Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Un círculo virtuoso se ha puesto en marcha a favor del Gobierno

Un círculo virtuoso se ha puesto en marcha a favor del Gobierno

Por NORBERTO SOSA

@ArgNesosa

Dos eventos recientes han puesto en funcionamiento un proceso que el mercado ha dado en llamar el círculo virtuoso a favor del gobierno. Sin dudas, cuando hacia fines de abril el FMI autorizó al Banco Central (BCRA) a vender los dólares que fueran necesarios dentro de lo que previamente se consideraba la zona de no intervención (ZNI), se instaló la percepción que al menos temporalmente se había detenido el deterioro de la paridad del peso argentino frente al dólar estadounidense. La realidad es que durante todo mayo el tipo de cambio se mantuvo extremadamente estable describiendo un comportamiento lateral. En términos del mercado mayorista, prácticamente se mantuvo en $/USD 45.

El segundo evento es el que se ha conocido como el efecto Pichetto. Crease o no, como consecuencia del anuncio de la elección de Miguel Ángel Pichetto como compañero de fórmula de Mauricio Macri, el dólar mayorista bajó en sólo un día a $/USD 43,50 y desde aquel momento ha continuado disminuyendo en forma gradual hasta que alcanzó un nivel de $/USD 41,50.

A esta altura de los acontecimientos es difícil dudar que la estabilidad cambiaria no haya generado un efecto positivo en la intención de voto a Mauricio Macri en vistas a las PASO. Podemos intercambiar ideas acerca de cuál es el orden de prioridad de las variables involucradas, pero el resultado es indiscutible. En ese sentido, la estabilidad cambiaria ha ayudado a morigerar las expectativas de inflación y le ha permitido al BCRA comenzar un proceso de baja en su tasa de interés de intervención monetaria, que si bien sigue siendo muy alta en términos internacionales, al menos comienza a instalar la sensación que la política monetaria es exitosa como mecanismo de estabilización, luego del susto que se generó a mediados de febrero cuando se dio a conocer la inflación de enero.

Otro aspecto que también es difícil poner en duda es que la recuperación de intención de voto del oficialismo y la percepción actual de paridad, frente a un escenario de derrota que se había instalado dos meses atrás, ha generado una reducción en el riesgo país. Hace menos de dos meses, el riesgo país medido a través del indicador EMBI que elabora JPMorgan había pasado los mil puntos y en las últimas semanas se redujo más de 200 puntos.

La idea de círculo virtuoso se sustenta en el fenómeno que al mejorar todas las variables mencionadas, se retroalimenta la estabilidad cambiaria y a su vez se fortalece el comportamiento de todas las variables que forman parte del círculo.

Si bien la estabilidad cambiaria ha sido la protagonista principal de esta historia, el gobierno ha implementado una serie de medidas que han ayudado a revertir, o al menos mitigar, el clima recesivo que se había instalado. En ese sentido, han colaborado los esquemas de cuotas con tasas de interés más bajas, las promociones de autos y motos, los préstamos desde ANSES, la postergación de aumentos de tarifas y toda la ayuda del FONDEP para lograr financiamiento a pymes con tasas algo más tolerables.

Un capítulo aparte para nada despreciable es el contexto de liquidez internacional. Luego de un 2018 en el cual se instaló la dureza monetaria, la desaceleración del crecimiento económico global llevó a los bancos centrales de los principales países del mundo a adoptar políticas monetarias expansivas. La semana pasada, en su presentación semestral ante el Congreso, el titular de la Reserva Federal de EE.UU. dejó la sensación que la autoridad monetaria se alista para bajar un cuarto de punto su tasa de interés de referencia de la política monetaria en la reunión del Comité de Mercado Abierto que tendrá lugar 30 y 31 de este mes.

El círculo virtuoso parece consolidarse durante los primeros días de julio. La baja de riesgo y el contexto de liquidez internacional les han permitido por primera vez en el año a varias compañías lograr financiamiento en los mercados internacionales. YPF reabrió los mercados con un bono por USD 500 MM, luego Panamerican Energy logró financiamiento internacional y Pampa Energía logró emitir deuda a 10 años, recibiendo una oferta 4 veces superior a lo demandado. Si bien las tasas aún son altas en términos internacionales, consolidan un cambio de clima.

Mirando hacia adelante, obviamente todas las miradas están puestas en las encuestas de las PASO. La diferencia de 5 puntos a favor de Frente de Todos que se vislumbraba hace un mes parece disminuir y alienta una recuperación adicional en el precio de los activos financieros y una disminución del riesgo país.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla