Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Sin certezas sobre la vuelta a clases, el Gobierno ya piensa en un ciclo “compartido” con 2021

Lo deslizó el titular de Educación, Nicolás Trotta, al expresar la “dificultad” para completar el programa educativo durante este año

31 de Marzo de 2020 | 04:03
Edición impresa

No habrá regreso a las aulas mañana. Y, en rigor, nadie sabe cuándo se concretará esa vuelta.

Pues, luego de que el presidente Alberto Fernández anunciara que el aislamiento social, preventivo y obligatorio para frenar la expansión del coronavirus se extenderá -al menos- hasta después de Semana Santa, más de 10 millones de estudiantes de todos los niveles deberán continuar en sus casas. Con tareas a distancia.

“No tenemos la certeza de cuándo vamos a volver físicamente a las aulas”, admitió en declaraciones a la prensa el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta. Esa incertidumbre, precisamente, “es la que complejiza parte del desafío de completar la agenda educativa”, algo que lleva al Gobierno a repensar los plazos del ciclo lectivo 2020.

Todo dependerá de la evolución de la pandemia y las recomendaciones sanitarias que, hasta ahora, el Gobierno sigue al pie de la letra. Una idea que podría sintetizarse de la siguiente manera: la salud, primero; todo lo demás, después. “Tenemos que saber que si esto [la emergencia sanitaria actual] se extiende un tiempo más va a ser difícil resolver [el ciclo lectivo] en su totalidad en 2020 y mucho de ese desafío estará en la agenda del 2021”, sostuvo Trotta.

Ya días atrás, el funcionario había admitido que “tendremos que encontrar la forma de recuperar los contenidos este año y a lo largo del 2021 con educación más focalizada e individual”.

Ayer, el ministro expuso en la primera reunión virtual de la comisión de Educación de la Cámara de Diputados, donde reiteró que “la escuela es irremplazable, así como son los maestros y las maestras”, pero “lo que hoy estamos priorizando es el cuidado de la salud aunque, obviamente, seguir aprendiendo y educando es fundamental”, aclaró. Por eso, reconoció la necesidad de apelar a sistemas tecnológicos “para darle continuidad al trabajo escolar”, intentando “acercar los maestros a los alumnos y a la familia”.

Mientras la vuelta a la escuela siga estando (preventivamente) vedada, el Gobierno trabajará en aceitar los mecanismos de educación a distancia: con plataformas virtuales o material impreso (en la Provincia se reparten 648.000 cuadernillos para los alumnos con problemas de acceso a Internet, los cuales incluyen actividades para los niveles inicial, primario y secundario), como así también contenidos que se transmiten por la TV Pública.

En este sentido, el titular de la cartera educativa anticipó que mañana se iniciarán “14 horas de televisión diaria con dos horas para distintos momentos de la vida escolar. Por ejemplo, de 9 a 11 habrá programas para sala de 4 y de 5 años. Ponemos la agenda educativa que cada niño necesita para darle la mayor continuidad posible”.

Sobre estas nuevas formas de educación virtual y doméstica que se precipitaron a partir de la pandemia, Trotta advirtió que el nivel primario es el que presenta los mayores desafíos. “La dificultad está en los primeros tramos de la educación primaria, ya sea porque muchos adultos no tienen estudio o porque no está el vínculo para acompañar a los chicos”, reconoció.

Frente a este escenario, el ministro hizo hincapié en la importancia de “escolarizar todos los días con una agenda de temas de trabajo, con los programas de TV, con los cuadernos, con los programas de radio y con el portal Seguimos Educando -de acceso gratuito a través de los celulares gracias al compromiso de tres compañías telefónicas- para ayudar a transitar la cuarentena en los hogares”.

Literalmente, la pandemia del COVID-19 puso al mundo patas para arriba. Truncó planes y proyectos. Y, entre sus consecuencias, obligó al confinamiento a más de 1.500 millones de niños y jóvenes que en todo el mundo vieron suspendidas sus clases, según estimaciones de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). En la Argentina, son más de 10 millones los alumnos que están en sus casas y unos 56 mil los establecimientos educativos cerrados.

No obstante en el país, las escuelas funcionan con una guardia mínima -de la están exceptuada la población de riesgo, embarazadas y quienes tienen a cargo a menores en edad escolar-, encargada de garantizar, entre otras cuestiones, la provisión de bolsones de comida. Pues, sólo en la Provincia, más de 1,6 millones de alumnos y alumnas dependen del Servicio Alimentario Escolar (SAE) para desayunar, merendar o almorzar.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla