Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $104,88
Dólar Ahorro/Turista $173.05
Dólar Blue $187,50
Euro $120,94
Riesgo País 1639
Política y Economía |RECUERDOS DE TENSIONES QUE DEVINIERON EN CRISIS
Antecedentes de peleas entre Presidente y Vice

Laura Romoli

Por: Laura Romoli
lromoli@eldia.com

16 de Septiembre de 2021 | 02:43
Edición impresa

La cuerda de la que vienen tirando Alberto Fernández y Cristina Kirchner se tensó ayer hasta los límites del quiebre político. A pesar de la incertidumbre que sacude esta situación política en la Argentina, no es ésta la primera vez que un Presidente y su Vice se enfrentan en una pelea que pone en jaque a integración del Gobierno. Hay, al menos, dos casos resonantes de la democracia reciente que inspiran el recuerdo de situaciones en la que las dos figuras clave del poder político devinieron en crisis: el de Fernando De la Rúa y Carlos “Chacho” Álvarez, y el de Cristina Kirchner y Julio Cobos.

A menos de un año de haber asumido, el 6 de octubre de 2000 el gobierno de la Alianza comenzó a crujir con la renuncia de uno de sus dos socios principales. En medio del escándalo por el presunto pago de sobornos a cambio de la aprobación de la ley de Reforma Laboral, Chacho Álvarez, a cargo del Senado de la Nación, presentó súbitamente su dimisión.

Según relataron muchos años después miembros de aquel gobierno, el referente máximo del Frepaso sorprendió a propios y ajenos en lo que fue interpretado como un intento de diferenciarse de Fernando De la Rúa, ante la polémica desatada en la opinión pública por las denuncias en el Congreso y la insostenible situación económica que motivaba un cambio casi permanente de ministros.

La renuncia del Vicepresidente fue súbita e inconsulta y despertó todo tipo de interrogantes. Los funcionarios de ese gobierno recuerdan que el exponente máximo del radicalismo de entonces, Raúl Alfonsín, intentó convencerlo con la idea de atajar lo que sería un daño irreparable para el gobierno.

Horas más tarde, Álvarez exponía sus argumentos ante las cámaras de televisión: “No soy parte de ninguna pulseada por el poder. No me empuja ningún ánimo de debilitar la figura presidencial. Sé que el cargo de vicepresidente no permite mayores desacuerdos sobre un tema tan sensible como el de los sobornos en el Senado. No renuncio a la lucha, renuncio a un cargo con el que me ha honrado la ciudadanía”, explicaba.

Sin embargo, advierten que nunca abrió un sumario interno para investigar si hubo sobornos en la institución que presidía. De la Rúa no lo perdonó. El presidente no aceptó que tiempo después de la dimisión Álvarez intentara volver a su gobierno como jefe de gabinete.

UN VOTO “NO POSITIVO”

A tres meses de la asunción de Cristina Kirchner como presidenta, el 11 de marzo de 2008 se anunciaba un sistema de retenciones móviles para el agro que fue conocido como la “Resolución 125”, la que enfrentó al campo y al gobierno en una feroz pelea durante más de cuatro meses. Apuntaba, principalmente, a la soja, subiendo la alícuota a la exportación del 35 a casi un 44,1 por ciento, alcanzando luego un tope de 48,7.

Los dirigentes y productores definieron a la Resolución 125 como “recaudatoria y confiscatoria” y la puja entre el gobierno y ese sector derivó en una extensa protesta en numerosas provincias, con movilizaciones y cortes de rutas, que finalizó cuando la medida fue votada en el Senado y la relación entre la Presidenta y Julio Cobos se quebró para siempre.

La fórmula “Kirchner-Cobos” encarnaba lo que se dio en llamar “la Concertación”, un esquema de peronistas kirchneristas aliados a radicales K, entre los que se destacaban, además del mendocino entonces vicepresidente, los intendentes bonaerenses Gustavo Posse, Mario Meoni y Héctor “Cachi” Gutiérrez.

Hay dos casos de la democracia reciente que inspiran el recuerdo de peleas en el Gobierno

 

La crisis en la alianza que Néstor Kirchner describía como “transversal” se desató cuando, luego de ser aprobada en la Cámara de Diputados, “la 125” llegó al recinto del Senado y, luego de una votación nominal, Julio Cobos desempató en contra de la norma que impulsaba su gobierno. Habían pasado las cuatro de la madrugada y el país seguía de cerca la vigilia de la Plaza de los Dos Congresos, donde productores agropecuarios de distintas provincias y militantes kirchnerista esperaban el desenlace en medio de una fuerte tensión. “Mi voto es no positivo”, dijo el vicepresidente visiblemente conmovido.

“La historia me juzgará, no sé cómo. Pero espero que esto se entienda. Esto no quiere decir que estoy traicionando a nadie, estoy actuando según mis convicciones. Le pido a la Presidente de todos los argentinos que envíe un proyecto alternativo que contemple todo lo que se ha dicho, lo que se ha planteado afuera y aquí mismo. Que la historia me juzgue. Pido perdón si me equivoco. Mi voto es en contra”, expuso con la dicción entrecortada en el momento más álgido de ese gobierno.

Años después el radical recordaría que en aquel entonces, tras una carta que le escribió, fue a visitarla. “Le di mi punto de vista, le dije, ‘sé que hay que consultar, pero si este es un gobierno de concertación me parece que yo traté de aportar resolviendo un conflicto innecesario’. Y ella me respondió, ‘no, esto se quebró, vamos a mantener sólo una relación institucional’”.

Lo que siguió después fue una crisis en la que, de forma inaudita, presidenta y vicepresidente transcurrieron el resto de sus mandatos sin siquiera dirigirse la palabra.

 

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla