declaraciones incendiarias sobre la actualidad política (esa que va en contra de sus propias políticas) y se lo nota desgastado, tal vez aburrido de ese otro yo suyo que le quita energías para hacer lo que mejor sabe hacer.

-“Casero y sus tres que son” es el nombre de tu nuevo show: ¿qué son esos tres?

-Son los tres que me siguen (risas). Vengo medio golpeado…Si fuera por mí, me dedicaría a lo mío, a hacer reír a la gente, a ser un artista, a seguir pintando. La gente no sabe pero hago otras cosas. Estudio la música que hago, me gusta mucho hacer música internacional, ir a Grecia y cantar en griego, ir a España y estudiar el período Barroco. Me encuentro con músicos, y es otro mundo, que te lleva a otras cosas. Necesito tener toda esa tranquilidad para volverme a enfrentar a un universo hermoso, que es lo artístico. Pero ahora la realidad me pone en un lugar que es éste, es así...

“Ya siendo viejo, y después de casi haberme muerto, me di cuenta que todo lo que uno cree es suficiente para ponerlo en el frasco de lo que uno siente”

 

-Contame del show.

-En el show voy a tratar de hacerlos reír. Mostrar lo que la gente espera de mí es sólo una parte. Después, el resto es también yo mismo sorprenderme. Porque yo no me río de nada que no me sorprenda. Entonces, es un trabajo bastante complejo. Podés equivocarte a la hora de tocar un instrumento pero no podés equivocarte cuando tenés que hacer reír a la gente. La sonrisa cómplice del público a veces es como una sonrisa penosa, por cariño. Es como si pifiaras y te lo perdonan. A mí me gustaría hacerte cagar de risa desde el alma, que realmente te cagues de risa. Que el corazón te reviente.

-Sobre todo en este momento que tanta falta hace...

-Sí, para eso estoy. Yo no le doy mucha importancia a cómo va el negocio de hacer esto: para mí la importancia más grande es poder hacerlo y que esté bien. No es mi idea ser referente de artistas que hacen streaming. En el fondo hasta que pido perdón por no estar delante tuyo. La televisión ha muerto, es muy feo decirlo. Y hoy por hoy no tengo otra posibilidad más que esta. Entonces, dentro de lo que puedo, estoy aprendiendo a subsistir.

-Te estás reinventando, como se dice ahora.

-Mucha gente no sabe que lo que estoy diciendo con mi actitud es que con lo que tengas tenés que hacer algo para poder entregarle a otro, que quiera o le interese, y que quiera pagar, por lo que vos querés hacer. Para mí es un acto grandísimo de generosidad cada entrada de streaming. Porque pensá que lo que yo vendo no es tangible. Es un producto que tiene que ver con lo que pasa adentro de tu cabeza cuando yo hablo con vos.

-¿Cómo sería ese mecanismo?

-Tengo que entrar por tus terminales nerviosas, tengo que entrar por tus ojos, que es una complejidad, tiene que haber belleza para que vos lo aceptes. O a lo mejor asco. Pero lo que tiene que producir dentro de tu cabeza es humor. El asco también es humor porque mueve tu sistema de líquidos dentro de tu cuerpo. El humor es líquido y por eso dentro de tu ojo tenés humor acuoso. Eso hace que las embarazadas se hagan pis cuando se ríen. Hace que los chicos, cuando su mamá los soba, sientan un calor que produce una tranquilidad que es transmitida por toda la sangre que corre por tu cuerpo y que te dice que es amor. Es tocar a una persona, en una lugar específico, sabiendo que a esa persona le va a producir placer, pero también le puede producir terror, miedo. Eso es el humor.

-Entonces, ¿todos somos humoristas?

-Sí. La gente se piensa que hacer reír es un tipo que se hace el gracioso. Pero no es así. Porque si vos sos un hijo de puta, un mentiroso, producís humor también. El mentiroso es un mentiroso porque produce en el otro un humor que mueve mecanismos que promueven el engaño, confiás en lo que te está pasando, en lo que ves, y después sentís una gran decepción, dolor, porque lo que sentiste no era tal. También hay gente que se muere de pena, soledad. Eso también es humor.

-Dijiste hace poco que querés volver con “Cha Cha Cha”.

-En realidad nunca se fue. “Cha Cha Cha” es lo más pop que conozco de la Argentina, después de Virus, ponele. Ya no me pertenece: es de todo el mundo. Nada es de nadie. Lo único que va a quedarte a vos, a tus hijos, al futuro en el mundo, va a ser la relación que vos tenés con tu don. Y de la forma en que se lo podés dar a los demás. Por eso, utilizá todo lo que sea necesario para que tu don trascienda. Hacer de nuevo “Cha Cha Cha” sería casarse violentamente con tu ex mujer. Eso ya pasó, fue bueno, fue genial, y se terminó por un montón de causas. Y por más que la gente lo pida, no vuelve porque no es lo que quiere cada una de las personas. Es biológico. Por eso lo tiene toda la gente porque lo puede hacer propio.

-¿Cuál es el personaje que la gente más te celebra?

-Juan Carlos Batman. Es el Batman argentino, un estoico, que se aguanta todos los golpes, y va pa’ delante. En una circunstancia donde no puede sacarse la careta -porque es un señor que tiene un taller de matriceria y estampado de chapa, que trabajaba para fábricas de autos, y exportaba en un momento y le fue bien- sale a la noche a cagarse a trompadas con los malos, a tratar de que el mundo cambie, disfrazado de murciélago. ¿Vos me vas a decir si eso no es un psicótico? Yo prefiere ser ese psicótico y no uno que le miente a la gente, abiertamente, y que lo único que anhela es manejar la vida de los demás. Hay que agradecerle a Batman.

-¿Qué cosa?

-Yo ya siendo viejo, y después de haberme muerto, porque prácticamente me morí, me di cuenta que todo lo que uno cree es suficiente para poder ponerlo en el frasco de lo que uno siente. El espíritu batmaniano está en el que quiere la justicia, la verdad y cualquiera la puede tener. Juan Carlos Batman suena a una persona común enojada que tiene que tener la benevolencia de no cagar a trompadas a nadie porque está mal. Batman pelea a piñas, cobra, no tiene poderes y la plata que tiene la pone en lo que piensa.

-¡Vos sos Juan Carlos Batman!

-Y, sí. Habré terminado siendo lo que en la gente más se identifica. Si eso los hace reír, es una cosa más.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

El 17 de julio, a través de Plateanet, ofrecerá “casero y sus tres que son”, un show para reír “Desde el alma”

Alfredo Casero, en plena acción, arreglando la carpa en la que montó su estudio

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla