Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Más de medio millar de personas coronaron esta temporada la montaña más alta del mundo

Ya son siete los alpinistas muertos por el congestionamiento en la cima del Everest

La proliferación de permisos de ascenso y las escasas ventanas meteorológicas para hacer cumbre se volvieron una trampa mortal

mas de 200 alpinistas alcanzaron la cumbre del everest el miércoles pasado/ AFP

Los insólitos congestionamientos que se vienen registrando en el Everest costaron ya la vida de siete alpinistas en la cumbre de la montaña más alta del mundo en lo que va de esta temporada de ascensos.

Desde fines del mes pasado, cuando las condiciones meteorológicas menos extremas convocan a escaladores del todo el mundo en el Everest, la concentración de personas que intentan hacer cumbre se ha convertido en una trampa mortal.

Los atascos, registrados en sorprendentes imágenes que han dado la vuelta al mundo, se produjeron en una sector de la montaña ubicado a los 8.400 metros de altura (unos 450 por debajo de la cima) que se conoce como “la zona de la muerte” por las condiciones extremas de supervivencia que deben enfrentarse allí. El escaso oxigeno que hay a esta altura en la atmósfera obliga a los alpinistas a recurrir a botellas de oxígeno para llegar a la cima contrareloj.

“Permanecer mucho tiempo en la zona de la muerte, aumenta los riesgos de congelación, de sufrir mal de las alturas o incluso de muerte”, explicó Ang Tsering Sherpa, ex presidente de la Asociación de Alpinistas de Nepal.

Fue precisamente allí donde dos indios y un nepalés perdieron sus vidas en las últimas horas. Se trató de la india Kalpana Das, de 52 años, que llegó a la cima pero murió el jueves por la tarde cuando bajaba; su compatriota Nihal Bagwan, de 27 años, quien quedó bloqueado en el embotellamiento durante más de 12 horas y murió también al descender; y Dhurba Bista, un guía de Nepal que falleció mientras conducía a sus clientes a la cumbre, según reconoció su empleadora, la firma Himalayan Ecstasy Treks. En tanto un cuarto escalador austriáco, que tenía 65 años, murió en la ruta tibetana, menos transitada que la nepalí.

Este año Nepal concedió para la temporada de primavera un récord de 381 permisos de escalada, a un precio de 11 mil dólares por persona. Dado que cada titular de un permiso va acompañado de un guía, se calcula que unas 750 personas coincidieron en las rutas de ascenso en las últimas semanas.

Pero según los expertos los congestionamientos se debieron tanto a la proliferación de permisos de escalada como al reducido número de ventanas meteorológicas adecuadas para llegar a la cima. Esto llevó por ejemplo a que unas 200 personas hicieran cumbre el miércoles pasado, cuando el atasco casi le costó la vida a un escalador cordobés. (Ver aparte)

Durante la misma semana, otros dos alpinistas indios y un estadunidense murieron en el Everest. Y otro montañista irlandés falleció presuntamente tras haberse resbalado y caído en una zona situada a 8.300 metros de altura, aunque su cuerpo no ha sido hallado aún.

La cima del Everest fue alcanzada por primera vez en 1953 por el neozelandés Edmund Hillary y el nepalés Tenzing Norgay.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla