Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
INCIDENTES EN LA BAJADA DE LA AUTOPISTA

Apedrearon una garita, un policía quiso dispersarlos y baleó a un joven

Al parecer, hizo disparos al piso con su pistola reglamentaria, un proyectil rebotó e hirió en la cintura a un adolescente de 18 años, que está internado. El oficial es de la Local. Lo procesaron y apartaron de la Fuerza

Apedrearon una garita, un policía quiso dispersarlos y baleó a un joven

El lugar donde ocurrió el incidente. Los policías de la local no tienen escopetas con posta de goma, sólo pistolas 9 milímetros/Sebastián Casali

Piedrazos, tiros, un adolescente con un balazo en la cintura y un policía desafectado de la Fuerza. Hasta aquí un breve resumen de lo que fue otra madrugada violenta en el barrio conocido como “La Bajada”, justamente por su cercanía con la bajada de la Autopista La Plata-Buenos Aires.

Todo comenzó alrededor de las 2 de la mañana en inmediaciones del puesto que funciona desde hace años en diagonal 74 y la bajada de la autovía, donde estaban tres efectivos de la policía Local asignados a tareas de prevención y control vehicular. No es una zona tranquila, sobre todo de noche.

Por lo que trascendió de fuentes oficiales, de repente escucharon el ruido de piedras y otros objetos que golpeaban contra la garita, por lo que uno de ellos “realizó disparos intimidatorios con su arma reglamentaria, de forma preventiva”.

Aparentemente no advirtió que uno de esos plomos había impactado en el cuerpo de un joven de 18 años que se alejó corriendo de la escena junto con otros muchachos que serían de la misma zona.

Los voceros que consultó este diario no pudieron precisar el número exacto de personas que participaron del incidente, pero aclararon que “no fue el primero. Este tipo de ataques son frecuentes”.

La escena se trasladó más tarde al hospital Gutiérrez, situado a unas pocas cuadras de allí, a cuya guardia ingresó un adolescente de 18 años identificado en el reporte oficial como Santiago Miras.

Los incidentes “se repiten casi todas las noches y ya han roto los vidrios de varios móviles”

 

“Presentaba una herida producto de un disparo de arma de fuego en la cintura”, dijo un investigador, detallando que la lesión “sólo fue de entrada y el proyectil, que quedó encapsulado, no interesó órganos vitales ni huesos”, por lo que el paciente quedó internado en observación, “fuera de peligro”.

El muchacho llegó al hospital trasladado en un auto particular por un familiar, quien les reveló a los policías del centro asistencial que al chico “lo había herido un efectivo de la Local” apostado “en el puesto de control de la bajada de la Autopista”.

Ajustándose al protocolo que deben seguir en estos casos, los responsables del Gutiérrez informaron el ingreso de un herido de bala, con lo que se abrió una investigación en la comisaría que tiene jurisdicción en esa zona: la Sexta, de Tolosa.

La primera medida que ordenó la fiscal María Eugenia Di Lorenzo fue entrevistar a todos los policías que estaban en el puesto de control al momento del incidente, quienes coincidieron en decir que fueron “atacados a piedrazos por los lugareños de una villa situada a unos metros del lugar”, lo que sucede “muy a menudo”.

Uno de los oficiales, Leandro Odera, reconoció haber hecho disparos intimidatorios con su pistola 9 milímetros “de manera preventiva”, y aclaró que “desconocía que había un herido”.

La fiscal ordenó secuestrar el arma reglamentaria de ese oficial, quien quedó procesado por “abuso de armas y lesiones”, en libertad. En simultáneo fue inmediatamente apartado de sus funciones por disposición de la Secretaría de Seguridad Municipal y la Auditoría General de Asuntos Internos que, además, le abrió un sumario.

PERITAJES

Horas después, fuentes oficiales informaron que “los peritos balísticos confirmaron los dichos del oficial Odera”, al determinar que la bala que hirió a Miras “rebotó en el piso”, lo que no desliga al agente de su responsabilidad.

Cuando la Policía Local fue creada en La Plata, en el año 2015, el puesto de control de la bajada de la Autopista “ya funcionaba sólo con personal municipal”, explicaron fuentes oficiales, “con el tiempo se fueron sumando policías y desde hace dos meses sólo trabajan efectivos de la Local”.

El joven fue llevado al hospital por un familiar. La bala quedó encapsulada. Está fuera de peligro

 

Desde ámbitos distintos reconocieron que los incidentes “se repiten casi todas las noches y ya han roto los vidrios de varios móviles”.

Adjudican los hechos a “gente del barrio que ataca a los policías hasta con gomeras, y, cuando pueden, a los autos o colectivos, para romperles los vidrios y obligar a los conductores a detenerse”. Si eso sucede, no tardan en aparecer para desvalijar a los que se atrevan a detener la marcha.

Consultadas sobre el accionar del oficial procesado, las mismas fuentes aclararon que “los efectivos de la Local no disponen de escopetas para disparar balas de goma”, útiles para dispersar un tumulto o desbaratar una agresión como la de la madrugada, sin correr riesgos de herir gravemente a nadie.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...