Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
PANORAMA ECONÓMICO

De la abundancia a la escasez de dólares

De la abundancia a la escasez de dólares

Por AMILCAR COLLANTE
Economista de Cesur

Ayer el Gobierno tuvo un apoyo de la titular del FMI. Es una señal para el mercado. En pocas palabras, Lagarde reafirma que Argentina cumplirá con las metas (inflación, monetarias y fiscales) que acordaron. Un gesto para que vuelva la confianza en medio de la “tormenta” descripta por Macri en su conferencia de prensa.

Pero de gestos no vive el mercado, ni la macroeconomía. Argentina necesita volver a los mercados voluntarios de deuda soberana. Esto se debe dar en el corto plazo .Y en el mediano/largo plazo tiene que generar divisas para poder repagar la deuda.

2017 VS 2018

Es bien marcada la diferencia entre 2017 (abundancia de dólares) y 2018 (escasez de dólares). El año pasado las medidas apuntaban a sostener el tipo de cambio y evitar una mayor apreciación nominal del dólar. Ya que había sobreoferta de divisas. Cabe señalar, que el propio Banco Central de la República Argentina (BCRA) compraba los dólares que el Tesoro obtenía tras colocaciones de deuda para ponerle un “piso” a la cotización del billete norteamericano.

El endeudamiento que tomó el Tesoro Nacional, las provincias y empresas; los dólares financieros que hacían “carry trade” y los agrodólares dieron un enorme ingreso de dólares en muy poco tiempo en 2017.

Argentina necesita volver a los mercados internacionales de deuda soberana

 

Este año está signado por la escasez de dólares . Menos dólares, en Argentina, es sinónimo de menos crecimiento.

La sequía en el campo, sumado a la corrida contra el peso y desarme de Lebacs , hicieron que se esfumen los dólares financieros .Y el nivel riesgo país elevado condiciona al endeudamiento externo. De “ vivir de prestado” a “vivir con lo nuestro”. ¿Alcanzará?

¿QUÉ VARIABLES SON CLAVES PARA EVITAR LA ESCASEZ DE DIVISAS?

Riesgo país, inversión extranjera directa y exportaciones. Argentina necesita volver a los mercados internacionales de deuda soberana. El mercado local es muy chico para las necesidades de financiamiento que restan hasta el fin de mandato de Macri. Por ello, para que cierren las cuentas fiscales sin tener que realizar un ajuste fiscal mayor al ya comprometido. Es prioritario que baje el riesgo país . Este índice nos muestra la sobre tasa que paga Argentina por endeudarse.

La cuenta es simple. Si EE.UU debe pagar cerca de 3% anual (en dólares) para endeudarse al 3% más su riesgo país, hoy está cerca de 580 puntos . Sería una tasa de interés de 5,8% anual sobre la tasa del tesoro norteamericano , totalizando cerca de 8,8%. Es un rendimiento muy elevado.

¿Y MIENTRAS TANTO?

Es probable que hasta que no baje cerca de 100/ 150 puntos básicos el riesgo país, no habrá garantía de que puedan endeudarse en el exterior el fisco nacional y las provincias. Y refinanciar parte de sus deudas.

Consecuentemente, la tasa de interés en moneda local tampoco pueda mostrar una baja significativa, sin afectar a la cuestión cambiaria.

Por ello, hay que seguir de cerca a esta variable en los próximos meses (corto plazo). Es la medida de confianza del mercado en el Gobierno. Y será indicatoria si la presión cede o no.

DÓLARES DE MEDIANO PLAZO

Hay otras dos variables que no reaccionarán en el corto plazo para aportar divisas . Pero son fundamentales para evitar restricciones y freno de crecimiento por falta de dólares. Estas son las exportaciones e inversión extranjera directa. Esta última (IED) fue bastante sobrestimada por la administración de Macri. La famosa “lluvia de inversiones” no llegó.

En 2016 solo hubo U$S 3.260 millones de IED en Argentina. Mientras que Chile tuvo 12.374 millones de dólares y Colombia 13.850 millones de dólares . En 2017 la IED a Argentina se acrecentó fuertemente en Argentina superando los 11.500 millones de dólares.

Los últimos datos de exportaciones muestran un desempeño pobre. Exportamos poco

 

Es necesario que el flujo de dólares por IED sea más estable y similar a los países de la región.

Quien invierte en una empresa o hunde capital desde el extranjero lo hace hoy y obtendrá repago de inversión (más utilidades) quizás en 5, 10 o 15 años. Esto excede a los mandatos presidenciales.

Asimismo, para que sea estable el ingreso de IED necesitamos una macro sin desequilibrios y reglas que no se modifiquen todo el tiempo. También requieren cierta apertura comercial (que es baja en Argentina) y contratos que no se vulneren.

Sabemos que en países emergentes el aspecto político condiciona este tipo de inversiones. Y el “péndulo” político- económico (pasar de modelos económicos muy antagónicos) tan característico en Argentina, no son una buena señal.

EXPORTACIONES

“El que se endeuda en dólares tiene que generar dólares”. Los últimos datos de exportaciones muestra un desempeño pobre. En 2017 Argentina tuvo un alza de exportaciones de menos de 1%. Mientras que las importaciones subieron casi 20%. En 2016 las exportaciones subieron 1,7% y las importaciones cayeron casi 7%.

El estancamiento de las exportaciones es algo preocupante. Según el Banco Mundial, la economía argentina tiene el sexto peor ratio exportaciones / PBI del mundo. Exportamos muy poco.

En 2011, con términos de intercambio muy favorables, Argentina llegó a exportar 84.000 millones de dólares. Mientras que en 2017 solo fueron 58.000 millones de dólares.

Argentina se fue quedando rezagada respecto a la propia evolución del comercio mundial. El economista Marcelo Elizondo (Consultora DNI), especialista en el tema, afirma que si Argentina exportará con un ratio exportaciones/ PBI similar a la región (Latinoamérica) debería estar exportando 119.000 millones de dólares. Es casi el doble de lo observado en 2017.

Y las soluciones no pueden venir desde la competitividad- precio (subir tipo de cambio) ya que esa salida tiene “patas cortas”. Es necesario trabajar en cambio de regulaciones, bajar carga impositiva, desburocratizar tramites, ampliar la infraestructura, realizar acuerdos comerciales, etc. Queda un largo camino por recorrer para aumentar el volumen exportable.

Concluyendo, en la urgencia el riesgo país puede darnos un respiro. Mirando hacia adelante las exportaciones e IED nos evitarán los “cuellos de botella” y la escasez de divisas que hoy sufrimos.

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...