Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Alertan que un acuerdo parcial mantendrá al país en default

6 de Julio de 2020 | 09:25

Por Luis Varela (*)

Cuando voces de todos los sectores le dicen que no se le ocurra llevar a Argentina a un default por una deuda tan chica y con una diferencia tan mínima, el Presidente le da la orden al ministro de Economía, Martín Guzmán, para que vuelva a postergar la fecha del acuerdo, ya cruzando la línea del 31 de julio, y presentará hoy mismo en la SEC una nueva oferta mejorada, extendiendo el plazo de aceptación de los bonistas hasta el 28 de agosto, con una frase sorprendente: “Para que los acreedores tengan tiempo de analizar el esfuerzo que estamos haciendo”.

La oferta “enmendada” incluye, por cada US$ 100 adeudados, un promedio de US$ 53,5 para los “bonos Macri” y US$ 59,5 para los “bonos Lavagna”. Así, se ubica más cerca de las pretensiones de los acreedores (habían comenzado en US$ 37), que aún no respondieron a la nueva oferta. La clave será la respuesta de los más duros: AdHoc y EB, que tienen capacidad de frustrar el acuerdo.

El tic tac está lanzado. Así como YPF se vio bloqueada para exportar gas desde Bahía Blanca por no realizar un pago, en cualquier momento empezarán los planteos judiciales que ahondaron la crisis económica argentina en 2001 y 2002, después de que “el Adolfo” Rodríguez Saá le ordenara a su secretario de Hacienda, Rodolfo Frigeri, que la deuda se dejara de pagar, con una decisión que generó costos altísimos para el país que aún hoy se están pagando.

Es posible que desde hoy hasta agosto algún acreedor se sume a lo que se va estirando Argentina, pero esta pulseada ya tiene que ser tomada por profesionales que sepan medir costos y beneficios. Por ahorrarse US$ 1.000 millones en pago de deuda, se destruye la inversión, cierran empresas y desparecen empleos.

Y si bien no sabemos en qué momento los acreedores empezarán a gatillar los juicios, el flujo de comercio de la Argentina se verá muy complicado, como ya pasó con YPF. “Si, como no, te vendo lo que quieras, pero primero mandame los dólares, sino el envío no lo hago”, respuestas como esas se escuchan diario entre los proveedores de insumos. De ahí que el nivel de importaciones de la Argentina actual es la más baja desde 2009, cuando el mundo comprendió que en el país había una presidenta como Cristina Kirchner, que decía, de manera unilateral, las cosas son así, o no son. Y la respuesta fue clara: no fueron.

Por eso, a partir de ahora veremos por supuesto primero cuál es el nivel de aceptación que se logra con la nueva propuesta. Empezaremos a ver cuándo se inician los juicios. Pero lo cierto es que el mercado ya le bajó el pulgar. Por ahora, a costa de una pacman financiero peligrosísimo, el valor del dólar está aplacado. Pero la cotización de los títulos argentinos se dio vuelta. Los títulos públicos argentinos habían subido 43% entre mediados de marzo y mediados de junio, pero en las últimas dos semanas los bonos perdieron 3%, con muchos inversores de salida, porque ven que el país no va a poder evitar el default concreto, y eso va a volver a afectar el valor contado de los papeles

Y lo peor del caso es que lo que más sufrió fueron los papeles argentinos, el valor de las empresas. Entre el pozo de marzo y este momento, el principal índice bursátil mundial (el S&P de la Bolsa de Nueva York) acumula una suba del 40% (hizo cumbre en la apertura de junio y desde ahí achicó 3%). Mientras que el índice S&P Merval de la Bolsa de Buenos Aires sube sólo 25% en dólares desde el pozo de abril, pero con el siguiente dibujo: desde el pozo de abril y la apertura de junio subió 44%, pero a lo largo de los últimos treinta días acumula una caída del 13%. ¿Cuál es la razón? Simple: al ir el Estado Argentino al default, no habrá crédito para las empresas que tienen que pagar en el próximo año y medio Obligaciones Negociables por unos US$ 18.000 millones.

En línea con eso, el viernes pasado, YPF dejó a todos los tenedores de esos papeles con la boca abierta. Declaró que no está en condiciones de pagar una ON en dólares que tiene que pagar en 2021. ¿Cuál fue el resultado? La cotización de la petrolera en Nueva York había subido de US$ 235 a US$ 753 mientras se confiaba en la salida del default argentino. Desde ese pico, YPF cae en dólares en Nueva York 16,7%, hasta US$ 627.

Veremos cómo sigue la película. La oferta de Guzmán es móvil, y la aceptación de los bonistas también. YPF, por los US$ 1.000 millones que tiene que pagar en un año, propone desembolsar por cada US$ 1.000, 100 cash y 950 cuatro años más tarde, con una tasa anual del 8%. Si Fernández ofreciera una propuesta como esa, seguramente el 100% de los bonistas entraría. Y si lograra poner las cuentas en orden, posiblemente en un par de años la Argentina estaría pagando 3% anual, como hace la mayoría de los países de América Latina, que por cierto también están sufriendo el Covid-19.

 

(*) Opinión publicada en eleconomista.com.ar

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla