Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Espectáculos |ESTRENO EN LA PANTALLA CHICA
“Los ladrones”: el golpe perfecto, contado por sus autores

El documental que se estrena hoy en Netflix vuelve al Banco Río para relatar, en la voz de los protagonistas, el “robo del siglo”. Por primera vez, se escuchará la voz del autor intelectual del hecho, Fernando Araujo

“Los ladrones”: el golpe perfecto, contado por sus autores

El “Cañón Power”, reconstruido para el documental que se estrena hoy en Netflix

10 de Agosto de 2022 | 02:05
Edición impresa

En 2006, en una Argentina todavía desilusionada con la clase política y el sistema financiero tras la crisis del 2001, un grupo de ladrones capturó la atención del público como si de Robin Hood se tratara. El robo al Banco Río de Acassusso, “el robo del siglo”, no fue un atraco normal, sino uno perpetrado con cálculo meticuloso y de hollywoodense glamour, con ladrones actuando, despistes a la policía y hasta un mensaje, dejado en el lugar del crimen, que era toda una declaración de principios: “En barrio de ricachones, sin armas ni rencores, es sólo plata y no amores”.

Rápidamente los escribas intentaron contar el hecho, a pesar del enigma que lo rodeaba: fueron publicados varios libros, pero hasta Rodolfo Palacios, autor de “Sin armas ni rencores”, nadie había conseguido hablar con los protagonistas y acceder al detrás de escena. Claro, varios preferían permanecer en el anonimato... Aquel libro fue la base para “El robo del siglo”, película dirigida por Ariel Winograd que narraba el hecho, en clave de comedia que despertó la ira del más vocal de los autores del robo, Luis Vitette Sellanes. Era una ficcionalización del hecho, claro está, con muchas licencias dramáticas y algunas representaciones caricaturescas.

Evidentemente, no alcanzó para saciar la sed del público: desde hoy puede verse en Netflix “Los Ladrones: La verdadera historia del robo del siglo”, documental que lleva a la pantalla, por primera vez, a Fernando Araujo, quien craneó el robo con toma de rehenes ficticia y escape en gomón.

El documental revela a través de entrevistas exclusivas cómo se realizó el robo bancario más famoso de Argentina: en 2006, un grupo de hombres entró en un banco de Buenos Aires, tomó 23 rehenes, robó millones de dólares y joyas de cajas fuertes y luego se evaporó. Tras el escape, la ex esposa de uno de los ladrones delató a los autores, quienes fueron juzgados y terminaron condenados a penas de prisión. Finalmente se redujeron las condenas y hoy en día se encuentran libres.

En un país golpeado por el 2001, un grupo de ladrones cautivó al público como si fueran Robin Hood

 

¿Cómo se salieron con la suya los protagonistas de este hecho? En la producción, dirigida por Matías Gueilburt y producida por Sebastián Gamba y Julian Rousso, el equipo detrás de “Vilas: Serás lo que debas ser o no serás nada”, son los ladrones los que dan respuesta a la pregunta, y relatan y recrean escenas sobre cómo en 2006 planearon el famoso asalto, el golpe perfecto. Y Araujo, elusiva mente maestra del robo, finalmente se pone frente a la cámara y cuenta su historia: según reveló el director del documental, la única pieza audiovisual que existía de él era un fragmento muy breve en internet del momento en que lo detienen en San Juan, en 2006, donde no se le ve la cara y solo se lo escucha decir “arte, arte, arte”. A lo Marta Minujín.

Es que Araujo era, entre varias ocupaciones, un artista. Sin demasiada experiencia en el crimen, soñó un robo sin víctimas, un robo simbólico, con poesía, y armó equipo con algunos hábiles maleantes. Con el botín, el instructor de jiu jitsu y karate, y también artista plástico, escapó a las montañas, donde terminaron encontrándolo. Desde que planeó el robo, sin embargo, sabía que era inminente que lo capturaran, y así se lo comentó a sus compañeros.

LOS PROTAGONISTAS

Sin embargo, no fueron capturados los autores debido a una investigación profunda, sino a una serie de delaciones en las que estuvo involucrado un problema de polleras. También, claro, de película, y la razón por la cual la mayoría de los integrantes no mantienen hoy una relación cercana: Sebastián García Bolster y Araujo son los únicos miembros de la banda que luego de todo lo que sucedió a partir del robo, mantienen un vínculo de cercanía. Si bien el objetivo de la película documental fue filmar los testimonios de cada uno por separado y que no tuvieran puntos de contacto, Sebastián se sumó como extra en una escena donde Fernando está dando clases de artes marciales. Con Vitette Sellanes y Rubén de la Torre, en cambio, no mantienen relación.

García Bolster, el mecánico del equipo, es quien había construido el infame “cañón power” que les permitió abrir las cajas de seguridad en instantes, un aspecto clave del plan. Y para el documental, construyó durante dos meses una réplica del “cañón power”. Es solo uno de los aspectos que reviven en la producción: para el rodaje se pudo filmar en algunas de las locaciones reales donde se produjo el robo en 2006, como el exterior de la sucursal del banco en Acassuso, así como los túneles por donde ingresaron los ladrones y luego escaparon en gomón con el botín. Sin embargo, para las escenas en el interior del banco hubo que reconstruir escenarios.

El elusivo Fernando Araujo habla sobre el robo en “Los Ladrones”

“Rodar cómo se planeó el paso a paso del robo al banco fue una verdadera obra de arte”, explicó el director. Por un lado, se filmaron a los ladrones, en un croma, recreando las acciones que tuvieron a cargo el día del asalto. Por el otro, se diseñó una maqueta del banco a escala que llevó 4 meses de confección, y de grandes dimensiones: 8 metros de largo por 2 metros de ancho y un metro y medio de alto. Gracias a los efectos especiales fue posible ensamblar ambas partes e insertar a los ladrones dentro de la maqueta.

En tanto, el testimonio de Vitette Sellanes, conocido como “el hombre del traje gris”, se filmó en su totalidad en Uruguay debido a que no puede regresar a Argentina, en las ciudades de San José y Colonia, y en pleno pico de pandemia a mediados de 2020. En Colonia se recrearon las escenas del túnel para ingresar al banco y las de navegación en lancha. Mientras que en San José, lugar donde reside Vitette, se usaron como locaciones la joyería en la que trabaja actualmente y la sala del emblemático Teatro Bartolomé Macció para reconstruir la escena de la negociación por teléfono.

La quebrada de Bauchazeta fue el lugar elegido por Fernando Araujo como escondite en 2006 tras el robo. Parte de su testimonio en el documental fue rodado en ese mismo lugar, durante tres días, donde Araujo volvió a plantar campamento a más de 3.200 metros de altura, rodeado nada más que de montañas y vertientes de aguas cristalinas.

Para agendar
Qué: “Los Ladrones: La verdadera historia del robo del siglo”, documental sobre el robo al Banco Río con el testimonio de los autores
Cuándo: Desde hoy
Dónde: Netflix

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$60.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $490.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla