Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Se conocieron tres nuevos casos

El flagelo del abuso intrafamiliar, en una serie de denuncias y arrestos en la Región

Las víctimas son niñas de 8 y 13 años, atacadas por un tío y un padre. Una mujer denunció a un familiar por una década de sufrimiento

El flagelo del abuso intrafamiliar, en una serie de denuncias y arrestos en la Región

El hombre detenido en abasto, acusado de abusar de su hija / el dia

El padre, el tío. Días y años de sufrimiento, de encierro en un círculo de horror tejido entre el daño y las amenazas. Según investigaciones judiciales que derivaron en dos detenciones durante la víspera y una denuncia pública que también abrió una causa, el flagelo del abuso sexual se presentó en tres nuevos casos en los que fueron víctimas una chica de 13 años en Abasto y una nena de 8 en Los Hornos. En tanto, a los 34 años, una mujer busca justicia por lo que describió como una secuencia de ataques que sufrió entre los 6 y los 15 años.

Según informó la Policía, un hombre de 35 años fue acusado de violar, en la localidad platense de Abasto, a su hija de 13 años. Además, la amenazaba con matarla si contaba lo que sucedía, se indicó.

La detención, realizada en el lugar de trabajo del imputado (sobre la Ruta 36), fue llevada a cabo por efectivos de la DDI La Plata tras una denuncia de la madre de la víctima a raíz de extrañas reacciones y actitudes de la joven.

“Comenzó a cortarse el pelo sola y su piel entre otras conductas auto destructivas. Habitualmente se encerraba en su pieza, no hablaba con la familia y dejó de tener contactos con sus amigos”, indicó un investigador.

Todo empezó hace dos años. La madre se alarmó y después de algunos meses, recurrió a la Policía.

“La mamá sospechaba que su hija estaba vinculada a una secta o páginas que la llevaban a tener esas acciones, motivo por el cual intervino en un primer momento el Gabinete de Delitos Informáticos de la DDI”, explicó la fuente.

La madre creía que la nena tenía contactos con una secta, pero la policía descubrió los abusos

 

A partir de distintas pruebas recolectadas se determinó que la menor “venía siendo abusada sexualmente por su propio padre, que la amenazaba con matarla si contaba la verdad”, dijo el vocero.

Luego de las pericias médicas y psicológicas, la justicia ordenó la detención del imputado, quien fue sorprendido y capturado en su lugar de trabajo ubicado sobre la ruta 36.

Intervienen en este hecho la UFI N° 5 y el Juzgado de Garantías N° 5, ambos del Departamento Judicial de La Plata.

También se activó una investigación en la comisaría Tercera de Los Hornos a instancias de una denuncia realizada al 911, antenoche, por la mamá de una nena de 8 años. Según indicó la mujer, mientras la niña dormía, un tío boliviano de 49 años que descansaba en una cama contigua se acercó y “manoseó la zona genital de la menor”.

Según se informó desde de la Tercera, la denuncia dio lugar al inicio de una causa por abuso sexual agravado por el vínculo, en la UFI Nº 15, a cargo de la fiscal Cecilia Corfield. En el marco de esa investigación, en pocas horas se concretó la detención del hombre denunciado.

Una década de padecimiento

“A los 26 años, luego de un intento de suicidio, conté lo que me había pasado, pero hace un año y medio, cuando lo vi en la calle y me dio un ataque de pánico, hice la denuncia”, contó la mujer, hoy con 34 años y dos hijos, sobre el último capítulo de una vida cargada de dolor por las agresiones que, según denunció ante la Dirección de Investigaciones, ocurrieron cuando tenía entre 6 y 15 años aproximadamente. “Es mi tío. Yo iba a su casa porque tengo una prima casi de mi edad. Cuando mi tía se iba a trabajar, nos dejaba con él y abusaba de mí”, apuntó la mujer que vive en Gambier, el mismo barrio que el hombre de 68 años a quien denuncia. “Eso fue así, cada vez que iba a esa casa. Yo no me animaba a contar lo que pasaba y recién cuando tenía 14 o 15 años tuve fuerzas para aferrarme a la cama y que no pudiera sacarme de la pieza de mi prima, de noche”.

Nadie vio nada y la denuncia le trajo reacciones en la familia, pero piensa insistir. “Pedí que lo llamen a declarar. Se iniciaron algunas actuaciones y pido que lo llamen a declarar”, le dijo a este diario.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...