Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $100,39
Dólar Ahorro/Turista $165.64
Dólar Blue $158,00
Euro $119,70
Riesgo País 1466
Deportes |LA secretaría de fútbol, en el ojo de la tormenta
Final olvidable: consecuencia de malas decisiones

La dupla técnica quedó expuesta tras un austero mercado de pases. ¿Asumirá un nuevo desafío ante condiciones similares?

Final olvidable: consecuencia de malas decisiones

Gimnasia dejó una pobre imagen ante Vélez y la atmósfera se llenó de interrogantes / Dolores Ripoll

10 de Mayo de 2021 | 05:18
Edición impresa

“Lo primero que le digo al hincha es pedirle disculpas”, fue una de las frases que lanzó la dupla técnica que componen Mariano Messera y Leandro Martini en la conferencia de prensa post partido ante Vélez, que terminó con una goleada catastrófica que desnudó falencias. Muchas falencias.

Pero daría la sensación que no son los entrenadores quienes deben pedir disculpas o en todo caso no son los únicos responsables de la debacle vista. El resultado del último sábado en el Bosque es anecdótico pero el final fue la consecuencia de un cúmulo de malas decisiones. Vélez pasó por encima a Gimnasia de principio a fin. Se notó que al Lobo le faltaron argumentos como para poder pelear el partido. Y cuando los técnicos miraron al banco no encontraron alternativas.

Porque desde un principio se alertó que el plantel que había conformado Gimnasia para este torneo era corto. Descansando en la inexistencia del descenso para este tramo de la competencia acosada por la pandemia, la dirigencia jugó con su suerte y peligrosamente el equipo continúa sin engrosar su promedio. Si todo sigue así, la soga volverá a apretarle el cuello.

El equipo comenzó bien la Copa de la Liga Profesional. Cuando el cuerpo técnico pudo contar con los once que había decidido para competir, el Tripero demostró que podía sostener una idea de juego. Todo se complicó cuando sucedió lo que era factible: lesiones, contagios y suspensiones. Messera y Martini no encontraron a qué echarle mano para poder sostener el nivel.

La partida de una columna vertebral que había sostenido un buen pasar en la Copa Diego Maradona no iba a salir gratis. Para reemplazar a Jorge Broun llegó Rodrigo Rey y cumplió. Pero para suceder la experiencia y la solidez de Paolo Goltz y el gol, la verticalidad y la potencia de Matías García, no llegó nadie. También se fue José Paradela, quien si bien no era titular, perfectamente podría haberse convertido en una pieza clave ante la falta de variantes.

No es casual que tras el alejamiento de dirigentes que integraban el departamento de fútbol o que tenían injerencias en el armado del plantel el mercado de pases haya sido tan pobre. Se subestimaron estas salidas y solamente se cubrió el arco. Además de Rodrigo Rey llegó Emanuel Cecchini, sin rodaje, falto de físico y apenas llegó, se contagió Covid.

Con las salidas de algunos dirigentes vinculados al fútbol, la actual Comisión perdió a directivos cercanos a los futbolistas y activos en las negociaciones del mercado. El presidente Gabriel Pellegrino quedó como el único timonel de un barco que comenzó a llenarse de agua cuando empezaron a sucederse las bajas. Fueron 18 contagios de coronavirus. Los entrenadores se quedaron sin variantes y debieron comenzar a mirar el semillero. Un semillero en el que tampoco pudieron encontrar soluciones. Otra falencia de la directiva que ahora busca ser solucionada con el reciente arribo de Gabriel Perrone para trabajar en la estructura.

Los números quizás tengan las respuestas del final de torneo que atravesó el albiazul. Desde que Pellegrino asumió sus presidencias, Gimnasia consiguió el 36,5% de los puntos. El equipo disputó 94 encuentros, ganó 26, empató 25 y perdió 43, con 94 goles a favor y 123 en contra. Si no se cuentan los partidos de la Copa Maradona, cuando el fútbol estaba manejado por otros dirigentes, el porcentaje es de 34,9%.

El “veranito” que atravesó una CD que todavía estaba bien constituida más allá de algunas diferencias existentes entre sus miembros fue durante la Copa Diego Maradona. Primero con el astro en el banco y después con la continuidad del actual cuerpo técnico.

El Lobo, con el arribo del Diez, se reforzó con los mencionados Jorge Broun y Paolo Goltz, el acierto de Harrinson Mancilla y en menor medida con las llegadas de Matías Pérez García, Lucas Barrios y Jonathan Agudelo. Y más adelante también acertó con las contrataciones de Johan Carbonero y Marcelo Weigandt. El último se alejaría en junio y el primero de ellos tal vez sea comprado. Pero lejos de poder repetir, en el último mercado hizo agua.

LA DUPLA, EXPUESTA

Antes del inicio del certamen, tanto Mariano Messera como Leandro Martini pidieron refuerzos. Sobre todo para la última línea y para el frente de ataque. Un central de experiencia y un delantero goleador fueron prácticamente solicitados a gritos.

Trascendieron algunos nombres para la zaga y el ataque pero así como surgían se iban cayendo. Porque ante las dudas que generaban los desconocidos nombres que se iban filtrando en la carpeta que acercaban los dirigentes, los técnicos dijeron que traer por traer no era lo ideal. Decidieron confiar en lo que tenían. Quedaron expuestos.

Fue así que los entrenadores, con lo que tenían, armaron un equipo que comenzó a mostrar una idea clara de juego. Buen trato del balón, una presión alta y pararse de igual a igual ante cualquier rival.

Se plantó en la Bombonera, donde iba ganando y Boca se lo empató en el último minuto, goleó a Talleres (hoy clasificado a la siguiente fase), tropezó con Independiente, empató con Defensa, empató también con Unión, derrotó bien al Decano tucumano, igualó con el Globo y después llegó la mala. Fueron siete fechas en los que el equipo mostró buenas intenciones más allá de sus falencias, hasta que lo golpeó la pandemia.

Vinieron goleadas ante Lanús y Patronato, un empate en el Clásico, una mejora en la victoria contra Newell’s, un nuevo empate con Sarmiento y la dura goleada ante el Fortín que terminó dejando una imagen pálida que abre interrogantes en el futuro inmediato. ¿Volverán a arriesgar su pellejo los entrenadores para exponerse nuevamente a la crítica? ¿Optará la dirigencia por la continuidad del mismo proyecto? O en todo caso ¿Apoyará la CD a este dupla con un mercado de pases que se ajuste a las necesidades?. La realidad indica que Gimnasia necesita respuestas inmediatas o de lo contrario el barco se seguirá llenando de agua.

34,9 %
De los puntos. Sumó Gimnasia en el ciclo de Gabriel Pellegrino sacando la Copa Maradona, cuando las decisiones las tomaron otros. Pasaron cinco técnicos antes de la dupla: M. Soso, F. Sava, P. Troglio, Darío Ortiz y Diego Maradona/Sebastián Méndez.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla