Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $99,43
Dólar Ahorro/Turista $164.06
Dólar Blue $151,00
Euro $116,58
Riesgo País 1580
Espectáculos |EN LAS BATEAS DIGITALES
Ramiro Sagasti nunca para: “No podíamos quedarnos de brazos cruzados, había que hacer lo que se pudiera”

El artista platense de los mil proyectos aprovechó el encierro para iniciar una carrera solista aunque codo a codo con su hija, Faustina

Ramiro Sagasti nunca para: “No podíamos quedarnos de brazos cruzados, había que hacer lo que se pudiera”

Ramiro Sagasti da batalla a la pandemia con música / Manuel Cascallar

16 de Abril de 2021 | 01:26
Edición impresa

“Había que intentar controlar la ansiedad, no tenía sentido esperar que pase algo que no va a ocurrir. Así que nos juntamos a producir, a hacer material nuevo. Lo que no podíamos hacer es quedarnos de brazos cruzados, pensando ‘no se puede salir a tocar’, había que hacer lo que se pudiera”: Ramiro Sagasti, frontman de Pérez, Roto y Gah Gah, y que ya se encuentra preparando músicas con todos estos proyectos para este año, dice estas palabras (que resuenan en este presente de nuevas restricciones por la crisis sanitaria y que para él son casi una filosofía de vida como artista de la independencia pero en constante creación) para explicar por qué, en plena pandemia, decidió lanzarse como solista. 

Aunque en realidad, el plan solista, que brindó como resultado el disco “La Chance”, ya disponible en las plataformas (y con una interpretación grabada en vivo que puede verse en YouTube), no fue tanto un plan como una consecuencia del encierro: “El factor principal para que se haya concretado fue la cuarentena: no podíamos tocar, y yo estoy haciendo canciones todo el tiempo, así que en casa, con mi hija Faustina (baterista de Isla Mujeres), empezamos a hacer maquetas de las ideas que andaban dando vueltas”.

Así, canción a canción, idea a idea, codo a codo, comenzó a tomar forma el nuevo disco: los Sagasti iban armando beats con el bajo y la batería, construyendo formas de canciones y agregando instrumentos. A mitad de año, ya había maquetas para armar un álbum, y esas bases se distribuirían entre el resto de los integrantes de la banda, Aziz Asse (percusión, samples y piano), Santiago Monroy (bajo y coros), y Nicolás Mir (guitarra y teclados). “Todos fueron aportando su toque, alguna impronta propia”, relata Sagasti el proceso, primero realizado a distancia y luego, cuando se flexibilizó la cuarentena, todos juntos.

“La consigna era buscar tomas sentidas, no tener que editar, no tener que afinar las voces, que sea un disco bien transparente, bien tocado. Y teníamos el tiempo para buscar esas buenas tomas, porque estábamos todos en cuarentena”, se ríe Sagasti, que confiesa que pasó una semana para hacer un “solito” de teclado, y que se llegaron a grabar 78 tomas de una voz. “Y así con cada cosa”.

El resultado es un disco de nueve temas “eclécticos”, con elementos de muchas ideas musicales, reflejo de cómo fue compuesto, y unido por la lírica de Sagasti, que confiesa que “la pandemia afectó las relaciones entre las personas, el encuentro, tocarse, el diálogo físico… entonces, es inevitable que el disco esté atravesado por la pandemia, porque escribo sobre personas. Y las cosas que pasan con las canciones se pueden asociar con cualquier idea, es como el horóscopo”.

Pero la pandemia no es tematizada: “algunas canciones, incluso, son viejas”, dice el artista platense, y explica que sus letras hablan “de cuestiones cotidianas, son mini crónicas, con algún momento de abstracción, que parten siempre de alguna imagen sensorial, de una atmósfera que envuelve las historias: no son temas que hablan quizás de una cosa determinada, son pensamientos acompañados de sensaciones”.

Sí, acepta que algo “grupal” atraviesa todas las canciones, y cuenta que, de hecho, el disco se iba a llamar “El encuentro”, justo en un momento, claro, donde la posibilidad de encontrarse estaba vedada. Y se podría decir que el proyecto lo reunió creativamente con su hija… pero sería mentir. Porque lejos está esta de ser su primera colaboración: los dos trabajan juntos para Roto, y “ella toca desde los 8 años, y a lo largo de nuestra vida hemos compartido un montón”. 

¿Una relación compleja? Para nada, dice Sagasti: “Nos consultamos, incluso si estoy haciendo una canción de Pérez, de otro proyecto, le consulto letras, le muestro ideas a ver si van bien, porque uno solo pierde el criterio a veces para analizar lo que hacés: no sabés si estás en la senda correcta o estás pifiando. Ya es parte de nuestra relación, es otra cuestión cotidiana, como compartir un almuerzo”, dice.

Y agrega que Fausti, que además de batería aporta voces al disco, “es excelente: tiene buenas ideas, es expeditiva, no se enrosca, va para adelante… No traba, fluye. Y la admiro como música, te sentís seguro cuando ella toca la bata. Es muy piola ella: parece que se me cae la baba de papá, pero es así. Y es algo que me encanta, estar compartiendo algo que nos importa a los dos”. 

“La Chance” terminó de masterizarse en octubre, y se lanzó en enero. En medio, en diciembre, apareció la posibilidad de tocar el disco en el Centro Cultural Richards de Buenos Aires: Sagasti decidió grabar la sesión en vivo, el primer concierto de la banda, y ese mismo trabajo que repasa el disco acaba de aparecer en su canal de YouTube.


Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla