Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Uno de los sitios más transitados de la ciudad

Las veredas del Pasaje y una carrera de aventura: la obra casi no deja lugar al paso peatonal

Apenas queda espacio para caminar y hay tramos en que la gente se tiene que bajar a la calzada en 7. Estarán despejadas en octubre

entre el cerco de obra y la garita no hay lugar para los peatones y la gente baja a la calzada en 7 / s.c

haciendo equilibro entre el árbol, el cerco y la vereda rota/ s.c

Hace tiempo que caminar por la Ciudad ha dejado de ser una actividad agradable. Ya sea por el estado de las veredas o por los obstáculos que se deben sortear, el andar de los transeúntes se tornado cada vez más incómodo. Y por estos días ni siquiera se salva una de las manzanas más transitadas de La Plata, en torno al Pasaje Dardo Rocha, donde la incomodidad directamente ha dejado paso al riesgo.

Es que por las obras que se están ejecutando para recuperar el emblemático edificio de 7 y 50, apenas queda lugar para el paso peatonal y hay tramos en que incluso los transeúntes deben bajar a la calzada en plena avenida 7 para poder seguir su camino.

En 7 entre 49 y 50, casi a mitad de cuadra, hay una garita que suele estar llena de usuarios esperando el micro. Como no hay lugar, porque el cerco de obra ocupa casi toda la vereda, la gente tiene que bajar a la calzada para seguir su marcha, lo que implica un riesgo porque pasan colectivos permanentemente.

Encima del estrecho espacio, la acera presenta múltiples roturas y baldosas faltantes, por lo que son habituales los tropezones. “Yo me arreglo, pero para los adultos mayores y los discapacitados es casi imposible pasar”, denunció Martín Méndez, estudiante de Derecho que habitualmente circula por ese sector.

La cuadra de 49 entre 6 y 7 no está mucho mejor: el paso suele verse bloqueado -además de por el cerco de obra- por la gente que espera el micro universitario. También es común que se acumulen bolsas de residuos “que deben sacar desde el Pasaje y ocupan lo poco que queda de vereda”, comentó el estudiante.

La ordenanza 10.681 establece en su artículo 110, el Código de Edificación Local, que “para garantizar la traslación segura de peatones con o sin dificultades motoras, mayores de edad, no videntes o quienes deban transitar con coches de bebés, toda obra en ejecución contará con una vereda de paso de 1,20 metros de ancho libre, entre la valla provisoria y el límite entre la acera y la calzada”. Aún más, “cuando las obras en construcción impidan el uso de la acera por los transeúntes, ésta será reemplazada por pasarelas resueltas con materiales seguros, firmes y duraderos”.

Sobre estos reclamos, desde la Municipalidad de La Plata se comunicó que “teniendo en cuenta los inconvenientes provocados, la zona de tareas ha sido señalizada debidamente con carteles a fin de informar sobre las obras a la ciudadanía”.

Asimismo, autoridades comunales remarcaron que “no se ejecutaron las cuatro veredas en simultáneo con el objetivo de evitar inconvenientes con los transeúntes”, al tiempo que remarcaron: “Estamos trabajando para finalizarla en el plazo estipulado”. Se detalló que las veredas nuevas de la calle 50 y de la avenida 7 estarán despejadas para su correcta circulación en la primera semana de octubre, una vez que se inaugure la primera parte de la obra del centro cultural.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla