Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Los murales con mosaico ganan terreno con sus colores y formas en la Ciudad

La técnica minuciosa que permite trabajar en forma comunitaria a los artistas vuelve a tomar impulso y, de a poco, se acerca a la época dorada, cuando La Plata fue referente en Latinoamérica

Los murales con mosaico ganan terreno con sus colores y formas en la Ciudad

Lorena faiad en la terraza de los gatos, en el hospital san juan de dios / gonzalo mainoldi

Gustavo Papa

Por: Gustavo Papa
gustavopapa@eldia.com

2 de Diciembre de 2019 | 02:35
Edición impresa

Perpetuo, comunitario, terapéutico. Tres conceptos que bien pueden relacionarse a los murales realizados con la técnica del mosaico. Distintos artistas le dieron vida a paredes de hospitales, escuelas, espacios públicos, con distintos trabajos colectivos e individuales que sobreviven al vandalismo. Hay decenas de opciones para mirar y disfrutar en la Ciudad con propuestas de este arte milenario que desde 2010 no para de resurgir e instala a La Plata entre las principales ciudades del país.

Lorena Faiad se ha transformado en una referente de este arte que combina creatividad con la necesaria coordinación que exige montar una obra con volumen y conforme un espacio visual impactante para captar la mirada de quienes se cruzan con estos trabajos.

Los artistas explican que el mosaico es una técnica pictórica elaborada con pequeñas piezas de piedra, cerámica o vidrio de diversas formas y colores, llamadas teselas, unidas mediante un aglomerante para formar composiciones decorativas geométricas, figurativas o abstractas.

“Se trata de una técnica acuñada en el siglo 5 a.C. y revalorizada por Antonio Gaudí en el siglo 20. En ambos casos con propósitos distintos. Hace 20 años que en Argentina y Latinoamérica esta técnica minuciosa de pegar pequeños trozos de diversos materiales crece para la delicia de los que con asombro descubren mosaico en obras tan complejas como un retrato u otra tan reconocida como “Las meninas” de Velazquez. Tan dúctil es la técnica que puede hacerse en pequeño formato (micro mosaico) o en gran escala como el que se puede ver en la República de los Niños, en Gonnet. Con materiales muy valiosos como el smalti ó simplemente con ladrillo de obra”, describe Faiad, al señalar la flexibilidad que tiene esta técnica.

La artista y docente agrega que “los murales están en lugares donde es necesario embellecer el entorno y donde hay mucho flujo de público”.

Faiad tiene murales propios y otros en los que coordinó un amplio número de artistas para darle forma a cada figura planteada. Los hospitales San Martín, San Juan de Dios y Larraín (de Berisso) tienen trabajos de su autoría; también el sanatorio Argentino, la Escuela 38 de Lisandro Olmos; la República de los Niños. Todos se colmaron de formas y colores destinadas a la contemplación perpetua.

“La técnica del mosaico es un pasaje a la eternidad”

Daniela Castagnasso Arquitecta y artista plástica

“De los años 50 a los 70, La Plata tuvo un lugar de privilegio en Latinoamérica ”

Gastón Cortés Investigador y docente

“Con el mosaico pude desplegar una impronta y poética personal, en los años que trabajé con esta técnica”

Domingo Alagia Artista plástico

Domingo Alagia es otro artista platense que puso su sello con murales con técnicas en mosaico en la Ciudad. Los carteles de bienvenida de City Bell y Los Hornos tienen su marca, como así también los refugios para esperar el colectivo de Ringuelet y Gonnet, en un proyecto que arrancó con un puñado de garitas pero alcanzó para dejar sus huellas.

El de City Bell tiene un ADN comunitario. Se realizó para los 100 años de esa localidad. El trabajo fue pedido por autoridades municipales en 2014. “Se reemplazó el viejo cartel que auspiciaba una gaseosa. La idea fue reincorporar el cartel, pero hacerlo entre varias instituciones. Fue plasmado el proyecto sobre un bastidor de chapa, pegado con materiales que resistieran el clima, en siete módulos. Interactuaron todos los colegios de la localidad, hogares de ancianos, entidades de bien público y acción social. Algo similar se hizo en Los Hornos. En ambos casos hubo mucha participación social”.

Rescata el artista, egresado de la Universidad Nacional de La Plata, que el trabajo en mosaico es menos vandalizado, porque entre otras cosas, puede ser lavado con cierta facilidad. Además, la gente lo incorpora como propio, como una obra de arte consagrada y lo respeta mucho más que cualquier mural hecho con otra técnica. Tiene esa magia”.

También Alagia resalta que “depende del material que se utilice, puede ser muy costoso. Por ejemplo, es casi una reliquia trabajar con azulejos. Hay que ir a casas de remate y te piden cualquier cosa”.

El artista -que hizo en 2008 su primer trabajo con esta técnica en las torres de Villa Elisa, de Arana y calle 2- se dedicó a esta técnica durante diez años, “tiempo en el que pude desarrollar una estética y poética personal. Empecé a trabajar con el mosaico cuando fui convocado por una empresa privada del rubro de la construcción, en el área de marketing con acción social, usando materiales de la compañía para reciclar”.

Daniela Castagnasso, por su parte, se sumó al arte del mosaico desde la arquitectura. “Hice todo el camino del buen alumno. Empecé a tomar clases y ahora soy coordinadora de distintos murales. Participé en tres proyectos grandes: dos del San Juan de dios y el tercero es el de la República de los Niños.

“Antes pintaba como hobby. Pero el mosaico me gustó más porque es una técnica que permite trabajar en volumetría. Y se parece a la realidad con la que trabajo cotidianamente en la arquitectura, donde también hay que tener en cuenta el espacio”.

“Esta técnica es un pasaje a la eternidad. Está en las antípodas del arte efímero. Es muy versátil y eso lo hace fabuloso.

El mural del predio de Gonnet, ubicado en los talleres de la República de los Niños, es una reinterpretación de la obra “Mundo Kandinsky”. Advierte Castagnasso que “si bien el mural puede ser un trabajo comunitario, hay que tener en claro el rol que cumple cada uno a la hora de armar un mural. Se debe cumplir un papel determinado, dentro del grupo y son días intensos, pero muy terapéuticos”.

En relación a los costos, la arquitecta apela “al ingenio y a la creatividad para buscar los insumos, porque hay distintos materiales: azulejo convencional, el vidrio, las gemas, el vidrio templado, vitrofusión, el hierro, el espejo, las venecitas. En estos tiempos es vital apelar a la creatividad” y añade: “La Plata se está posicionando a nivel nacional, se está conociendo mucho más y hay un extenso camino por recorrer”.

Hasta el año 2000 la mayoría de las obras se realizaron dentro de edificios públicos o en predios cerrados, desde 2010, aproximadamente, ganaron la calle en espacios públicos y le dieron color perpetuo a numerosas paredes de la Ciudad.

Apuntan los artistas que en 2014 el mural “Las tejedoras” emplazado en el Centro Cultural Islas Malvinas fue, de alguna forma, puntapié de una serie de murales que se han convertido en íconos del arte musivo en la Ciudad. Ese año también se hizo “Ceibo, flor nacional” mosaico mural instalado en la escuela Primaria Nº 38 de Lisandro Olmos; “Sagrada Familia” instalado en el Salón de Actos del Colegio María de Luján Sierra de Villa Elvira La Plata; en2015, “Cactus y siete colores” en Casa del niño Abriendo Caminos del Barrio Savoia City Bell. En el mismo año se instaló en la sala de espera de pediatría del Hospital Larraín de Berisso , el mural “Aves argentinas”. En 2016 se puso en valor la Terraza del Hospital San Juan de Dios, recuperando un espacio exterior con un mosaico mural de 60 metros lineales titulado “ gato sin dueño” dedicado a la comunidad de medicina paliativa. La Fundación Sotrali ( refugio para víctimas de violencia ) recibió también un mural como aporte a la necesidad de visibilizar a las mujeres con violencia de género. Además se hizo un homenaje al doctor René Favaloro con un Mural instalado en el Hospital San Martín de La Plata, con el proyecto federal “Un mural de corazones para Favaloro”. En 2017 se llevó a cabo la obra “ Círculos virtuosos” y “Fonograma” ambos en el Hospital San Juan de Dios. Y el Sanatorio Argentino fue lienzo en blanco para instalar murales en mosaico , en 2018.

“El mosaico es menos vandalizado porque la gente lo incorpora como arte consagrado”

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia

Lorena faiad en la terraza de los gatos, en el hospital san juan de dios / gonzalo mainoldi

El imponente mural de 67 entre 8 y 9

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla