Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
OCTUBRE FUE EL MES SOÑADO POR LAS NUEVAS AUTORIDADES DEL BANCO CENTRAL

Se cumplieron las metas monetarias

Todas las pautas que se trazaron al poner en marcha el mes pasado la meta de congelar la emisión de fondos se cumplieron. El dólar bajó fuerte y las tasas de interés comenzaron a descender. Pero subsisten riesgos

El flamante titular del Banco Central Guido Sandleris se mostró exultante al anunciar el cumplimiento de las meta de la Base Monetaria de octubre.

En efecto la nueva autoridad monetaria adoptó a partir de octubre un nuevo esquema de política monetaria de estricto control de agregados monetarios comprometiéndose a no aumentar el nivel de la base monetaria, respecto al promedio mensual de septiembre hasta junio de 2019.

Y los resultados fueron más que alentadores, dado que con un promedio mensual de $ 1.242 mil millones, se ubicó 1,5% ($18,7 mil millones) por debajo de la meta de $ 1.271 mil millones (ver gráfico).

De esta forma el objetivo se cumplió a pesar de haber requerido un esfuerzo adicional ya que en las primeras dos semanas de septiembre el coeficiente de encajes no remunerados era más bajo.

El Banco Central controla el aumento de la base monetaria, mediante subastas diarias de Leliq, que subieron durante las primeras licitaciones hasta 73,5% para luego disminuir gradualmente a lo largo del mes finalizando en 68% ((ver gráfico).

Es más, el viernes, en coincidencia con la llegada el jueves del desembolso del Fondo Monetario también el dólar acompañó el mejor clima financiero con una baja a $ 36,69 a nivel del público y de $ 35,49 a nivel mayorista. Esto ubica a la cotización de la nueva banda inferior actualizada de $ 35,02, que habilitaría la compra de divisas.

Al mismo tiempo la tasa de las Leliqu no deja de caer y el viernes cerró a $ 68,51%

PELIGROS

Mientras tanto, algunos observadores advierten sobre las consecuencias de las altas tasas y el más advierten sobre los riesgos de la incapacidad para hacer frente a los futuros vencimientos.

En este contexto, la consultora Economía & Regiones advierte que Argentina no tiene acceso al mercado financiero internacional.

Y sin acceso al mercado voluntario de crédito es probable que no tenga los dólares para poder pagar su deuda en el mediano plazo.

El nuevo acuerdo con el FMI viene a despejar las dudas con respecto a la capacidad de repago de la deuda soberana en 2018 y 2019.

Es decir, los dólares del FMI están para dar certidumbre y (casi) asegurar que Argentina pagará su deuda y no defaulteará en 2018 y 2019.

En este sentido, los dólares del FMI están destinados (principalmente) a pagar la deuda en dólares del gobierno nacional hasta fin de 2019.

El FMI no presta para otra cosa.

En octubre y diciembre Argentina presenta necesidades financieras (con Repo con Bancos) por 14,400 millones de dólares y el FMI aporta 13,400 millones.

Luego hay otras fuentes adicionales de financiamiento que totalizan divisas por 20,200 millones de dólares.

Los dólares del FMI están sólo para pagar deuda en dólares; y no sobran.

Tanto es así, que la política emisión “Cero” (base monetaria) del Banco Central es un seguro para que los dólares del FMI sean sólo usados para pagar deuda.

Si el Banco Central expande la base monetaria, el público argentino tiene pesos para comprar los dólares del FMI, lo cual resta divisas para honrar la deuda y aumenta el riesgo de default en miles de millones de dólares.

Según el financiamiento del FMI está postergando el default. Salvo una catástrofe previa, los dólares del FMI están trasladando el riesgo del default hacia el próximo gobierno, es decir para el 2020 en adelante. Hay que entender que, sin cambios de fondo, Argentina está yendo derechito hacia el default, destaca el informe.

No es difícil de entender.

Las deudas de los países son afrontadas con refinanciamiento en el mercado de capitales; y Argentina no tiene acceso. Argentina está fuera del mercado internacional de deuda porque los agentes tienen la percepción que nuestro país no tiene capacidad de pagar (devolver) su deuda.

¿Por qué Argentina no podría pagar su deuda? Porque Argentina no cumple con ninguno de los dos requisitos indispensables para pagar su deuda: Argentina está condenada a no crecer y la deuda argentina es intertemporalmente insolvente. En este contexto, Economía & Regiones señala que si un país altamente endeudado no crece, su deuda soberana tarde o temprano estará condenada a no poder pagarse.

Más allá de los números fiscales, la deuda soberana se paga con crecimiento macroeconómico en largo plazo. Por consiguiente, con altos niveles de deuda y sin crecimiento económico se corre peligro.

Argentina tiene un nivel de deuda muy elevado y hace diez años que no crece. El ratio deuda total / PBI supera 80%. Paralelamente, el PBI está estancado desde 2012. Sin embargo, las perspectivas a futuro son peores, destaca el trabajo.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...