Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Tras la victoria demócrata en la cámara de representantes

Se abre una nueva etapa política más conflictiva para el gobierno de Trump

El mandatario festejó como un triunfo haber ampliado su dominio en el Senado, pero deberá convivir con una oposición dispuesta a negociar, pero también a fijar límites

Se abre una nueva etapa política más conflictiva para el gobierno de Trump

WASHINGTON

La luna de miel de Donald Trump en la Casa Blanca, que nunca fue muy armoniosa parece haber quedado definitivamente envuelta en una etapa más conflictiva, luego de que el oficialismo perdió el control de la Cámara de Representantes que por primera vez en ocho años pasará a manos de la oposición demócrata.

Y si bien la líder de la bancada opositora, Nancy Pelosi tendió puentes con el Gobierno al señalar que si bien se mantendrá firme con Trump, buscarán llegar a acuerdos, lo cierto es que el panorama político se presenta desde ayer más conflictivo.

Por lo pronto, el presidente Donald Trump salió a reivindicar el triunfo en el Senado más allá de que de acuerdo a los cómputos finales (aún parciales) la cantidad de votos cosechados, no le habrían alcanzado para la reelección en el Colegio Electoral si se tratara de elecciones donde estuviera en juego la Casa Blanca.

Además en una tumultuosa conferencia de prensa donde se peleó con los periodistas, Trump también advirtió a los demócratas que si intentan investigarlo paralizará el accionar del Gobierno.

Lo cierto es que Trump falló a la hora de romper la “maldición” de las elecciones de mitad de mandato, cediendo la mayoría en la Cámara baja a la oposición.

A falta de los resultados finales, según las proyecciones, los demócratas arrebatarían a los republicanos una treintena de escaños, de los 23 que necesitan para la mayoría, sumando en total cerca de 229 frente a 206 de los republicanos, según las estimaciones del diario The New York Times, mientras hasta el cierre de esta edición se habían asegurado 222 asientos y el control de la Cámara. (ver gráfico).

Con estos resultados, los demócratas cambian el equilibrio de poderes en Washington, donde Trump gozó del favor de las dos Cámaras desde su llegada a la presidencia tras su sorpresiva victoria en 2016.

Trump celebró los resultados como un “tremendo éxito”, ya que un Senado dominado por los republicanos termina con cualquier especulación sobre un procedimiento de destitución en el Congreso, un fantasma que lo acechaba en los últimos meses.

En el Senado, los resultados finales tampoco quedaron confirmados, pero los medios locales proyectan que los republicanos mantendrán la mayoría con un resultado entre 51 y 53 escaños.

Todavía faltaban las cifras finales en tres contiendas muy cerradas en Florida, Arizona y Tennesi.

LAS GOBERNACIONES

En la carrera por las gobernaciones, donde estaban en juego 36 cargos, los demócratas le arrebataron a los republicanos siete, pero se estrellaron en Florida, el estado que es un barómetro electoral de cara a 2020 y donde el partido se creía lo suficientemente fuerte como para desafiar a los republicanos.

En este importante estado del sur Andrew Gillum, que aspiraba a convertirse en el primer gobernador negro de Florida, perdió ante republicano Ron DeSantis, un entusiasta partidario de Trump.

Los estadounidenses eligieron un 116ª Congreso dividido, lo que augura que los dos últimos años del gobierno de Trump van a ser movidos.

NO TODO FUE LA ECONOMÍA

Pese a contar con resultados económicos descollantes, con una expansión de la economía y un desempleo del 3,7%, perder el control del Congreso es un revés para Trump, lo que dejó en claro que el votante estadounidense no sólo se fija en los bolsillos, como también demuestra el arrollador avance de las mujeres en el nuevo Parlamento.

En efecto, la vasta mayoría de las mujeres recién electas son demócratas. Incluyen a veteranas de guerra, a una ex agente de la CIA, a una maestra que creció con una madre adicta a las drogas, a una ex mesera de restaurante y a decenas de candidatas novatas.

Ahora los demócratas podrán no sólo bloquear iniciativas del mandatario sino también investigar sus finanzas y ahondar en la presunta complicidad entre su equipo de campaña y Rusia en 2016.

Pese a que no se concretó la idea de una victoria aplastante que llegó a plantearse en algún momento de la campaña entre los demócratas, el partido logró importantes triunfos y aporta al nuevo Congreso un crisol de nuevas voces.

En el Senado, Bob Menéndez fue reelecto en Nueva Jersey, para alivio de los demócratas, que temían que las acusaciones de corrupción en su contra, y las que fueron retiradas tras un juicio nulo, le costaran el escaño.

El despacho de Nancy Pelosi indicó que Trump la llamó para “ofrecer sus felicitaciones” y algunos consideran que el mandatario podría intentar cooperar con los demócratas para avanzar en su agenda.

Pero el mandatario podría salir beneficiado de un enfrentamiento abierto con la Cámara baja, alimentando su objetivo de ser reelecto en 2020, pues su base de apoyo no tendrá problema en creerle cuando diga que Pelosi y sus demócratas son culpables de todos los males del país.(AFP. EFE)

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...