Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Una adolescente de 15 años asesinada a mazazos

Sin límite en todo el país, la violencia femicida dio otro golpe en la Región

La aparición del cadáver de Navila Garay en Chascomús sumó el cuarto caso en 2 días en el país. La estadística indica que una mujer fue asesinada por cuestiones de género cada 20 horas entre el 1/7 y el 15/9

Piedras, golpes y gas lacrimógeno, frente a la comisaría en la protesta vecinal / julio giribaldi

La adolescente desapareció tras dirigirse a la casa de Garay / Facebook

El hallazgo en Chascomús del cadáver de Navila Garay, la adolescente de 15 años q ue estaba desaparecida desde el 10 de septiembre pasado, generó una fuerte conmoción en esa comunidad, donde ayer se registraron muestras de horror por la violencia femicida y a la vez se desarrollaron protestas contra el accionar policial.

Uno de los puntos de mayor tensión fue la sede de la comisaría local, donde decenas de personas descargaron furia, arrojando objetos sobre puertas y ventanas. Efectivos de la Bonaerense repelieron la manifestación lanzando gases.

El cuerpo de Navila fue hallado estaba enterrado en el patio de una casa de fin de semana a la que tenía acceso el sospechoso del crimen: un jardinero conocido de la víctima, con una relación de parentesco familiar informaron fuentes del caso.

Mazazos en la cabeza

Según los primeros resultados de la autopsia, la chica fue asesinada de al menos 17 mazazos en la cabeza y el rostro que le provocaron múltiples fracturas de cráneo, no presentaba signos de abuso sexual -aunque se ordenaron estudios complementarios-. La data de muerte indica cinco días, lo que coincide con la fecha de la desaparición.

El cuerpo de Navila fue encontrado el domingo en una quinta ubicada en la calle Mercedes 707, donde el imputado, Néstor Garay (56) trabaja como parquista y jardinero.

La fiscal a cargo de la investigación, Daniela Bertoletti, admitió ayer en C5N que si bien aún no estableció el móvil del crimen, cree que debe haber ocurrido entre ellos “una discusión o algo que motivara una reacción violenta”.

Garay se negó a declarar y seguirá detenido, acusado del delito de “femicidio”, el cual contempla la pena de prisión perpetua.

Según Bertoletti, entre víctima e imputado había “una relación frecuente” que quedó constatada en el análisis de sus teléfonos secuestrados, y que tenían el mismo apellido porque la mamá de Navila “es prima lejana de este señor”.

Si bien la fiscal explicó que en base a la autopsia se determinó que no existió abuso sexual, algunas declaraciones testimoniales incorporadas al expediente señalan que “podría haber habido una relación sexual esporádica entre este hombre y la víctima. Otros transmiten que éstas podrían haber sido a cambio de dinero. En ambos casos se trata de un delito porque la víctima era menor de edad”.

Débora, la madre de la víctima, afirmó a la prensa que el sospechoso detenido “la acosaba y la llamaba por teléfono continuamente” a su hija y lo calificó a Garay como “un abusador, una basura y un pedófilo”.

Durante la marcha que derivó en incidentes en la comisaría, la mujer se quejó de que la Policía no le informara sobre la muerte mientras la familia la buscaba. Además, dijo que sospecha que hubo “otras personas involucradas” en el crimen.

La vivienda donde apareció la víctima se utiliza como casa de fin de semana una familia de Berazategui.

La dueña contó a la Policía que el miércoles pasado, Garay le pidió permiso para “enterrar un perro” en el predio.

“Cuando la señora viene a Chascomús, advierte que el lugar era demasiado grande para enterrar el perrito y al mismo tiempo toma conocimiento de la desaparición de Navila, entonces se presenta en la comisaría y comenta esto que le llamó la atención”, contó Bertoletti.

Con esa información, la Policía y personal de la fiscalía penal (UFI Nº 9) de Chascomús realizaron un allanamiento en la quinta. Al excavar en un sitio de tierra removida hallaron el cuerpo de la joven.

Bertoletti detalló que el pozo donde se encontró el cadáver tenía unos “60 centímetros de profundidad” y estaba “tapado con escombros, rama y tierra”.

“Creo que esta persona tenía intenciones de regresar al lugar y fue sorprendida por la circunstancia de que llegaron los dueños de casa antes”, dijo la fiscal.

Para Bertoletti, la misma casa quinta donde fue enterrado el cadáver “sería el lugar del hecho” y en particular señaló un “galponcito que está en el fondo” y era el único sitio de la propiedad donde el jardinero tenía acceso para guardar herramientas.

La fiscal confirmó que como posibles armas homicidas se secuestraron allí una maza y palos con presunto tejido hemático.

“No creo que haya sido una intención de abuso, sí algo que hizo explotar en ese momento la situación”, conjeturó la fiscal, quien agregó que, antes de ser detenido, Garay declaró como testigo que Navila lo había ido a extorsionar.

“Él en su primera declaración manifiesta que ella fue a pedirle dinero. Comenta que ella lo estaba extorsionando con que, si no le daba dinero, lo iba a denunciar por abuso sexual”, señaló la fiscal, que indagará a Garay por el delito de homicidio.

“Había relación frecuente, ella iba a la casa. Iba a cenar y a bañarse a la casa, él le mandaba un remís y ella iba”, confirmó la fiscal.

Según testimonios recogidos por los pesquisas, el último día que Navila fue vista con vida fue el martes 10 de este mes, entre las 18 y las 18.30, cuando tomó un remís hasta la casa de Garay.

La fiscal presume que luego el imputado “engañó” o llevó “por la fuerza” a la joven hasta la casa quinta, donde se cometió el crimen.

La denuncia por la desaparición de Navila fue presentada por la familia el miércoles por la noche, es decir, al día siguiente de su desaparición, y Garay ya estaba bajo sospecha y sus dos posibles domicilios fueron allanadas, porque se sabía que la chica había ido hasta uno de ellos en remís.

Para Bertoletti, “hay prueba más que contundente” contra el acusado, ya que su casa “fue el último lugar donde se acreditó que estuvo” la víctima y donde su celular dejó de tener actividad”. El teléfono de la víctima, aún no fue hallado.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla