Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
A la guerra de El Palihue, que ya tiene dos crímenes, se le sumó un chico baleado en la cabeza

Tiene 14 años y fue herido en 121 y 600, pero está fuera de peligro. Investigan si lo baleó el padre solo por estar en un grupo opuesto

A la guerra de El Palihue, que ya tiene dos crímenes, se le sumó un chico baleado en la cabeza

a media tarde, exhibición de armas, tiros y un robo en la zona de la plaza de El Palihue / Cap. de video

22 de Mayo de 2020 | 01:55
Edición impresa

“Se salvó porque la bala le rebotó en el cráneo. Solo sufrió una lesión en el cuero cabelludo”. Mucho antes de lo que podría imaginarse, un chico de 14 años volvió a caminar ayer por las calles de El Palihue, el enclave de Villa Elvira donde una disputa con aires de guerra entre bandas pudo cobrarse otra vida.

El balazo voló en la tarde del miércoles en plena vía pública a metros de la plaza del barrio, en 121 bis y 600. Al adolescente lo llevaron al Hospital San Martín y “así como llegó, dio media vuelta y se fue”. Prácticamente en minutos, investigadores de la Policía enmarcaron el caso en una larga lista de hechos de violencia, todos relacionados entre sí, que tuvieron dos picos máximos el 10 de mayo de 2019 y el 30 de marzo de este año: los asesinatos de Mauro Núñez (44) y Jorge Mujica (44), respectivamente.

Ambos eran vecinos del barrio y fueron señalados por la Justicia en causas donde se investigó el tráfico de drogas en la zona. Ambos fueron asesinados casi en el mismo lugar, la esquina de 122 y 99, a metros de la plaza donde anteayer balearon al chico. Ahí había un búnker que derribó la Policía.

En la investigación de ambos crímenes aparecen familiares y allegados a ambas víctimas como sospechosos: en un caso, de matar por el manejo de un mercado negro, en otro, por venganza.

Vereda opuesta

El cuadro se repite a diario y tiene bajo un régimen de terror al vecindario. Para muestra, otra sospecha que ayer corría entre vecinos y policías: que al chico felizmente fuera de riesgo lo atacó su propio padre en un arranque de violencia extrema desatado por el presunto enrolamiento de ambos en veredas opuestas.

Durante la tarde de ayer, otra vez tiros en la calle. Esta vez, según una investigación de la comisaría de Villa Ponsati dos menores de 16 y 17 años y un joven de 27 protagonizaron un ataque en la casa de una familiar de Núñez. Luego se fueron caminando por una de las calles linderas a la plaza. Iban animados, sonrientes y mostrando sus armas, según muestra un video que forma parte de la pesquisa.

Según la Policía, segundos antes, uno del grupo disparó en la esquina de 121 y 600, a metros de la vivienda donde se registró un ataque en el que también fueron robados algunos objetos. Con sentido de previsión, la dueña de casa había huido, se indicó.

Mauro Núñez recibió un tiro en el pecho. Por el crimen quedó señalado un menor de 15 años, familiar de Mujica, a quien entregó su propia madre.

Entonces, el chico era inimputable de delitos. Ahora, tiene 16 y está moviéndose por su barrio.

Por el asesinato de Mujica no hay detenciones. La Policía mantiene en reserva los datos pero se dejó entrever que está cerca de un grupo “heredero” de la influencia de Núñez en la zona.

Este último apellido había cobrado notoriedad en agosto de 2018 al difundirse un video en el que se veía a un hombre bailar al ritmo del trap, bajo una lluvia de billetes, en una especie de éxtasis asociado a la bonanza del dinero.

Eso ocurrió diez días después de que cayera preso -tras un impactante operativo en 121 y 99- un presunto narco apodado “Jefe Pincho”.

Los policías entraron a la casa bajo una intensa pedrada, que fue adjudicada a vecinos y “soldaditos”.

Noches de tiros

En medio de los tiros, las muertes y los heridos, el vecindario. “Todas las noches se oyen tiros, hasta de ametralladora. Es una guerra entre dos banditas y todo pasa por la droga”, le contó ayer a este diario un vecino.

El narco menudeo y los robos invaden todo en una zona en la que también se imponen las carencias socioeconómicas. En este contexto, en la misma plaza de los tiros y los crímenes, también hay un registro de solidaridad. Un grupo de jóvenes que recorre zonas carenciadas preparando de comer para los vecinos, este sábado al mediodía planea armar una “olla popular”.

Las fuentes del barrio que aceptaron hablar con EL DIA coincidieron en marcar el temor por su seguridad. Todo recrudeció hace un poco más de un mes, con el asesinato de Jorge Mujica.

A tal punto llegan los enfrentamientos que vecinos del lugar juran haber oído disparos de metralletas.

Las historias que se cuentan hablan siempre de menores de edad liderados por mayores.

“Acá siempre la cosa estuvo brava, pero se empezó a pudrir mal hace un año después de que mataron a Mauro”, señaló un vecino de 600 y 122.

“Es un tema de venganzas y no van a parar hasta llevarse a alguno puesto”, definió otro frentista.

Una vecina vivió de cerca una de las últimas batallas: “en uno de estos días fui a comprar alimentos a un negocio de la zona y me tuve que quedar en el local hasta que terminaron los tiros. Eso fue a eso de las seis de la tarde”.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla