Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Dalia Gutmann: “Trato de hacer mi show desde el empoderamiento, en lugar de tirarme tierra”

La comediante se presenta este viernes en el Teatro Metro: por última vez traerá a la Ciudad su unipersonal “Cosa de minas”

Dalia Gutmann: “Trato de hacer mi show desde el empoderamiento, en lugar de tirarme tierra”
23 de Octubre de 2019 | 02:59
Edición impresa

“Todo lo que hago es catártico. Todas las emociones que son un poco una mierda, ese lado que te gustaría que no te pase, los celos, la bronca, la angustia, trato de convertirlo en material humorístico. Todo lo que hago, teatro, los libros, tiene que ver con hacer algo con eso, con esas emociones que son incómodas”, avisa Dalia Gutmann, conductora, locutora, pero ante todo comediante, una de las precursoras del stand up que vuelve a La Plata, el viernes, con su clásico “Cosa de minas”.

“Es la novena temporada, y nunca lo dejé de hacer, todo el tiempo estuvo en cartel”, cuenta Dalia, en diálogo con EL DIA, antes de su llegada al Teatro Metro este fin de semana: el unipersonal debutó en teatro en 2011, para un puñado de espectadores en un bar-teatro de La Plaza, pero fue creciendo hasta llegar a ser incluso de exportación, paseándose por Ecuador, Perú, Chile y Uruguay con su anecdotario de lo que ocurre verdaderamente y nunca se cuenta, detrás de bambalinas (y de las puertas del baño) del universo femenino.

Un show que, siempre según Gutmann, no está dedicado solamente a las mujeres. “Para el hombre es una experiencia que está buena. Viene y se entera de cosas, piensan que los van a hacer mierda, que voy a hacer guerra de hombres contra mujeres, pero vienen al show y se dan cuenta de que va por otro lado, que tiene esa cosa de estar chusmeando una charla de amigas”, dice la comediante. “Ese es el espíritu de ‘Cosa de minas’, recrear esas charlas que se dan cuando estamos entre nosotros pero que no es habitual mostrar públicamente. Los medios y las películas nos muestran como ‘las mujeres, la moda, la cocina, la delicadeza, la decoración’... y la verdad que no somos eso. Así nació ‘Cosa de minas’, para mostrar que somos más que eso”.

El show lleva nueve temporadas y no tendrá décima, por lo cual esta visita a La Plata será la última vez de “Cosa de minas” en la Ciudad. “Entré en los cuarenta y hay cosas que no me vibran como antes, tengo ganas de hablar de otras cosas que tienen que ver con el mundo emocional no tanto de las minas sino del ser humano. Tengo ganas de hacer humor con las emociones que uno siente durante el día, empecé a escribir algo por ese lado. Uno pasa las 24 horas del día y un ratito está contento, otro ratito odiás a todo el mundo, o sos la persona más copada del planeta...”, reflexiona.

De todos modos, a lo largo de sus nueve temporadas el show “siempre fue cambiando” para expresar las nuevas inquietudes de la vida de Gutmann. Y también ha reflejado el avance del movimiento feminista desde 2011, que atañen a las comediantes mujeres y al humor en general, aunque no de forma explícita.

“‘Cosa de minas’, recrea esas charlas que se dan cuando estamos entre nosotras, pero que no es habitual mostrar públicamente”

 

“El movimiento feminista nos modificó a todos. Creo que todas nos dimos cuenta de ciertas cosas que creíamos que eran normales y ahora nos vamos dando cuenta de que no: situaciones laborales, en la calle. Todo eso hace que cambie el humor, que cambie de lo que nos reímos”, afirma. “Yo nunca me reí del otro, siempre me reí de cosas que me pasan a mí, por ese lado hay algo que no cambió mucho”, agrega, “pero sí quizás cambió el lugar desde donde me paro: tal vez antes tenía un lugar donde me bardeaba a mí misma, con el tiempo traté de hacer mi monólogo desde un lugar de empoderamiento, en lugar de tirarme tierra”.

Gutmann, que publicó este mes su tercer libro, “Tengo algo para decir”, apuntes “de una cuarentona” sobre “cosas que voy aprendiendo en la vida cotidiana”, piensa que el humor puede ser en ese sentido una herramienta poderosa para romper barreras. “Hay cierta impunidad que está buenísima al hacer humor, podés decir cosas que de otro modo sonarían muy duras”, dice la comediante y pareja de Sebastián Wainraich. Pero, ¿qué pasa cuando esa impunidad es utilizada para resistir los nuevos movimientos, las nuevas aperturas, como ocurrió con los especiales lanzados recientemente por Netflix de Dave Chappelle y Bill Burr, que defienden a Louis CK y Michael Jackson?

“Me aburrí un poco y no terminé de ver el de Chappelle, aunque me da un poco de culpa, porque teóricamente es como ‘guau’”, confiesa Gutmann, aunque, dice, haber apagado la tevé tiene que ver con “un mecanismo de defensa muy aceitado: cuando algo no me gusta, me hace ruido, trato de no enroscarme en lo que no me va, y no lo sigo viendo”.

De todos modos, Gutmann dice que “está bien, hay un miedo de que nos volvamos demasiado solemnes de todo”, aunque tampoco le parece bien reírse de quienes sufren, pegar para abajo. “Hay que entender”, analiza “el enojo: las mujeres sufrieron muchas injusticias durante mucho tiempo”.

 

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla