Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Temas del día:
Buscar
Deportes |EL LOBO DE MADELÓN FUE DEMASIADO CONFORMISTA. AHORA QUEDÓ EN LA CORNISA

Su máximo pecado fue jugar a no perder y por eso otorgó una imagen que a nadie tranquiliza

La entidad del partido no lo hizo crecer. A su producción le faltó convicción para ir a buscar el triunfo. La falta de valentía levanta reproches

Su máximo pecado fue jugar a no perder y por eso otorgó una imagen que a nadie tranquiliza

Leonardo Morales fue el capitán de un equipo que fracasó en todos los aspectos del juego / Fotobaires

Martín Mendinueta

Martín Mendinueta
@firmamendinueta

26 de Noviembre de 2023 | 03:14
Edición impresa

Gimnasia decepcionó a todos de principio a fin. Cuando debía mostrar recursos futbolísticos y anímicos para alejar definitivamente el miedo a perder la categoría, fracasó por completo.

Desnudo de convicción colectiva y de buenos desempeños individuales, el Lobo dejó una imagen muy preocupante. Los jugadores no estuvieron a la altura de lo que demandaba una prueba de semejantes características, pero la mirada crítica de muchos se posa en la idea madre de su entrenador. Le sobró tiempo (tuvo muchos días) para pensar un buen plan y, sin embargo, lo que se vio fue una versión paupérrima.

No se puede transitar la competencia con la permanente meta de no perder. De aguantar y ver quépasa. De esperar que el rival no sea efectivo. De alimentar el optimismo sobre un hipotético bajo nivel de eficacia de quien está delante, se llame como se llame.

Gimnasia podía perder, pero no de la manera que lo hizo. Pasivo, tibio, amarrete. Eso no es lo que merece ver el hincha que fue a despedirlo a Estancia Chica y que se moría de ganas por alentarlo desde la cabecera visitante.

Nadie jugó como tenía que hacerlo. El boletín está cargado de aplazos, pero el director técnico aglutina la mayoría de los reproches.

La espera del partido desempate ante los Sabaleros estará envuelta en los peores comentarios sobre la actuación de ayer. Gimnasia no perdió por el árbitro Tello (excelente juez de muy buena labor); ni siquiera por haber enfrentado a un oponente brillante. Banfield creció ante la insalubre postura albiazul. Al constatar que no se animaba a atacarlo, fue y le ganó con absoluta justicia.

Pase lo que pase en los próximos días nada borrará el craso error de haber apostado por esta manera de salir a escena. No dio la talla. Si se sumerge en una autocrítica honesta, lo verá con claridad.

UNA CATARATA DE IMPRECISIONES ARRUINÓ EL PRIMER CAPÍTULO

Sólo en los diez minutos iniciales Gimnasia mostró la ambición que esperaba el grueso de sus hinchas para alcanzar la tranquilidad definitiva de la salvación.

 

Madelón eligió una estretegia desnuda de convicción para atacar y aquí están las consecuencias

 

A medida que transcurrió la etapa el Lobo cayó reiteradamente en una telaraña de errores porque no supo administrar con eficacia los momentos de posesión del balón.

Después de tantos días de debate sobre la postura estratégica que debía adoptar, el equipo de Madelón se mostró muy parecido a lo que venía mostrando en sus últimas presentaciones. Sin crecer mostró la desprolija movilidad de Eric Ramírez, alguna aparición tan sólo prometedora de Tarragona (falló una buena oportunidad para anotar) y casi nada más.

La salvada de Leonardo Morales sobre la línea de su arco significó un susto grande que se gestó por no saber imponerse en el juego aéreo.

Los goles en los otros partidos decisivos fueron las mejores noticias para una formación que no tuvo peso ni asociaciones lúcidas en la mitad de la cancha.

 

Los cambios no le hicieron bien. Se equivocó en todo y sus hinchas vuelan de bronca

 

La idea de que los vaivenes resultadistas de los demás involucrados en semejante coyuntura estresante lo terminaría salvando fue la que gobernó el plan principal tripero.

ACTITUD ENDEBLE Y CONFORMISTA LO EMPUJÓ AL PEOR ESCENARIO

Si Gimnasia no había jugado bien en la primera mitad, la situación empeoró en el complemento.

El peor pecado tripero fue jugar a no perder. Su obsesión por mirar lo que hacía su rival sin tener la determinación ni la valentía para ir a buscar la victoria lo terminaron llevando a una situación donde nada se puede rescatar.

Se hablará de los cambios. Ya en pleno estado de desesperación el DT apostó por los ingresos de Rodrigo Castillo y de Franco Soldano. Se calificará la falta de marca en el mediocampo y el abuso por el recurso del pelotazo.

La peor imagen tripera afloró en un capítulo donde le anotaron dos goles. Es tan extraño como real, nada de lo que hizo en el estadio Florencio Sola se salva de cara a la final que deberá jugar en cuestión de horas.

Gimnasia contrató a Madelón por su experiencia en la función y, especialmente, por lo que vivió en aquella salvación milagrosa ante Rafaela. Su ciclo empezó bien, tranquilizando el ambiente y dándole confianza al plantel. Hace varias semanas que viene equivocándose y ayer evidenció su falla mayúscula al planificar desde el temor.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Para comentar suscribite haciendo click aquí

ESTA NOTA ES EXCLUSIVA PARA SUSCRIPTORES

HA ALCANZADO EL LIMITE DE NOTAS GRATUITAS

Para disfrutar este artículo, análisis y más,
por favor, suscríbase a uno de nuestros planes digitales

¿Ya tiene suscripción? Ingresar

Básico Promocional

$120/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $2250

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Suscribirme

Full Promocional

$160/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $3450

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Acceso a la versión PDF

Beneficios Club El Día

Suscribirme
Ir al Inicio
cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$120.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $2250.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla