Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
En la Galería Henrique Faria, hasta el 4 de julio

Muestra de Marta Minujín: “Frozen sex”: sexo descongelado

La consagrada artista expone una serie de pinturas de los setenta, cuando la liberación sexual marcaba el ritmo de la vida

Muestra de Marta Minujín: “Frozen sex”: sexo descongelado

Minujín, rodeada de los trabajos que se exponen en Buenos Aires / web

Nicolás Isasi

isasinick@gmail. com

A principios de la década del setenta, la hoy consagrada artista Marta Minujín, había trabajado durante seis meses en su taller de Washington DC con el objetivo de crear una serie de pinturas tituladas “Frozen sex”. En aquella época, la liberación sexual marcaba el ritmo de la vida moderna, y Marta había consultado todo tipo de lugares que la nutrirían para esa misma temática como los cines porno, los sex shops o los cabarets. En aquel año, 1973, también se legalizaba el aborto en EE.UU. y la figura de la mujer comenzaba a tener su lugar en el mundo de la historia del arte.

“El pop se caracteriza por tomar con frialdad las imágenes emblema” define Lemus en el catálogo de mano. Y en verdad si Warhol utilizó las latas de tomate o las botellas de coca para realizar muchas de sus icónicas serigrafías, Minujín en esta ocasión utiliza los órganos sexuales femeninos y masculinos para mostrarlos, lo real puesto en escena. Cabe recordar que en el museo Guggenheim de Nueva York todavía se conservan los planos de la idea de Mijujín para cubrir la Estatua de la Libertad con hamburguesas de los míticos arcos dorados. Si bien nunca fue llevada a cabo, podemos decir que tuvo su consuelo local con la escultura del lobo marino cubierto de papeles dorados de alfajores para la inauguración del Museo de Arte Contemporáneo de Mar del Plata.

Esta sinceridad brutal en una escala gigantesca realizada con acrílico en grandes bastidores de tela, sorprende por la superficialidad del asunto, por lo explícito, los tamaños exagerados de una vagina o un pene al centro del cuadro. Formas planas y grandes, pero sin detalles, colores en la gama del rosa pálido y una claridad que por momentos parece tratar las imágenes de los órganos a modo de acompañamiento en un libro de educación sexual, provocaron la polémica ira de los presentes y las autoridades en aquel noviembre de 1973, cuando exhibió ocho óleos de la serie erótica en la Galería Arte Nuevo y a las 3hs de haber inaugurado, llegó la policía para clausurar la exhibición.

En 1974, Minujín volvió a exponer sus pinturas en la galería Hard Art, titulada “Frozen Erotisme” junto a dos fisicoculturistas pintados de rosas, con un bolero romántico y copas de champagne rosa para los invitados. La experiencia se completaba con el vestuario rosa de los concurrentes, que también formaban parte de la obra. Sus pinturas en aquel entonces fueron consideradas como publicidades de alimentos congelados ya que los sexos eran considerados como objetos anónimos de consumo, de alguna manera como si el sexo ya no fuera un rasgo individual sino un elemento de la cultura popular y el consumismo.

EL REGRESO

Hoy, casi medio siglo después de aquella frustrada inauguración, vuelve a exhibirse “Frozen sex” en Buenos Aires. Esta vez, podemos decir que con los aires recargados y renovados, ya que Minujín acaba de ser galardonada en Nueva York con el Americas Society Cultural Achievement Award (Premio de la Sociedad Americana al Logro Cultural), que reconoce la creatividad extraordinaria y el talento de las figuras fundamentales de las artes de América Latina. Durante la ceremonia efectuada algunas semanas atrás, Gabriela Rangel (Directora de artes visuales y curadora en jefe de la Americas Society) dijo: “no es inusual que Marta sea celebrada en Nueva York en donde ella no es una extraña, ya que su energía y su vigoroso impulso pertenecen a la ciudad”.

Minujín sigue vigente y activa como nunca, al igual que lo demostró con su retrospectiva de “La Menesunda” en 2015, instalada en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, o con la reedición de “El Partenón de libros prohibidos” (realizado originalmente en 1983) para Documenta 14, la reconocida exposición de arte contemporáneo que se celebra en Alemania cada cinco años. La presente reinauguración, no sólo superó las tres horas iniciales, sino que se presenta junto a notas, apuntes, artículos y recortes de diarios que dan muestra de lo acontecido en aquellos años cuando la muestra quiso salir a la luz, pero no lo logró. Para la mayoría de los espectadores, vírgenes de esta primera exhibición, será un éxtasis poder disfrutar de este descongelamiento sexual en su máximo esplendor.

Para agendar
Que: “Marta Minujín: Frozen Sex”.Donde: Galería Henrique Faria (Libertad 1630), Buenos Aires.Cuando: Hasta el 04 de julio.Entrada libre y gratuita.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...