Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
entrevista exclusiva. El presidente Juan Sebastián Verón contó su relación con 57 y 1, a pocas horas de la Asamblea Extraordinaria

“La cancha que me llevó mi viejo...”

Habló del nuevo proyecto, valoró el trabajo de muchos ex dirigentes y reconoció que sin aporte externo era imposible seguir

“La cancha que me llevó mi viejo...”

Juan Ramón Verón y Juan Sebastián Verón, juntos en la cancha de Estudiantes. El actual presidente vio la despedida de su papá desde la platea de calle 1. “Los hinchas tienen que estar orgullosos de la lucha de tanta gente”

Por

martin cabrera

U na grúa coloca la baranda que le faltaba a la platea del Bosque, mientras unos obreros terminan de apuntalar el edificio de calle 1. Son las 11 de una fría mañana de mayo y de repente unos autos estacionan sobre el boulevard que rodea al Lago. Primero se baja Juan Ramón Verón. Luego lo hacen unos dirigentes. Y minutos después llega Juan Sebastián Verón, el presidente. Todos están convocados para hablar del estadio, pero principalmente para recordar pasado, presente y futuro del lugar en el mundo de todos los hinchas de Estudiantes. Entonces el más joven mira al mayor y repite como la canción: “La cancha que me llevó mi viejo”. Luego se dispone a una larga charla.

-¿Con qué sensaciones vivís la previa del principio del fin de la cancha de Estudiantes?

-Son muchas sensaciones, ansiedades y deseos. Se viene la Asamblea y le estamos pidiendo a los socios el mandato para poder seguir ese camino que arrancó hace tiempo. Va a ser un momento especial. Y de nuestra parte, con la tranquilidad que lo estamos haciendo como lo teníamos pensado y lo habíamos prometido.

“La historia de Estudiantes es muy rica como para decir que una sola persona es el padre del estadio. Cada uno desde su lugar hizo lo suyo para que nosotros ahora iniciemos el camino final”.

- ¿Qué imaginás en la Asamblea de mañana?

-Esperamos una concurrencia masiva, queremos que el socio participe y se involucre, porque les presentaremos los planos definitivos de la obra del estadio y nos tendrán que autorizar a firmar contratos, hoy con tres empresas pero pueden ser más, que exceden nuestro mandato.

-Se ve un gran estadio hasta el momento. ¿Es más de lo que imaginaste hace 10 años?

-Es bárbaro. Te parás en el medio y es imponente. Creo que es el estadio acorde a lo que es el Club. En el tiempo, creo, que va a quedar chico en relación a lo que está creciendo Estudiantes.

-Dijiste que no quieren un estadio para ser usado cada 15 días. ¿A qué te referís?

-Que sea un estadio de ofertas varias y funcional. No sólo para abrirlo cada 15 días, que esté abierto toda la semana, con propuestas deportivas, gastronómicas, culturales o empresariales. Con ese pensamiento realizamos algunos cambios. Y de paso que revalorice el Paseo del Bosque, algo que charlamos con el intendente Bruera.

-¿Es probable que el estadio termine albergando la actividad que hoy se realiza en la Sede?

-En algún momento se pensó, pero por el momento no será posible. Diseñamos un plan para atraer empresas que nos aporten el dinero necesario y eso hizo que el interior del estadio se fuese modificando para crear polos de negocios. Por eso hablamos con los muchachos de Deportes y lo que vamos a hacer es refuncionalizar la Sede. Ojo, eso no quiere decir que no tengamos en un futuro un gimnasio o una pileta que nos sirva deportiva y socialmente. Y que en un futuro no podamos llevar al menos todo el andamiaje administrativo, como oficinas de fútbol y demás.

-¿Con este aporte externo el estadio quedará terminado en su totalidad?

-Con estos acuerdos estaríamos consiguiendo el 60 por ciento de todo lo que falta, pero le daríamos un impulso muy importante, al tiempo que seguimos trabajando en conseguir nuevos sponsors. El estadio quedará jugable.

“Estudiantes tiene que ser un club mucho más abarcativo que el fútbol y en eso estamos trabajando”.

-Ustedes remarcaron que no se podía seguir destinando dinero ordinario al estadio. ¿Fue un error hacerlo en el último tiempo?

-Si lo fue o no, no lo sé. Eso lo podría decir mejor la gente de finanzas. De lo que estamos seguros es que el club no podía soportar seguir con una obra de semejante envergadura con los recursos que se generan. Era imposible poder mantenerse de esa forma. Por eso lo pensamos de esta manera y lo vamos a poner en consideración del socio. Ya le mostramos y adelantamos todo a los ex presidentes y nos dieron su apoyo. No fue antojadizo, sino que queremos una apertura para todas las personas que formaron parte del club opinen.

-Es una manera de reconocer el trabajo de muchos dirigentes que hicieron mucho por este estadio?

-Absolutamente. El reconocimiento está y es para todos. La historia de Estudiantes es muy rica como para decir que una sola persona es el padre del estadio. Cada uno desde su lugar hizo lo suyo para que nosotros ahora iniciemos el camino final hacia el estadio. Quiero reconocer a todos y a los que no están, como el Dr. Julio Alegre y Guillermo Cicchetti, que dieron su contribución fundamental para llegar a este momento.

-En agosto se van a cumplir 10 años del último partido en 57 y 1. ¿Creés que el hincha tuvo que soportar un largo exilio?

-Es mucho y no, porque esto tal vez pudo no haberse hecho nunca. Lo que está claro es que la gente y los dirigentes que acompañaron en los inicios con su lucha hicieron que hoy digamos que valió la pena. Y por todo eso vamos camino a tener nuestro estadio otra vez. Los diez u once años serán poco o mucho, no lo sé, pero el hincha se va a poder golpear el pecho por todo lo que se luchó y decir “pucha que valió la pena”.

“El estadio es bárbaro. Te parás en el medio y es imponente. Creo que es acorde al club que tenemos”.

-En esos 10 años volviste como jugador y fuiste campeón. ¿Te faltó jugar otra vez en 57 y 1?

-Sí, pero no importa porque jugué en la cancha vieja. Y ese recuerdo seguirá por siempre más allá de lo que será el nuevo. Seguro que el recuerdo me va a volver el día que nos toque jugar el primer partido en el nuevo estadio.

- ¿Cuándo se va a inaugurar la cancha?

-No puedo prometer una fecha de finalización de la obra, porque eso depende de muchos factores, fundamentalmente de los recursos económicos. Igualmente, los cálculos estimativos, si todo marcha como pensamos, es tenerlo listo para finales de 2016 o principios de 2017, pero queremos una culminación integral y no por partes por el sólo objetivo de cortar una cinta.

-¿Se seguirá llamando Jorge Hirschi?

-Sí claro. Si le pusieron ese nombre en 1970 por qué lo vamos a cambiar.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...