Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Desahogo tripero en el Bosque como broche de un año para el olvido

La gente explotó al final tras tanta angustia contenida. El Lobo jugó mal en el primer tiempo, pero reaccionó en el segundo para triunfar

Nicolás Nardini

Por: Nicolás Nardini
nnardini@eldia.com

9 de Diciembre de 2019 | 03:34
Edición impresa

Abrazos, lágrimas, sonrisas, saltos, gritos, desbordes emocionales. Un río de sensaciones recorrió las aguas del Bosque en una tarde sumamente especial para todos, protagonistas e hinchas, porque la coyuntura mens sana no resistía otra derrota, otro mazazo de los tantos (y tan dolorosos) que el pueblo tripero había soportado de manera estoica una y otra vez desde el comienzo de la Superliga. Ayer, por fin, Gimnasia cortó la peor racha de su historia en condición de local y consiguió un triunfo sumamente valioso, de esos que pueden inclinar la balanza al final de la ruta. No le sobró nada, comenzó muy mal y terminó bien, pero lo determinante para el equipo de Maradona era sumar de a tres para afrontar el receso con otras sensaciones y divisando un horizonte donde la salvación, aún difícil, asome al menos como realizable.

El fin de año albiazul es tormentoso a todo nivel. El equipo sigue en deuda y ayer empezó apenas a pagar parte de ella, pero le falta mucho más. Los promedios acechan y en ese contexto se viene una renovación total de autoridades con tres listas en la contienda. Así como resulta un ejercicios sano y saludable el juego democrático, no deja, empero, de llamar la atención la incapacidad general de la clase dirigente para producir consensos que resguarden el mayor tesoro del club, que es la institucionalidad. La falta de diálogo, las diferencias entre sectores o personales que parecen insalvables llevaron la situación a un acto eleccionario que es muestra de la disgregación del tejido social mens sana. Toda elección deja sus esquirlas. Será menester de todos (ganadores y perdedores del comicio del sábado entrante) que las mismas no conspiren contra el aciago presente deportivo, pues al flaquísimo promedio invitar -u obliga- a todos los sectores a tirar del carro en la misma dirección y con la misma energía, si la intención es que el primer equipo pueda mantenerse en la Superliga para la temporada venidera. La situación de Gimnasia, sobrellevando un Concurso Preventivo de Acreedores y con el equipo luchando por la permanencia, no soportaría un proceso post electoral destructivo ni más divisiones en el club. La sensación que se palpó en los jardines del estadio es que la mayoría de los socios lo entienden de la misma manera. Los representantes dirigenciales tendrán que recoger el guante para no tropezar otra vez con la misma piedra que minó la realidad del club tantas veces en los últimos procesos de recambio de conducción.

DE LA DESAZÓN AL ÉXTASIS

En el Bosque, además de empezar a respirarse el clima pre electoral, hubo un partido que se tomó como una verdadera final. El marco fue multitudinario, la arenga previa de Maradona fue a lo Maradona, pero los jugadores supieron jugarlo de esa manera recién en el segundo tiempo.

La primera etapa del Lob fue para el olvido. Nunca supo cómo tomar el protagonismo del partido y, encima, sufrió en el fondo ante un adversario que, con limitaciones y carencias, supo desnudar la endeblez del fondo tripero. De los cuatro de atrás, sólo el chico Melluso dio la talla en la etapa inicial. A espaldas de Caire y entre los zagueros centrales, los espacios eran una invitación para los de Santiago del Estero. Y fue así que llegó la primera emoción de la tarde, cuando la visita se adelantó en el marcador ante una pésima transición defensiva tripera que derivó en la conquista de Joao Rodríguez.

Si los nervios ya se habían apoderado de Gimnasia, la ventaja visitante directamente terminó por atar a los de Maradona. Alemán se vio afectado por su lesión -se nota que no está al cien por cien de lo que un hombre de su jerarquía puede dar- y sólo el ingreso del pibe Paradela oxigenó el juego tripero.

De todos modos, acabó el acto inicial con un nivel deslucido de los mens sana. Una falta de criterio y de actitud que generó la reacción popular desde las tribunas con el tradicional “movete”, impulsando al equipo a reaccionar. Pero ese punto de inflexión no iba a darse sino hasta la parte final, en la que sí el conjunto de Maradona pareció tomar consciencia de lo que estaba en juego en el Bosque.

PARADELA Y DIEZ MÁS

Frase mundialmente famosa en el decálogo maradoniano, ayer en la parte final Gimnasia fue Paradela y diez más. La frescursa, el desparpajo, la calidad individual y el desnivel en la aceleración gracias a su gran tranco hicieron de la actuación individual del joven valor tripero la llave de la ansiada victoria.

Paradela creó, Tijanovich luchó y Contín finalizó. En esta trilogía se cimentó el triunfo tripero. El “Uru” asistió al Tanque para la igualdad transitoria, el enganche realizó una genial acción para propiciar el desnivel del correntino y así, Gimnasia dio vuelta un partido que parecía, por cómo se había dado el primer capítulo, uno más en la fatídica serie de derrotas en fila que se venían sucediendo en el Bosque.

Se desahogó Maradona al borde del campo de juego y también los jugadores dentro del mismo. Pero por sobre todas las cosas se sacó una enorme mochila de encima el hincha albiazul, ese al que tan poco le habían brindado desde el verde césped pese a las muestras de respaldo y de paciencia golpe tras golpe. Se cortó la peor racha en condición de local en la historia de Gimnasia. La carga para los protagonistas eran muy pesada, pero el árbol no debe tapar el Bosque. El año deportivo albiazul fue errático por donde se lo mire. Ahora, apoyado en el triunfo, el club tendrá tiempo para barajar y dar de nuevo. Refuerzos y pretemporada, los ítems en que el Lobo no puede fallar.

 

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia

El festejo del segundo gol del Tanque Contín, para la victoria tripera en un partido crucial en el Bosque / Dolores Ripoll

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla