Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Información General |Coronavirus y trabajo
Crece el impacto del COVID-19 en actividades esenciales de la Región

Además del personal de salud, policías y penitenciarios registran contagios por encima del promedio en la Ciudad. Ya son 350 los efectivos infectados en la Provincia y 450 los aislados. En las últimas dos semanas contrajeron la enfermedad 24 colectiveros y más de 10 empleados de comercio en La Plata. Refuerzan medidas de prevención

Crece el impacto del COVID-19 en actividades esenciales de la Región

Fernando fiore (23) manejaba un micro hasta que, con la llegada de la pandemia y el aumento de la prevención, le asignaron la tarea exclusiva de desinfectar coches / demian alday

Por: Omar Giménez
ogimenez@eldia.com

5 de Julio de 2020 | 05:05
Edición impresa

 

Desde que la pandemia comenzó, más de 2.500 efectivos policiales llamaron a la Mesa de Acompañamiento en Salud Mental organizada, en el marco de la crisis del coronavirus, por la Policía bonaerense. La iniciativa consiste en una línea telefónica donde psicólogos y psiquiatras responden a las dudas del personal sobre el COVID-19, pero también contienen la angustia de los que son destinados a acordonar barrios con brotes o a desinfectar zonas críticas, la de quienes son aislados como casos sospechosos, o la de aquellos que se contagian. Entre todas las consultas que allí se reciben, una aparece de manera recurrente, dicen en esa dependencia: es la de los agentes que piden orientación para saber cómo hablar con sus hijos acerca del virus y de los riesgos asociados a la actividad policial en medio de la presente crisis, sin alarmarlos. 

En la primera línea de la lucha contra el virus los policías no están solos y son numerosas las actividades esenciales que, en distinto grado, se enfrentan cara a cara con lo más crítico de esta pandemia. El caso más notorio es el del personal de salud que acumula el mayor número de contagios en nuestra Ciudad (153 de los 890 casos positivos registrados en La Plata, un 17,19% del total, muy por encima del promedio del 14% recomendado por la Organización Mundial de la Salud). La situación de médicos, enfermeras, técnicos y auxiliares, reflejada en distintas notas publicadas por este medio desde que la pandemia comenzó, quedó expuesta a los pocos días de que el coronavirus llegó a la Argentina. Pero con el aumento del nivel de contagios el coronavirus alcanzó a más actividades esenciales y, según los registros municipales, existen otras dos cuyo número de positivos supera al promedio en la Ciudad: la de los policías y la de los penitenciarios.

Además de éstas, otras dos ocupaciones esenciales sintieron en los últimos días el impacto concreto de una pandemia que hasta poco representaba sólo una amenaza que había cambiado todas las rutinas de trabajo, pero sin mostrar aún su cara más severa: la de los conductores de colectivos y la de los empleados de comercio.

La serie de contagios registrados en la línea 202, que llevaron a que ésta paralizara sus actividades desde el 24 al 30 de junio, marcaron una bisagra en este sentido. A partir de ese hecho, este diario relevó la situación de algunas de las actividades esenciales frente al coronavirus. La principal conclusión de esa recorrida es que la escalada general de contagios que afecta al país y a la Región en los últimos días también se reflejó en estos sectores, algunos de los cuales ajustaron protocolos desde el inicio de la pandemia hasta hoy o planean innovar en los próximos días reforzando sus medidas de seguridad. En algunos casos ese reflejo se dio a través de un incremento del número de contagios y en otros, mediante la aparición de los primeros positivos.

“Los contagios en la 202 impactaron fuerte. Hasta ese momento se seguían los protocolos de seguridad de una manera estricta pero rutinaria, como frente a una amenaza lejana. Desde ese brote la actitud cambió; las medidas se ajustaron. Todo el mundo se dio cuenta de que cualquier puede contagiarse”, dice Juan Muñoz (36) responsable de seguridad e higiene de una empresa de colectivos platense.

En la misma sintonía, Leo Molina, un repositor de supermercado consultado por este diario que el viernes todavía esperaba el resultado de un hisopado que lo mantiene aislado como caso sospechoso, distingue dos momentos de la pandemia para los esenciales que no están en el área de salud: “Hubo un momento de mucho celo en las medidas y mucha angustia que coincidió con la llegada del virus al país y la adopción de los protocolos de seguridad, que al principio costó incorporar. Después, esas medidas se convirtieron en rutinas y la angustia cedió. Ahora, desde las últimas dos semanas, que hubo una seguidilla de casos en comercios (desde el gremio se habla de más de 10), volvimos a una situación de angustia muy similar a la del principio de la pandemia”, dice.

En las distintas actividades se coincide en algunos conceptos: los casos que se registran son, en su mayoría, todavía aislados y la suba general de los contagios trajo un mayor cuidado en el cumplimiento de las normativas de seguridad.

También se destacan algunos de los desafíos que plantea la pandemia para estas ocupaciones: entre ellos, la necesidad de estar atentos permanentemente a las cuestiones relacionadas con la seguridad y la higiene, la dificultad de rastrear el origen de los contagios - no siempre se pueden vincular de manera fehaciente con el ámbito de trabajo - y las dificultades para definir el concepto de contacto estrecho, a partir del cual se decide qué personal entra en cuarentena.

350 contagios en la policía

Maximiliano Benítez tenia 31 años, había ingresado a la Policía bonaerense en 2015 y se desempeñaba en la división motorizada de La Matanza. El último 23 de junio se transformó en el primer muerto de la fuerza afectado por el coronavirus. Se habría contagiado mientras permanecía internado a causa de un accidente cerebro vascular.

Benítez es el único muerto por COVID-19 confirmado hasta ahora en la fuerza, donde los números oficiales hablan de 350 contagios y 450 aislamientos de casos sospechosos a nivel provincial, en una institución que cuenta con 90.000 agentes. La mayoría de los contagios corresponden al Área Metropolitana de Buenos Aires, según indicaron a este diario fuentes policiales.

Desde la Secretaría de Salud de la Municipalidad de La Plata consideran a la policial como una de las actividades (junto a la del personal de salud y a la de los penitenciarios) en las que el número de contagios de coronavirus supera al promedio, aunque no precisaron la cantidad de efectivos platenses afectados.

Fuentes policiales indicaron a este diario que entre los contagiados se cuentan policías con distintas funciones: personal de calle, médicos y administrativos. Como se indica en la mayoría de las actividades relevadas, desde la fuerza se destaca que resulta difícil, una vez que se presenta el caso, determinar el modo de contagio. “Muchas veces son personas que se infectan fuera del trabajo, aunque la mayoría se contagió en servicio. Pero se complica hacer el seguimiento”, se indicó.

En la Policía destacan que, por ahora, los contagios son aislados. Prueba de esto, se argumenta, es que ninguna comisaría debió salir de servicio ni se registraron brotes en dependencia alguna que superaran los diez casos. Y esto a pesar de que la fuerza estuvo a cargo de trabajos de alta exposición, como los acordonamientos de barrios con brotes. Al mismo tiempo, según se indicó, pese al número de positivos y aislados “la capacidad de la policía nunca se vio mermada”.

Son 15 los protocolos que se empezaron a aplicar con la llegada de la pandemia y todavía se siguen modificando y ajustando de acuerdo a las necesidades que surgen. Estos protocolos atienden a distintas actividades específicas de la Policía en el marco de esta crisis y las de rutina, desde el traslado de detenidos al la desinfección de un barrio con COVID-19.

Al mismo tiempo, se habilitaron centros de aislamiento y hospitales de campaña para casos sospechosos en la escuela Juan Vucetich y en Berazategui.

Uno de los procedimientos que se considera clave para evitar brotes es que “no se espera a tener un caso positivo para aislar. Se aísla a los sospechosos”.

En el servicio penitenciario

La segunda ocupación que desde la Subsecretaría de Salud de la Municipalidad de La Plata se considera que supera al promedio en número de contagios es la de los penitenciarios.

Según fuentes de ese servicio consultadas por este diario, en toda la Provincia se cuentan hasta ahora 14 contagios, seis de ellos en la Región de La Plata (dos en la alcaidía de Melchor Romero y cuatro en la Unidad 22 de Olmos, donde funciona un hospital).

A nivel provincial se detectaron casos positivos en Campana (uno en la alcaidía y otro en la Unidad 21), uno en la Unidad 31 de Florencio Varela, uno en la Unidad 48 de San Martín y dos en Olavarría (uno en la Unidad 27 y otro en la Unidad 38 de Sierra Chica). En Bahía Blanca, en tanto, se registraron dos casos en la Unidad 4. Mientras tanto, entre los privados de libertad se registraron tres casos, uno en la Unidad de Florencio Varela, uno en la 18 de Gorina y un tercero en la Unidad 1 de Olmos. Los tres ya se recuperaron.
Entre los protocolos adoptados para prevenir contagios tanto entre el personal como entre los detenidos se suspendieron las visitas a alcaidías y penales, tanto como las actividades educativas y extracurriculares. Los penitenciarios tienen que tomarse la temperatura y examen de olfato y gusto y se estableció limitación del uso del comedor y espacios comunes. Ante la aparición de un caso se procede a aislar a la persona y a sus contactos estrechos, se explicó.

Colectivos y comercios

“Las medidas de seguridad se toman desde marzo y ya están incorporadas, pero después de los contagios en la línea 202 hubo como una vuelta a ajustar protocolos. Por lo general, nos sentimos seguros tanto porque viajamos separados por un nylon de los pasajeros como porque notamos que la gente se cuida, salvo las raras excepciones de pasajeros que se sacan el barbijo en pleno viaje porque les molesta, pero después del brote en la 202 la preocupación se acentuó”, dice Nicolás Pueyrredón (32) un chofer platense de colectivos que trabaja en la línea 273.

Si bien el gremio de los choferes no está entre los que se ubican por encima del promedio de contagios las últimas dos semanas también marcaron para ellos un antes y un después, dado que se registraron los primeros casos positivos.

Desde la Regional La Plata de la Unión Tranviarios Automotor de La Plata, Oscar Pedraza, indicó que hasta el viernes eran 24 los colectiveros que dieron positivo de COVID-19 en la Ciudad.

Pedraza, que es secretario general dijo que “por ahora estamos hablando de casos aislados; se están tomando las medidas para evitar los contagios y el transporte fue uno de los primeros en aplicarlas cuando la pandemia llegó al país”.

En tanto, desde algunas empresas se indicó que se van ajustando medidas y que en ese marco en los próximos días se anunciarían innovaciones por encima de las prevenciones que ya se toman.

Mientras tanto y según le indicó a este diario Claudio Peralta, secretario gremial del Sindicato de Empleados de Comercio de La Plata, “hasta hace quince días no habíamos tenido más que algún caso aislado, pero desde entonces tuvimos una seguidilla y hoy suman más de diez los contagiados. La mayoría (al menos 7 de ellos) repositores de grandes supermercados, de entre 20 y 45 años, domiciliados en el Gran Buenos Aires, que se desplazan en transporte público y llega de zonas con brotes, por lo cual se hace difícil determinar con certeza cómo y dónde se produjo el contagio. Todos evolucionan favorablemente y ninguno registró formas graves de la enfermedad. Todavía no se trata de una cantidad grande si se considera que en La Plata trabajan entre 2.500 y 3.000 empleados de comercio.

Para Peralta, “si bien se están tomando todas las medidas y hay protocolos muy estrictos que implican desde la reestructuración de turnos hasta una nueva forma de comer en horas de trabajo, evitando las reuniones, hay que tener en cuenta que en los últimos días la cuarentena se había aflojado mucho y los grandes establecimientos suponen grandes concentraciones de personas”.

Peralta considera, además, que incorporar testeos rápidos generales a los trabajadores mejoraría la prevención de nuevos casos.

Mientras tanto, desde el Municipio se destaca que “se optimizan constantemente los procesos de prevención indicados y se realizan permanentes encuentros para repasar el funcionamiento de los protocolos en todas las actividades”.

 

 

 
14

Agentes penitenciarios Se contagiaron en toda la provincia desde el comienzo de la pandemia, seis de ellos en unidades de La Plata. Son, junto a policías y personal de salud las tres actividades esenciales con más contagios

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Fernando fiore (23) manejaba un micro hasta que, con la llegada de la pandemia y el aumento de la prevención, le asignaron la tarea exclusiva de desinfectar coches / demian alday

Un servicio telefónico de contención para policías en la pandemia recibió más de 2.500 consultas desde la llegada del virus a la provincia / Prensa Policía Bonaerense

“Las medidas se toman desde marzo, pero los casos en la 202 hicieron que se potenciaran en todas las líneas. Se instaló la idea de que cualquiera se puede contagiar” -  Juan Muñoz -  Especialista en Seguridad e Higiene de una empresa de micros platense

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla