Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Enfoque

Volver al Maracaná, pero con otro final

lionel andrés messi

Nicolás Nardini

nnardini@eldia.com

La vida y el fútbol pondrán a Lionel Messi ante la oportunidad de regresar al mayor templo del fútbol, cinco años después, para buscar alzar un preciado trofeo que al astro rosarino se le viene negando con la camiseta de la Selección Mayor. El camino no será fácil y para ello, la Argentina tendrá que hacer lo suyo para llegar hasta el partido decisivo, una empresa nada sencilla, aunque no imposible.

A no confundirse, una hipotética consagración en la Copa América que acaba de ponerse en marcha, no mitigará, en absoluto, el dolor de aquella tarde-noche del 13 de julio de 2014 cuando la Selección cayó ante Alemania y se esfumó el sueño de lograr la tercera estrella mundial. Ese equipo merecía ser campeón. Por esas cosas del fútbol, la desazón se consumó justo después del mejor despliegue futbolístico de la albiceleste en todo el certamen. El volumen de juego y el cúmulo de ocasiones de gol que los de Sabella consiguieron en el choque ante los teutenos merecían un correlato en el resultado. La pizca de suerte -necesaria en el fútbol por intangible que sea el concepto- no estuvo del lado argentino y las lágrimas fueron de tristeza y no de emoción.

Dicho esto, no es menor lo que el destino le tiene reservado a la Pulga. El “10” se encuentra ante la oportunidad de soñar con su primer trofeo en la Mayor, cinco años después, en la misma ciudad y en el mismo escenario. Será con otro entrenador y (casi) todos nuevos compañeros. Con algo menos de explosión física, pero con el mismo talento y bastante más sabiduría para manejar los tiempos y los espacios de este deporte donde todos los días puede aprenderse algo nuevo, por más que muchos crean -equivocadamente- que ya está todo inventado.

El peso específico de una Copa nada tiene que ver con la otra. El tiempo no volverá atrás. El grito ensordecer de los miles de brasileños que hincharon furiosamente por Alemania -pese a la humillación deportiva que pocos días antes les habían propinado- ante el temor de la consagración, en su casa y en su Mundial, de su tradicional rival, seguirá causando la misma desilusión. La sensación de que la máxima conquista se negó por centímetros no se disipará.

Así y todo, ninguno como Messi merece encontrarse una vez más ante la chance de una consagración grande con los colores de su país. Ese dolor atragantado por las tres finales perdidas al hilo, podría salir de esa garganta y justo en el mismo césped donde se consumó la derrota que más daño le causó en toda su carrera.Un título no modificará -al menos para quien suscribe- el significado del apellido Messi para el fútbol mundial y para nuestra Selección. Es un hombre que ha pulverizado cuanta marca le han puesto por delante y que tornó cotidiano el alcance de registros completamente anormales para cualquiera de sus colegas. Pero una vuelta olímpica podría, por fin, minimizar las voces críticas de los que se toman de uno de sus pocos puntos flacos para, desde allí, construir un perfil negativo de sus virtudes con la albiceleste, con argumentos tan sólidos como que “no se sabe la letra del Himno Nacional”. Que la pelotita pegue en el palo y salga, ha sido disparador de las más crueles y soeces críticas a un tipo que lleva más horas de vuelo que cualquiera de sus detractores para jugar por su país, tras desechar la comodidad de hacerlo por España a la vuelta de su domicilio real desde los 13 años. Así es el fútbol. Quizás, si el equipo da la talla, el pibe (hoy hombre) rosarino se encuentre con el final que se le negó en 2014.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla