Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Qué hacer frente al drama de la desaparición

Se pierden 6 personas por día y la principal causa es la familiar

La mayor parte de los casos en el país involucra a menores y entre ellos predominan las mujeres. Dónde radicar la denuncia y cómo es el protocolo empleado por los organismos que actúan

La llaman “la hora de oro” y es considerada clave para encontrar a una persona perdida. Es la primera hora a partir de que se hace la denuncia, esa en la que todavía el denunciante recuerda cada detalle de la persona que no está (cómo vestía, dónde la vieron por última vez, hacia dónde se dirigía). En la Argentina la “hora de oro” no se aprovecha, dicen desde Missing Children, aunque se reconoce que se avanzó mucho en las respuestas para encontrar a personas perdidas. Un problema que es permanente y que tiene como protagonistas tanto a menores como a mayores: se estima que en todo el país se hacen entre 4 y 6 denuncias diarias por personas que desaparecen y en nuestra Región el promedio es de 60 por mes.

Dentro del fenómeno de las personas perdidas hay varias tendencias que sobresalen: se pierden más chicos que adultos, entre los menores desaparecidos son mayoría las mujeres y la mayor parte de los casos se resuelven favorablemente sin que se constaten delitos. Detrás de muchos casos aparecen desde problemas familiares a cuestiones personales ligadas a la adolescencia (no querer volver a casa después de fracasar en un examen, irse del hogar porque los padres no les dejan salir).

El tema volvió al centro del debate tras el episodio protagonizado por Melany Aguiar, una adolescente de 19 años cuya desaparición del hogar había sido denunciada por su padre el último viernes y que mantuvo en vilo al país durante cuatro días, hasta que apareció el martes en Del Viso en buen estado de salud. Ahora investigan si se fue de casa por un problema familiar.

Como en esos días de Melany, son en total 110 los chicos que actualmente busca la ONG Missing Children en todo el país. La presidente de la entidad, Lidia Grichener, indica que ese número representa sólo el de casos que fueron denunciados ante la ONG. Y agrega que la mayoría se resuelven favorablemente y obedecen a cuestiones vinculadas a la adolescencia.

“En la mayor parte de los casos se trata de cuestiones relacionadas con la edad. Chicos que toman la decisión de irse de la casa porque les fue mal de la escuela o porque no los dejan salir. Algunos se van a casas de amigos sin avisar, otros salen a la calle sin medir los riesgos. Y hay más denuncias por mujeres que por varones”, dice la dirigente, que cree que es necesario mejorar la educación y el diálogo familiar, para que los chicos ante una discusión o un desacuerdo no se vayan y para que conozcan los riesgos que corren fuera de la casa”.

Si bien la mayoría de las desapariciones obedecen a este tipo de razones, hay otras que tienen causas más graves. Desde violencia familiar a casos de grooming o trata.

Es por eso que desde Missing Children indican que lo principal es que ante la desaparición de un menor se denuncie cuanto antes en la comisaría y se investigue desde el primer momento.

En La Plata funciona desde 2006 un Gabinete de Búsqueda de personas que es pionero en la Provincia. A él giran las denuncias referidas al tema las comisarías y desde allí se aplica un protocolo que incluye “la investigación desde el primer momento, la comunicación con la familia, la indagación a través de medios tecnológicos y la participación a otros organismos que se suman a la búsqueda”.

Según explicaron a este diario fuentes del mencionado gabinete, “inmediatamente después de que se recibe la denuncia de la comisaría hay entrevistas con los familiares de la persona desaparecida y a partir de allí se inicia una investigación que incluye el seguimiento del teléfono de la persona que no está, de las redes sociales, la tarjeta Sube y la tarjeta de débito, al tiempo que se pide información a las empresas de telefonía celular y a los Bancos, para saber, en el caso de que haya habido movimientos recientes con tarjeta de débito, si había cámaras que los registraran. Al mismo tiempo se emite una averiguación de paradero y se da intervención a la Policía, Defensa Civil y el ministerio de Salud por si fue atendida en algún hospital.

La búsqueda suele presentar un obstáculo en los tiempos que demoran las empresas de telefonía móvil y de Internet en aportar la información que se les pide.

En cuanto a las nuevas tecnologías, en algunos casos favorecen que se produzca una fuga, pero también contribuyen mucho en la difusión de la imagen de los que se pierden y ayudan a localizarlos.

El método es cuestionado por voces que, desde el ámbito de la Justicia, consideran que insume demasiados recursos en seguridad, cuando la estadística indica que en el 90% de los casos no hubo delito alguno. Las mismas voces piden aplicar en la Provincia un sistema similar al de la ciudad de Buenos Aires, donde servicios asistenciales hacen la prevención primaria.

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...