Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
La angustia de los que permanecieron a oscuras, 48 horas después del temporal

Barrio Monasterio, Villa Elvira y 11, entre 66 y 67, algunas de las zonas en las que todavía ayer continuaban las quejas por la falta de luz

La angustia de los que permanecieron a oscuras, 48 horas después del temporal

en edelap aseguran que sólo hay fallas puntuales tras el temporal

2 de Diciembre de 2019 | 02:37
Edición impresa

A más de 48 horas del brevísimo pero intenso temporal de lluvia y viento que el viernes azotó a La Plata, en distintos sectores de la Ciudad se extendía la angustia por la falta de luz y, en consecuencia, de agua.

Los relatos, que enhebraban la pérdida de alimentos por la ausencia de refrigeración, noches a la luz de las velas y temor por hechos de inseguridad, se unían en una bronca común hacia la empresa de distribución eléctrica Edelap “que no da respuestas a los reclamos”.

“Desde las 15.30 del viernes, cuando empezó la tormenta, nos quedamos sin luz. Después tuvimos que tirar toda la comida que teníamos en la heladera, lo poco que uno puede comprar, como carne que teníamos en el freezer”, ilustró apenada Ana Lemos, vecina de Barrio Monasterio y una de las afectadas de la zona de 85, de 10 a 13.

Según contó la frentista, el servicio eléctrico regresó recién ayer cerca de las 16.30, mientras que en las horas que permaneció a oscuras, dijo, le tocó a ella socorrer a una parte del vecindario que, además de la interrupción en la luz, sufrió el corte en el suministro de agua: “La gente que vive en frente venía a casa a buscar agua”, narró.

A pocas cuadras de la casa de Ana, desde 12 y 85, otra vecina describió un escenario de “plena oscuridad” y que su único deseo era que volviera la luz “antes de que esto se complique aún más”.

“Acá viven personas con discapacidad y nadie da una solución. En algunos comercios ya tiraron mercadería. No sé qué están esperando para restituir el servicio”, protestó Lucía Álvarez, de 86, entre 9 y 10.

El domingo también se colmó de quejas provenientes de calle 11, entre 66 y 67, donde, tal como refirieron vecinos, uno de los más de 200 árboles y ramas derribados el viernes por ráfagas de hasta 100 km/h cayó sobre el tendido eléctrico que lleva energía a esa zona. “Recién, después de más de un día de reclamos por parte de todo el edificio y sin recibir ninguna respuesta, llegó una cuadrilla de Edelap, pero seguimos sin luz y no sabemos cuánto tiempo más continuaremos sin agua, porque la bomba no funciona”, decía hacia las 16 de ayer la vecina Paula Fernández, cuya mayor preocupación era por la gente mayor que comparte edificio con ella.

Desde la misma cuadra, otro frentista rescató que una cuadrilla de la distribuidora eléctrica “vino, trozó el tronco y acomodó todo. Pero todavía estamos sin servicio en prácticamente toda la manzana”.

Cerca de allí, un usuario que se identificó como Gustavo expresó con notable indignación: “Estamos realmente desesperados, es una vergüenza. Nunca nos dieron bolilla desde Edelap, sólo nos dijeron que tienen una falla. Es el tercer día consecutivo sin luz”.

La desazón también se apoderaba de quienes habitan en Villa Elvira. Particularmente, desde 116, entre 77 y 78, un usuario que responde al nombre de Walter contabilizó los reclamos que desde el viernes dirigió a Edelap: “Ocho. Y seguimos sin luz. Ya no sabemos a quién recurrir”, lamentó, mientras agregó sobre el diagnóstico de la falla: “Nos dicen que una fase del tendido de esta cuadra está sin servicio; lo saben, pero no lo arreglan. Llamamos y llamamos, pero los operadores no responden”, completó visiblemente molesto.

El comunicado de Edelap

Como se informó, el último viernes de noviembre, a las 15.30, se desató en la Ciudad un temporal de lluvia y viento que no duró más que un cuarto de hora. En ese lapso, en los que cayeron 20 milímetros de agua que anegaron algunas zonas, el mayor protagonismo se lo llevaron las ráfagas de hasta 100 km/h que derribaron más de 200 árboles y ramas. Muchos de ellos cayeron sobre los cables eléctricos, mientras que también los postes de luz se vieron afectados por la fuerza del vendaval. ¿El saldo? Amplios sectores sin luz donde, en algunos casos, vieron extender su penuria hasta ayer.

Frente a la incertidumbre vecinal, este diario se comunicó con voceros de Edelap, quienes detallaron que, pese a los reclamos “puntuales”, el servicio “entró en régimen de operación normal en la madrugada del domingo”. Indicaron que esto fue posible “gracias al trabajo ininterrumpido de los 250 trabajadores que formaron parte del operativo organizado”, lo que permitió “resolver con éxito los daños provocados por la fuerte tormenta del viernes por la tarde”.

A renglón seguido, desde la empresa puntualizaron que “se continuó trabajando durante el día de hoy [por ayer] en la atención de casos puntuales que, tras haber recuperado el suministro en su sector, presentaron un daño en su conexión particular”.

Desde la compañía se recordó que “ante problemas técnicos los usuarios pueden ingresar una solicitud de servicio técnico a través de la Oficina Virtual ingresando en http://edelap.com.ar o de la Aplicación Móvil de Edelap”.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla