Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $104,88
Dólar Ahorro/Turista $173.05
Dólar Blue $187,50
Euro $120,94
Riesgo País 1639
Política y Economía |DESDE EL BUNKER DEL DOMINGO AL ACTO DE AYER DE GUZMÁN
Gestos y señales que desencadenaron los ruidos en la coalición gobernante

16 de Septiembre de 2021 | 02:45
Edición impresa

La crisis política que sacudió al Gobierno ayer habría comenzado a gestarse el domingo a la noche en el búnker de “Todos,“ en el barrio porteño de Chacarita. En una reunión a solas -donde fuentes oficiales admiten que hubo reproches aunque no tensión-, la vicepresidenta Cristina Kirchner habría pedido que sea Alberto Fernández quién admitiera la derrota. Del lado de la Rosada, aseguran que el Presidente avisó que iba a ser el único orador.

Esa noche de vigilia electoral terminó siendo un “velorio” -lo admitieron los propios presentes- tras el optimismo inicial, en base a los resultados de boca de urna del consultor Roberto Bacman, que incluso habían ilusionado a la propia Cristina. La Vice arribó temprano al centro de campaña oficial y tuvo que esperar casi una hora y cuarenta minutos la llegada del Presidente. El primer mandatario, junto a su hoy cuestionada “mesa chica”, había guardado los primeros resultados oficiales en Olivos.

En ese encuentro a solas, ya Cristina le habría exigido a Alberto “cambios profundos” en el rumbo de gestión y en el gabinete. Pero en esa noche aciaga el Presidente les recordó a sus socios en la coalición oficial que le quedaban “dos años de gobierno” como una forma de blindarse. En estos días post PASO dio muestras de tratar de resistir con firmeza la embestida del kirchnerismo, que terminó de estallar ayer poco después del mediodía, cuando apareció en escena el ministro de Economía, Martín Guzmán, uno de los cuestionado -junto al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero- aunque anoche dejaron trascender un llamado de Cristina al economista platense negándole que haya pedido su renuncia. Fue instantáneo, a los 15 minutos el ministro del Interior, Wado de Pedro, anunció que puso su renuncia a disposición del Presidente. Después harían lo mismo los funcionarios que responden a la Vicepresidenta.

PRIMERO, SANTA CRUZ

Pero la primera ofensiva K por los cambios en el gabinete de Alberto F. fue por afuera de la Rosada: la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, le pidió la renuncia de todo su Gabinete de ministros y secretarios. Su lista había perdido por 12 puntos; un triunfo histórico de la oposición en la provincia patagónica.

En paralelo, el sector más duro del kirchnerismo salió a hacer declaraciones públicas para forzar la salida de ministros del equipo de gobierno. A Luis D´ Elía, que cuestionó a todo el armado oficial por desconocer la crisis económica que justificó el revés electoral, se le sumó el dirigente social Juan Grabois que atacó al gabinete “al decir que hay ministros que no se hablan” entre sí, con críticas elípticas al propio Cafiero a quien deslizó le faltaría firmeza para marcar el rumbo de la gestión.

El martes también el referente de La Cámpora y ministro de acción social bonaerense, Andrés “Cuervo” Larroque, exigió cambios en el equipo de colaboradores del jefe de Estado y recordó que esa fue la respuesta que dio el entonces gobierno cristinista tras las caídas en las legislativas de 2009 y 2013.

Pero si de marcar la cancha se trata, ayer a la mañana la ministra de Gobierno de Axel Kicillof, Teresa García, anunció que todos los ministros bonaerenses pusieron sus renuncias a disposición del Gobernador.

RESISTENCIA

Al día siguiente de la derrota, el lunes, Alberto F. se mostró con Cafiero. El martes Fernández también estuvo acompañado por Matías Kulfas (Desarrollo Productivo) y ayer por el titular del palacio de Hacienda, ambos apuntados por supuesta ineficacia por el ala kirchnerista de “Todos”.

En cada uno de esos actos del jefe de Estado pareció haber un giro hacia la moderación en los discursos. Recogiendo el mensaje de las urnas, reivindicó su modelo de “producción y trabajo” pero en armonía por el capital privado, a quien elogió como un eslabón necesario para el desarrollo y la creación de puestos de trabajo. Es lo que se vislumbró en sus declaraciones realizadas durante el anuncio del proyecto del “Compre Argentino” de comienzos de semana en el Museo del Bicentenario y durante la visita a la planta embotelladora de Almirante Brown, del pasado martes.

Mientras tanto, en Casa Rosada resistían el embate y diseñaban un paquete de aliento al consumo para anunciar hoy. Era una de las demandas del entorno de la Vicepresidenta, que demandaba iniciativas más generosas –otro punto del conflicto es la vuelta del IFE- sin que sean anunciadas por el actual timonel de Hacienda. El discurso de Guzmán de ayer al mediodía, tomando el guante K, no hizo otra cosa que acelerar la crisis interna de la coalición gobernante.

 

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla