Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $104,02
Dólar Ahorro/Turista $171.63
Dólar Blue $185,50
Euro $120,78
Riesgo País 1512
Opinión |Editorial
La Ciudad debe impulsar planes de mejoramiento de muchas de sus veredas

La Ciudad debe impulsar planes de mejoramiento de muchas de sus veredas

archivo

27 de Julio de 2021 | 02:18
Edición impresa

Pocas dudas existen acerca de que la calidad de vida de los habitantes de cualquier ciudad también depende, en gran medida, del buen estado en que se encuentren los espacios públicos, que son aquellos destinados a la circulación y recreación común. Así, las veredas y calles, las plazas, paseos y ramblas forman parte de ese patrimonio compartido, de cuyo mejor estado dependen tanto el confort de la población como la estética urbana.

En ese contexto, el informe publicado ayer sobre el mal estado de las veredas de los edificios públicos constituye un llamado de atención para que los encargados del mantenimiento de esas propiedades del Estado –ya sean nacionales, provinciales o municipales- cumplan con el mandato legal de mantener a esos espacios en perfecto estado. Por cierto que el problema también concierne a las veredas de los frentistas privados, también obligados y a su costo de mantenerlas.

El informe destaca que existieron anuncios comunales de muchas de las últimas y sucesivas administraciones, sin que de las intenciones lograra pasarse a la toma de medidas efectivas para reparar la enorme cantidad de veredas rotas, con faltantes de baldosas o, en algunos barrios, sin ningún tipo de embaldosados y convertidas, a partir de las lluvias, en lodazales intransitables.

Se detalla asimismo y con razón que no deja de resultar llamativo que muchas de las veredas que piden auxilio y necesitan reposición de baldosas pertenezcan a edificios gubernamentales, muchos de ellos catalogados como patrimonio cultural por sus valores arquitectónicos.

La propia vereda de la Casa de Gobierno bonaerense se ve deslucida por la falta de baldosas y desniveles en varios tramos. Similares problemas se observan en el perímetro de edificios históricos, como el del ministerio de Seguridad, alguna de cuyas veredas exige de los peatones verdaderas destrezas atléticas para no caerse mientras intenta caminar por ellas. Lo mismo pasa con las sedes centrales de Educación y de Salud, así como en varias dependencias descentralizadas de la Municipalidad frente a las cuales es virtualmente imposible caminar.

La reconstrucción de las veredas, según la ordenanza municipal vigente desde hace muchas décadas, le corresponde a los frentistas, quienes deben asumir los costos de la obra. Pero se trata de un círculo vicioso: sin sanciones por no mantener la acera en condiciones, muchos vecinos no se hacen cargo de esa reparación.

En mayo de 2019 el Municipio lanzó un intento por incentivar a los propietarios de sus viviendas, a realizar las mejoras de la parte de la acera que les corresponde con una suerte de contra prestación con la reducción de las tasas comunales y el beneficio de descuentos en los comercios al momento de adquirir las baldosas reglamentarias, pero el proyecto entusiasmó a muy pocos vecinos.

La construcción y el mantenimiento de las veredas, según la ordenanza municipal vigente desde hace décadas, le concierne a los frentistas, que deben asumir los costos de esas obras. Por motivos que muchas veces no se hacen públicos, por entender que esos trabajos pueden resultarle muy onerosos a los frentistas o por cualquier otra razón, no se han aplicado sanciones a quienes no cumplen con esa obligación.

Se intentó en alguna oportunidad promover determinados incentivos para quienes concretaran esos trabajos, relacionados, por ejemplo, a una reducción de las tasas comunales o a otorgarles beneficios de descuento en algunos comercios al momento de adquirir las baldosas. Sea como sea, nunca se logró pasar del plano de las buenas intenciones. En el caso de los edificios gubernamentales, son los responsables de las áreas administrativas los primeros responsables en impulsar las reparaciones necesarias.

Otro tema que las autoridades debieran analizar se relaciona con el efecto multiplicador de las llamadas obras pequeñas que, sumadas unas con otras, promoverían por cierto una reactivación de gran importancia en materia de venta de materiales y captación de mano de obra. Sea como sea, la Ciudad no puede mantener por mucho tiempo más el pésimo estado que presentan muchas de sus veredas.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla