Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Tendencias de diseño

Muebles estilizados

Líneas simples, el uso mínimo de materiales y colores más bien neutros son algunas de las bases de lo que se viene para la casa

El asiento del sofá Gogan está ligeramente inclinado hacia atrás en su centro de gravedad, lo que aumenta la comodidad al sentarse

La mesa Fila, que se levanta sobre patas finísimas, es un marco con cuatro ángulos de aluminio

En la cama Friday Night el respaldo se dobla a mitad de camino

Suena un poco a queja cuando el francés Philippe Starck habla en el stand de Kartell de la feria de muebles más importante del mundo. “Soy un trabajador, soy honesto, ustedes lo saben”, dijo el diseñador estrella en el Salone del Mobile que se celebró en Milán entre el 9 y el 14 de abril. “Después de todos estos años veo mis cosas y también las que hacen otros, y tengo la extraña sensación de que es siempre lo mismo”, continuó. “A veces hacemos sillas negras, a veces rojas”.

Claro, se trata del show habitual en la presentación de algo especial. Pero Philippe Starck expresó así una impresión que bien puede obtenerse a partir de las últimas ferias del sector: ¿dónde está la verdadera novedad?

Y es que justo muchas de las sillas nuevas se ven como sillas en su forma más sencilla: sin extras visibles ni ningún añadido. Es más: en muchos muebles se está reduciendo el material a la menor cantidad posible.

Sofás, sillones y camas se elevan sobre patas delgadas, incluso muy delgadas. Las estanterías se componen de tablas finísimas. E incluso en los sofás, que se permiten alguna curvatura, muchas veces faltan los reposabrazos.

El diseñador japonés Naoto Fukusawa, que habitualmente busca la simplicidad en sus productos, redujo tanto la cintura del elegante lounge chair Land para Plank que uno se pregunta inevitablemente: ¿No falta algo?

Y lo mismo pasa con muchos otros productos, ante los que uno se pregunta a primera vista: ¿será cómodo? O incluso: ¿será estable? Las empresas responden a estas preguntas en sus presentaciones, porque justamente eso es lo nuevo: en sus muebles apuestan conscientemente por una “dieta radical”, pero ofrecen al mismo tiempo gran confort y practicidad.

El encanto es que lo minimalista se ve refinado y elegante. Y genera curiosidad en lo que a la implementación del diseño se refiere. Porque detrás de todo no se esconde sólo, por ejemplo, la construcción de una mesa en su forma más sencilla, es decir, una tabla y cuatro patas. Los procesos creativo y de fabricación son laboriosos. Y en algunos muebles hay más de lo que se ve a simple vista. Mucho más.

Por ejemplo, la delgadísima mesa Fila que creó Konstantin Grcic para Plank, que se levanta sobre patas finísimas, es un marco con cuatro ángulos de aluminio. Conectan las patas y los travesaños entre sí, con lo que generan estabilidad. Para que eso no llame la atención y los elementos en principio parezcan no tener uniones, los conectores de ángulos están meticulosamente fresados en vez de fundidos.

La diseñadora estrella española Patricia Urquiola jugó para Moroso con estructuras pétreas que se pueden apilar con cuidadoso equilibrio. Cuando se produce un balance entre elementos desiguales, formas que habitualmente se ven potentes parecen ser bien ligeras, explicó la empresa. Así surgió el sofá Gogan, que en color gris recuerda a una escultura de piedra. Dado que la superficie de asiento está ligeramente inclinada hacia atrás en su centro de gravedad, aumenta la comodidad al sentarse, según la empresa.

En la cama llamada Friday Night de la marca Zeitraum el dúo de diseñadores Formstelle recurrió a otro truco: el respaldo se dobla a mitad de camino y por debajo se convierte en las delgadas patas traseras de la cama. Eso adelgaza el lado ópticamente. Además, las patas traseras están algo corridas hacia atrás, con lo que la cama, según el punto de vista, puede parecer que está levitando.

También detrás de la actuación de Philippe Starck en el stand del fabricante italiano Kartell hay un desarrollo de producto estilizado. Para ello incluso abandonó su papel de diseñador. Por iniciativa suya, se le dio a una inteligencia artificial el encargo de crear una silla con el menor material posible. Pero al mismo tiempo se buscó que fuera cómoda, estable y sólida y cumpliera con ciertas condiciones estéticas. Para ello Kartell se asoció con Autodesk, una empresa estadounidense de software 3D.

“A.I.” es el resultado: una silla que sólo tiene dos patas delanteras rectas. Por detrás, las patas inclinadas suben hasta el respaldo. Kartell asegura que se trata del “primer objeto de diseño concebido por inteligencia artificial”.

(DPA)

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...