Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
¡Dale campeón!

El sueño de todo el pueblo albirrojo se hizo realidad. De la mano de Diego Simeone el Pincha se consagró como el mejor equipo del Apertura 2006. No hay nada para discutir

¡Dale campeón!

Angeleri y Andújar son toda felicidad tras el final del partido. El Pincha es el nuevo campeón del futbol argentino.

14 de Diciembre de 2006 | 00:00
¡Estudiantes campeón! Y la Ciudad se vistió de fiesta con los colores del nuevo dueño del fútbol de la Argentina. Un sueño en rojo y blanco que se hizo realidad cuando la finalísima jugada ayer contra Boca Juniors llegó a su fin en la cancha de Vélez. El país fue testigo de esta verdadera hazaña lograda por el equipo que dirige Diego Simeone, que no dejó de pensar en positivo ni siquiera cuando la consagración de los Xeneizes parecía algo inevitable.

Después de 23 años el Pincha volvió a gritar campeón, y está bien por cuanto resultó la expresión futbolística más alta en el transcurso de un campeonato con muchos altibajos. Boca corrió con la ventaja inicial, esa que consiguió en la etapa de Alfio Basile, pero se derrumbó en el tramo final, cuando fue cuestión de ir por el título. Perdió con Belgrano y Lanús, y los puntos de ventaja que tenía quedaron en la nada.

Tanto sufrimiento en la carrera por la punta, a la que accedió el fin de semana gracias a la victoria celebrada contra Arsenal, y ayudado por la caída de Boca frente a Lanús, alimentó una celebración popular fantástica, la que nació ni bien terminado el partido en cancha de Vélez y continuó en cada rincón del mundo donde hubo una persona con simpatía por Estudiantes.

Las tribunas del estadio José Amalfitani de Liniers fueron una postal inolvidable, tanto como la movilización que en la ciudad nació en cada barrio y rápidamente se concentró en la esquina de 7 y 50. Una locura, todo pintado de rojo y blanco. Con los colores del nuevo campeón del fútbol de la Argentina.

En su camino a la gloria de ser campeón, Estudiantes ganó un total de 14 partidos, empató dos y perdió tres, lo que equivale a 44 puntos. Los mismos que Boca a lo largo de las 19 fechas de un torneo con todos los ingredientes, que se completó con un desempate que acaparó la atención de todo el país futbolero. Era lo que se merecía una competencia tan apretada en la punta, con un final verdaderamente increíble. Tanto que finalizó en un partido a todo o nada para consagrar al mejor.

Con Simeone en lugar de Jorge Burruchaga, quien se alejó de la entidad para asumir en Independiente, Estudiantes comenzó el certamen con tres victorias al hilo: Quilmes, Gimnasia de Jujuy y Colón, pero de pronto, cuando su gente comenzaba a imaginar una gran campaña, una racha negativa de cuatro presentaciones sin triunfos (tres derrotas y un empate) lo postergó en la tabla de posiciones.

El Pincha perdió un partido que debió ganarle a Belgrano, en la fecha siguiente Boca le ganó en forma incuestionable, y tras un empate sin goles con Belgrano volvió a perder como visitante de Central. Un punto sobre un ideal de 12 rescató el cuadro albirrojo entre la cuarta y la séptima fecha.

El equipo de Simeone recompuso la imagen, y desde la victoria contra Independiente no volvió a perder. Le metió presión y más presión a Boca, que no pudo aguantar. Perdió como visitante de Belgrano en Córdoba y repitió otro mal resultado como local de Lanús, y ahí asomó el Pincha del milagro, que alcanzó la punta y el derecho del desempate que ayer lo consagró el mejor de todos.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla