Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $98,33
Dólar Ahorro/Turista $162.24
Dólar Blue $142,00
Euro $114,42
Riesgo País 1592
Robaron en Mardel un "tesoro" sumergido de cerveza artesanal destinado a una acción benéfica

Robaron en Mardel un "tesoro" sumergido de cerveza artesanal destinado a una acción benéfica
25 de Febrero de 2021 | 12:49

Unos 600 litros de cerveza que habían sido depositados en barricas en un barco hundido frente a las costas de Mar del Plata y que iban a ser vendidas como parte de un acción benéfica, fueron robados en una maniobra en la que se estima se habría necesitado de buzos expertos para poder consumarla.

El hecho es investigado por la Justicia Federal y la cerveza había sido guardada dentro del “Kronomether” un barco ruso que quedó varado en la costa marplatense a principios de los 90 y que sufrió un hundimiento programado 20 años después, para quedar en el fondo del mar a unas tres millas de la costa.

Hace seis años, el Consorcio Portuario dispuso su hundimiento programado en la zona de La Restinga, con el objetivo de crear allí un arrecife artificial. A partir de este dato, los dueños de tres cervecerías marplatenses  decidieron hundir barricas para macerar su producto en el fondo del mar y, cuando la bebida estuviera lista, comercializarla y donar lo recaudado al Museo “Lorenzo Scaglia”.

La Escuela de Buceo Thalassa y miembros de la compañía remolcadora “Mar del Plata” intervinieron entonces en la operación que se concretó en noviembre de 2020. Las barricas contenían producto de las firmas Heller, La Paloma y Baum para macerarse  a 20 metros de profundidad.

En los últimos días, los impulsores del proyecto se sumergieron en busca de las barricas para iniciar la venta solidaria pero la sorpresa fue mayúscula: no estaban. El producto, guardado en barricas enjauladas había sido retirado por manos anónimas.

Las barricas estaban fuertemente enzunchadas y el exceso del peso no debiera haber permitido que la marea las arrastre, de manera que la única hipótesis firme es el robo. Se advirtió, en ese sentido,  que la cerveza no estaba todavía en condiciones de ser ingerida.

“No se puede tomar esa bebida directamente de las barricas. Hay que mezclarla con otra que tenemos en tanques acá en tierra, gasificarla, y demás. Por ahí no se las robaron las barricas pero sí las quisieron extraer del agua pensando que eran otra cosa y después las dejaron sueltas y ahí la marea se las llevó”, dijo Juan Pablo Vincent, uno de los involucrados en el proyecto.

“Todos coinciden en que fue algo intencional. No lo sabemos, pero sí es evidente que alguien estuvo ahí y las soltó intencionalmente. Desconocemos con qué fin, pero ya hicimos la denuncia. Quizás si se las llevó la corriente marítima aparecen flotando por ahí en los próximos días”.

El Museo Scaglia recibiría una donación económica para comprar elementos y herramientas para sus investigaciones proveniente de la recaudación obtenida por la venta de la cerveza tipificada como Dark Strong Ale. Y además, los estudiantes de la Facultad de Ciencias Exactas analizarían distintas texturas de materiales colocados en las jaulas, luego de que éstas pasaran tres meses en las profundidades del mar.

“Era un proyecto muy didáctico: sabíamos que se hacía en otros lugares del mundo pero nunca antes se había hecho acá y a tantos metros de profundidad. Perdimos plata pero más que nada lo que molesta es que este proyecto tenía valor sentimental y nos quitaron la posibilidad a muchos de aprender de esto”, se señaló.

En total, en las barricas había 600 litros de líquido, que una vez macerado se iba a mezclar con otros 500 que están almacenados en los tanques de las compañías cerveceras locales. De ese “blend”, como le llaman los productores, iban a quedar aproximadamente 1000 litros de cerveza para comercializar, bajo el nombre de “Kronomether”, en unas 2000 mil botellas.

“No creo que le encuentren valor comercial a lo robado, salvo que sepan como tratar esa cerveza ‘blendeándola’ con otra, del estilo, o con otra que vaya bien con esa base, y después la gasifiquen. Pero dudo que le puedan sacar mucho rédito económico. Y nosotros sí, pero tampoco era para nosotros, sino que era a beneficio del museo”, indicó otra fuente.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla