Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
El León reaccionó a tiempo y consiguió una agónica clasificación de la mano de Otero

Por: NICOLAS LAMBERTI

El León reaccionó a tiempo y consiguió una agónica clasificación de la mano de Otero
24 de Mayo de 2018 | 18:45

Estudiantes logró una épica clasificación  a la siguiente fase de la Libertadores tras vencer por 3 a 1 a Nacional después de haber regalado un tiempo jugando en pésimo nivel, pero mejorando notoriamente en el complemento tras un gran ingreso de Juan Otero que se recibió de héroe.

El equipo de Leandro Benítez se fue al vestuario abatido tras haber jugado unos flojos primeros 45 minutos pero sorpresivamente mutó a tiempo y con una reacción cargada de emoción pudo enderezar la historia y lograr un agónico pasaje a la siguiente ronda del torneo continental.

ENTRÓ DORMIDO Y EL RIVAL NO LO PERDONÓ

El baldazo de agua fría llegó de movida, porque Nacional encontró a un rival dormido y desde el vestuario abrió la cuenta. Volcando el peso ofensivo por la derecha de su ataque, el Bolso complicó al León y a los 3 minutos puso el 1 a 0 mediante un cabezazo de Zunino.

Tras un tiro de esquina que consiguió por esa misma banda, el balón cruzó toda el área chica, picó, y encontró al volante charrúa por el fondo que terminó empujando contra las piolas casi sobre la línea del arco.

Con el cimbronazo que sufrió en el inicio, a Estudiantes le costaba reaccionar y atinar a llevar peligro hasta el arco de Esteban Conde. El equipo se mostraba inconexo y no encontraba un circuito de juego que le posibilitara volverse nocivo en ataque.

Un remate muy desviado de Carlo Lattanzio con su pierna menos hábil fue de lo poco que logró construir en media hora de un juego que demandaba una actitud de tipo combativa y arrolladora, que brillaba por su ausencia en 25 y 32.

Por su parte, Nacional hacía su negocio luego de conseguir el objetivo del gol. El equipo charrúa juntó sus líneas y abortaba cualquier intento de un Estudiantes que se mostraba impotente y que una vez más desparramaba por el campo una anemia ofensiva indisimulable y una notoria carencia de sorpresa.

Pasando los 30 minutos hubo cierta reacción albirroja y el equipo generó dos opciones claras que se originaron desde la banda izquierda por donde encontró algunas fisuras en la defensa tricolor.

En una combinación de los laterales, pudo elaborar la primera chance que sacudió un poco el arco visitante. Sánchez recibió de Sebastián Dubarbier un centro pasado y de volea remató derecha pero el balón dio en la parte de afuera del  palo izquierdo.

Cinco minutos después, tras un nuevo centro de Dubarbier, cabeceó Melano, manoteó Conde, y Polenta completó con una pirueta sobre la línea ante la entrada de Mariano Pavone que no llegó a conectar.

El primer acto culminó con una versión un poco mejorada de los dirigidos por el Chino Benítez,  que terminaron con el balón en su poder y volcándose contra el guardavallas visitante.

ENTRÓ OTERO Y LE DEVOLVIÓ LA ILUSIÓN

Para el complemento, el técnico pincharrata mandó al campo a Juan Otero y resignó a un volante central como Iván Gómez, para empezar a quemar las naves e intentar una hazaña que, por lo hecho en el primer tiempo, asomaba como lejana. Sólo asomaba.

El mismo Otero puso el empate a los 17 minutos aprovechando un penal que cometió Gonzalo Bergessio (por mano), colocando el Balón contra el caño derecho de Conde.

El gol sin dudas reavivó al León y el mismo colombiano casi emboca el segundo con un tiro libre bajo que hizo revolcar al arquero contra el palo izquierdo.

Estudiantes era claramente un equipo totalmente distinto al del primer tiempo y mostraba la actitud que requería un juego de tal estirpe.

Hasta que Lucas Melano devolvió la esperanza en el minuto 24. Escaló Sánchez por la derecha y tiró un centro bajo que el ex Lanús enganchó de primera y colocó el balón contra el poste derecho para poner el  2 a 1.

Y esta ilusión que provocaba el cambio de 180 grados que ensayó el equipo se vio aún más alimentada con la expulsión de Gonzalo Bergessio, que vio la segunda amarilla y a los 30, dejaba al Bolso con diez.

Sin embargo, cinco minutos después, la cosa quedaría en igualdad numérica, porque el Chapu Braña también vio el segundo cartón amarillo y se fue a las duchas antes de tiempo. Aunque esto no sería un impedimento para trabar la rebeldía que se manifestaba.

A los 36 Melano tuvo la chance de volver a llenarse la boca de gol, pero se perdió una ocasión increíble al elevar el remate cuando enfrentó al arquero mano a mano tras una gran asistencia de Mariano Pavone.

Pero Estudiantes iba a tener una más y sus hinchas iban a delirar en las tribunas. A los 42 minutos Arizmendi tocó a Pavone en el área, el árbitro pitó penal y otra vez Juan Ferney Otero se anotó en la red con calcada ejecución.

A poco del final el Pincha lograba una nueva epopeya copera demostrando que la mística sigue vigente y que de imposibles puede hacer un manual. El conjunto del Chino se metió en la siguiente fase de la Copa, porque en el entretiempo se dio cuenta cómo debía jugar y la gran reacción que tuvo le devolvió la alegría.

Con este gran poroto del interinato, ¿seguirá buscando DT la dirigencia?. Por el momento, ahora queda festejar y para lo otro habrá un tiempito más.

 

Seguridad, agua, electricidad. Los vecinos saben que somos la tribuna para que el reclamo sea atendido. Invertí para que la tribuna siga siendo independiente
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia
+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla