Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 21 °C
Nublado
Humedad: 89 %
20.4.2018
OCURRIÓ EN 2013 EN BERISSO

Perpetua y 25 años para los acusados en el caso que fue similar al de Píparo

El Tribunal IV de La Plata le aplicó la mayor pena al acusado de disparar y provocar la muerte de la bebé que gestaba la víctima del ataque, Mery Vidal Borda. Al cómplice le tocó la otra condena. Conmoción en la sala

Mery Vidal borda en la puerta de los triibunales penales y junto a sus familiares. la sentencia condenatoria la dejó “satisfecha”/Dolores Ripoll

Carolina Píparo junto a Mery Vidal Borda/foto Virginia Ilariucci

Mery Vidal Borda y Carolina Píparo se abrazaron y lloraron en la sala de audiencias, rodeadas de familiares y amigos de las víctimas de este caso. Segundos antes el Tribunal había resuelto: “Condenar a Víctor Nahuel Jesús Caliva (26), a prisión perpetua y su cómplice, Adrián Fabián Monzón (34), a 25 años de prisión.

Al primero lo hallaron culpable del delito de homicidio agravado para consumar otro delito (el robo), en perjuicio de la pequeña Sofía, así iban a llamar a la niña de seis meses de gestación que llevada en su vientre Mery, y del mismo delito, en grado de tentativa, en perjuicio de ésta última.

A Monzón se lo condenó como coautor de homicidio en ocasión de robo, en perjuicio de Sofía; y tentativa de homicidio simple, en perjuicio de Mery.

A ambos también se los penó por “robo agravado pro el uso de arma de fuego, apta para el disparo”.

Monzón demás fue condenado en la otra acusa que se ventiló en este debate, por intentar asesinar a su ex mujer, meses después del caso Vidal Borda, justamente luego de una discusión con su ex pareja porque lo buscaba la Policía y le reprochaba que “lo había dejado tirado”.

En un meduloso y extenso voto, en el que con precisión contestó a cada uno de los planteos de las partes, el presidente del Tribunal Oral en lo Criminal IV de L a Plata, Emir Caputo Tártara, dio por acreditado que “a las 19.40, del 5 de agosto de 2013, un hombre ingresó a la verdulería de calle 21, entre 167 y 168, de Berisso, con intenciones de robo, armado con una pistola que le había sido proporcionada por un cómplice, que lo levó al lugar en una moto y lo esperó con el vehículo en marcha”.

“Así, el que estaba armado y entró al local, amenazó con la pistola al Wilder Alvarez (el marido de Mery), quien se encontraba a pocos metros de la caja del negocio, para luego, enfrentar y amenazar a la mujer, visiblemente embarazada, quien al momento se encontraba al frente de la caja, es decir, detrás del mostrador”, se destacó en el fallo.

“Luego -se agregó- el agresor le exige que le dé el dinero; a consecuencia de la ingrata sorpresa y a raíz del nerviosismo del momento, la agredida entregó el dinero existente en la caja, siendo que el asaltante, no conforme con lo que obtenía, le exigió una mayor cantidad, expresándole `dame la plata grande…!!!´ en alusión a la mayor cantidad de dinero que habitualmente ocultan los comerciantes, para prevenir un mayor perjuicio en el despojo ante frecuentes hechos de la especie”.

Deliberadamente le disparó y el proyectil atravesó diversos órganos vitales de la niña”

Emir Caputo Tártara, juez

Mery “no acató la orden y deliberadamente, bajando su brazo, colocando el arma por debajo de la ´tabla batiente´ que carecía de toda protección frontal, el asaltante produjo un disparo que impactó en la criatura (le atravesó varios órganos vitales) yaciente en el seno de su madre, y quedó alojado” cerca de la columna vertebral de la madre.

En su voto -que contó con la adhesión de sus colegas Hernán Decastelli y Claudia Marengo- el juez Caputo Tártara reseño que Mery fue llevada al hospital y sometida a una cesárea. La pequeña Sofía nació con vida y murió una hora después por la gravedad de la herida de bala.

“En ocasión de la intervención, se detectaron dos lesiones en el ciego, una lesión en ilíaca terminal, otra en colon sigmoideo, y en el útero, a raíz de lo cual, debió permanecer más de un mes internada, habiendo corrido serio e inequívoco peligro de vida”, se señaló en el veredicto.

También se indicó que, el agresor, luego de efectuar el disparo, con el dinero obtenido, huyó del lugar con su cómplice, que lo esperaba en la puerta de la verdulería, con la moto en marcha”.

“La realidad objetiva y subjetiva muestra ostensible e inequívocamente que la voluntad del agresor fue la de matar a ambas. Cambia Caliva su primigenia postura, baja su brazo, apunta por debajo, el primer tiro no sale, insiste, y dispara al vientre, pues así, en alto porcentaje lógico, se conseguían ambas muertes en simultáneo. Matar a la bebé y por lógico correlato a la madre, lo cual -por fortuna, y ante el denodado esfuerzo de los médicos que la asistieron- no sucedió para con la madre”, concluyó el juez Caputo Tártara.

De esta forma, el Tribunal hizo lugar en parte al pedido de la fiscal de Juicio Silvina Langone y el particular damnificado, representado por el estudio jurídico del doctor Fernando Burlando.

La acusación había pedido perpetua para los dos, al considerar que hubo una “coautoría funcional”.

Pero por mayoría el tribunal consideró a Caliva autor y a Monzón co autor, con una participación necesaria, sin la cual el hecho no se hubiera consumado.

En minoría, el juez Decastelli señaló que en el juicio “ha quedado claramente acreditada su participación (Monzón) en el plan trazado, con condominio funcional del hecho y acabado conocimiento de la decisión común de acometer contra la vida de aquella persona que interfiriera el plan común de consumar el delito contra la propiedad”, y que debería imputársele los mismos delitos que a Caliva.

El Tribunal rechazó los planteos de nulidad interpuestos por los defensores oficiales Manuel Bouchoux y Cecilia Sicard.

Y también descartaron la posibilidad de encuadrar la muerte de Sofía como “aborto”, como se encuadró en un voto minoritario en Casación, en la causa Píparo.

“La tesis de la mayoría (en ese fallo de Casación de los jueces Víctor Violini y Daniel Carral) es la que adoptaré en nuestro caso, pero entiéndase bien, estrictamente en lo vinculado con que la muerte de Sofía ha sido un homicidio y no un aborto”, puntualizó el juez Caputo Tártara.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...