Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Invaluable: la historia del vestido que Lady Di usó cuando bailó con Travolta y que ahora se subasta

La pieza, de terciopelo azul noche, con los hombros descubiertos, fue usada durante una velada en la Casa Blanca en 1985

Invaluable: la historia del vestido que Lady Di usó cuando bailó con Travolta y que ahora se subasta

Una de las fotos que inmortalizaron el baile entre Lady Di y el actor

19 de Noviembre de 2019 | 05:36
Edición impresa

El icónico vestido que usó la princesa Diana cuando bailó con el actor John Travolta en la Casa Blanca será subastado el 9 de diciembre, según anunció ayer la prestigiosa casa de venta londinense Kerry Taylor.

Lady Di usó este largo vestido de terciopelo azul noche, con los hombros desnudos, en una cena ofrecida en 1985 por el presidente estadounidense Ronald Reagan en honor al príncipe y la princesa de Gales.

Con valor estimado entre 250.000 y 350.000 libras (entre 325.000 y 455.000 dólares, es decir, 20 y 28 millones de pesos), el vestido fue inmortalizado en fotos que muestran a Diana bailando con Travolta al ritmo de “You Should be Dancing”, de la película “Fiebre de Sábado por la Noche”, que él mismo protagonizara.

Según la casa de subastas, la princesa Diana había expresado “sólo un deseo al viajar a Estados Unidos”, que era, ni más ni menos, que bailar con el actor.

“Bailamos durante 20 minutos, tenía un buen ritmo. Yo estaba en el séptimo cielo”, confió luego Travolta en un programa de entrevistas australiano, evocando un “cuento de hadas”, como definió a aquella noche en la conoció a la princesa Diana.

Pero, ¿realmente quería Diana bailar con Travolta?

Hace dos años, Paul Burrell, ex mayordomo de la princesa, reveló en el documental “Los 100 últimos días de Diana”, que su deseo era bailar con el coreógrafo ruso Mikhail Barýshnikov, también invitado a esa velada. “Él era mi héroe”, le contó a Burrell.

No era ésta la primera vez que Diana Spencer veía de cerca al prestigioso bailarín y actor. De hecho, y según contó también Burrell en el libro “Tal como éramos”, antes de ser princesa llegó a pedirle un autógrafo a las puertas de un teatro tras una actuación.

Pero la versión “oficial” dice otra cosa: según contó años atrás Linda Faulkner, entonces secretaria de ceremonias del presidente Reagan, Nancy Reagan -encargada de la organización de la cena benéfica- preguntó a los príncipes si querían contar con alguien en particular en la fiesta: “Cada uno mandó una lista y en la de ella estaba John Travolta”. En la de Carlos, la soprano Leontyne Price.

A las 21.30 horas, la propia Nancy se acercó a John Travolta y le pidió que bailara con la princesa Diana. “Es su deseo”, le comentó la primera dama al actor. Así, Travolta esperó “un manojo de nervios” a que ella terminara de bailar con Ronald Reagan “Shall we dance”, según él mismo contó tras la muerte de Lady Di, y se acercó a la esposa del príncipe Carlos y le dijo “disculpe princesa, ¿le gustaría bailar?”. “Me encantaría”, fue su respuesta.

EL VESTIDO

El vestido, que la princesa había usado varias veces, fue creado por el diseñador inglés Victor Edelstein y ya había sido adjudicado a 240.000 libras en una venta anterior en 2013.

Además de este diseño, otras dos piezas que pertenecían a Lady Di serán también vendidas el 9 de diciembre. Según informó la casa de subastas, un segundo vestido en terciopelo azul diseñado por Katherine Cusack, así como otro más corto, en un estilo marino, que la princesa “llevaba en privado”, también se ofrecerán.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla