Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $95,08
Dólar Ahorro/Turista $156.88
Dólar Blue $143,00
Euro $113,31
Merval 0,00%
Riesgo País 1507
Economía Dominical |En un año marcado por la pandemia
La inflación en Latinoamérica bajó, pero a la cola del ranking siguen Argentina y Venezuela

La brutal contracción económica marcó una fuerte caída en los precios de los bienes y servicios que pagan los consumidores

La inflación en Latinoamérica bajó, pero a la cola del ranking siguen Argentina y Venezuela
17 de Enero de 2021 | 02:33
Edición impresa

Cuando los confinamientos hicieron que negocios, aeropuertos, fábricas, escuelas y casas cerraran sus puertas para mitigar la gravedad de la pandemia de COVID-19, las economías de los países latinoamericanos sintieron el golpe.

La brutal contracción económica en esta región durante 2020 estuvo acompañada por una caída en los precios de los bienes y servicios que pagan los consumidores.

“La inflación está en niveles históricamente bajos”, le dijo a BBC Mundo Ramón Pineda, Economista de la División de Desarrollo Económico de la Cepal.

Aunque la tendencia a la baja viene desde 2016, la caída de los precios fue mucho más pronunciada durante la pandemia, con un promedio regional de 2,7 por ciento en septiembre, (comparado con el mismo mes del año pasado) y excluyendo Venezuela y Argentina por sus problemas de inflación crónica (hiperinflación incluso en el caso venezolano).

Una mezcla de factores entre los cuales están las medidas para enfrentar la pandemia, la fuerte contracción de la demanda, la caída de los precios a nivel internacional (particularmente en el sector energético), los problemas de oferta y el aumento de la volatilidad cambiaria, argumenta Pineda.

Benjamin Gedan, director adjunto del Programa Latinoamericano del centro de estudios Wilson Center y profesor de la Universidad Johns Hopkins, explica que la baja de precios ocurre en un contexto muy complejo para Latinoamérica.

“No es de extrañar que la inflación se haya mantenido baja en la región dados los devastadores impactos económicos de la pandemia”, le dice Gedan en diálogo con BBC Mundo.

Tan devastadores que el Producto Bruto Interno (PBI) de la región en 2020 llegaría a una histórica contracción no vista en décadas (que puede estar en el rango de 6,9 por ciento a 7,7 por ciento, según las últimas estimaciones del Banco Mundial y de la Cepal).

Aunque la inflación promedio ha caído, hay muchas variaciones dentro de Latinoamérica. En países como Costa Rica y Nicaragua la disminución del índice de precios al consumidor (IPC) fue de al menos dos puntos porcentuales, mientras que en otros como Guatemala, México, República Dominicana y Uruguay, hubo un aumento igual o mayor que un 1 por ciento.

Un caso que rompe la tendencia regional es el de Argentina, donde la inflación bajó desde un 52,4 por ciento en septiembre de 2019 a un 35,2 por ciento en septiembre de 2020 (36,1% para todo 2020).

Y Venezuela -la otra gran excepción regional- también registró un descenso, pero de todos modos su inflación interanual en septiembre superó el 1.800 por ciento.

No hay una sola inflación

Los economistas suelen analizar distintos tipos de inflación, para tener una idea más precisa sobre cómo están evolucionando los precios en distintos sectores de la economía.

Por ejemplo, el precio de los servicios tuvo una abrupta caída de 1,4 por ciento en septiembre, reflejando los efectos de las medidas de distanciamiento social sobre el sector, así como los efectos de menores precios del combustible sobre el sector transporte.

De hecho, el desplome de los precios del petróleo al inicio de la pandemia tuvo una incidencia directa en la evolución de los precios a nivel global.

También mostró una caída la llamada “inflación subyacente”, un indicador que excluye el impacto directo de los productos más volátiles, como los alimentos y la energía. En cambio, la inflación de bienes y la inflación de los alimentos aumentó en Latinoamérica, disparándose a un 6,9 por ciento en septiembre.

Ese aumento de los precios alimentarios es una tendencia que venía desde antes de la pandemia y que se ha consolidado en los últimos meses. Y donde más escaló el precio de los alimentos en 2020 fue en Brasil, Chile, Guatemala y México, aparte de en Venezuela, que arrastra un problema generalizado de hiperinflación desde hace años.

El alza de la inflación alimentaria, señala Pineda, se explica por factores climáticos, problemas en las cadenas de suministro de insumos y la volatilidad cambiaria.

¿Qué viene ahora?

Una inflación relativamente baja, como la que se ha visto en Latinoamérica, “significa que los bancos centrales en Latinoamérica pueden mantener las tasas de interés en un nivel bajo la mayoría del 2021”, le dice a BBC Mundo Elijah Oliveros-Rosen, economista senior de la división Latin America Global Economics & Research, de la consultora S&P Global Ratings, con sede en Nueva York.

Hasta ahora, los bancos centrales de la región han venido recortando tasas de interés a niveles históricamente bajos y han inyectado liquidez en las economías para apoyar la recuperación de la demanda e impulsar una reactivación económica. Y muchos economistas coinciden en que las tasas bajas, también conocidas como el “dinero barato”, continuarán por un buen tiempo más, precisamente porque no se ve un repunte importante de las presiones inflacionarias.

El telón de fondo, advierte Oliveros-Rosen, es que la recuperación en la mayoría de las principales economías de América Latina será probablemente “una de las más lentas en los mercados emergentes”.

Esto se debe, agrega, a la severidad del daño al mercado laboral provocado por la pandemia y a la dinámica que han mostrado las inversiones. Y en algunos casos, a las debilidades económicas de los países previas a la crisis de 2020.

“La inflación no será un desafío para la mayoría de los gobiernos de la región, a pesar de las bajas tasas de interés y los grandes déficits”, argumenta Benjamin Gedan, del Wilson Center.

Las proyecciones de organismos internacionales apuntan a que en 2021 habría una recuperación con un crecimiento económico regional cercano al 3,7 por ciento, aunque todo depende de cómo evolucione la pandemia y la disponibilidad de vacunas para protegerse del Covid-19.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia
+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla