Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Temas del día:
Buscar
Deportes |GIMNASIA EMPATÓ 0-0 CON ESTUDIANTES

Con emociones y polémicas: en el clásico quedaron mano a mano

El discutible gol anulado a Ivo Mammini en el primer tiempo terminó siendo determinante. El Pincha, colectivamente, jugó mejor pero no tuvo puntería. El empate resultó un saldo justo y con sabor positivo

Martín Cabrera

Martín Cabrera
mcabrera@eldia.com

26 de Febrero de 2024 | 04:48
Edición impresa

El clásico platense en su edición 168 terminó en cero. Pero no fue un empate, como tantos, aburridos y para el olvido. Sin ser una maravilla, Gimnasia y Estudiantes ofrecieron un espectáculo digno, con matices, que perdurará unos días más en la mesa deportiva. Si bien los dos necesitaban un triunfo, el punto los deja en zona expectante: al Pincha metido dentro de los cuarto que por ahora se clasifican y al Lobo a tiro del cuarto que busca el mismo objetivo.

Sin lugar a dudas que el gol que le anularon a Ivo Mammini en el primer tiempo fue la gran polémica de la noche. Off side mínimo e imperceptible por la TV que alertó el VAR. De esos que cuando los cobran en contra dan ganas de enojarse, como le había pasado a Estudiantes en su partido contra Racing en UNO. Fue la decisión de Silvio Trucco que le dijo “está adelantado” a Pablo Dóvalo. El árbitro inmediatamente invalidó la acción sin revisar la jugada porque así lo dispone el protocolo. Calentura de un lado alivio de otro...

Santiago Ascacibar e Ivo Mammini se sacaron chispas en la mitad de la cancha y fueron citados por Dóvalo para que se calmaran / Nicolás Braicovich

En el primer tiempo Gimnasia logró hacer sentir incómodo a Estudiantes con el trabajo de Yonatán Rodríguez y Rodrigo Saravia en el mitad de la cancha, siempre encima de Santiago Ascacibar, Sosa o Enzo Pérez. Así, y el juego directo de Pablo de Blasis logró dejar un par de veces en posición de gol a Ivo Mammini, la primera a los 9 minutos: frente a Mansilla se demoró un par de segundos y por eso la jugada se ensució. Pero el Lobo avisó que tenía armas para pelear y algo más el partido.

 

El gol anulado a Mammini pudo cambiar el rumbo del partido. Fue determinante

 

Por eso no fue una sorpresa cuando a los 16 minutos el delantero quedó mano a mano con el arquero albirrojo, tras habilitación de De Blasis. Falló en la marca Zaid Romero y tardó Mansilla en achicar espacios. De zurda, el “29” definió a un palo para el festejo en el alambrado junto a sus hinchas. Era gol hasta que el VAR empezó a alertar posible off side. Después de tres minutos le avisaron a Dóvalo que estaba un pasito adelantado. Imposible verlo en las repeticiones. Como ya se dijo fue la gran polémica de la noche y mucho se hablará por delante de esa jugada.

El propio Mammini se generó otra jugada en las espaldas de Romero y sin ángulo remató fuerte y alto, una pelota que pasó besando el travesaño de Mansilla. El Lobo, con entrega y juego directo mostró una versión mejorada respecto al partido pasado y en líneas generales en relación a otros encuentros.

Estudiantes fue más en el juego colectivo. Cuando pudo superar la barrera de presión de Saravia y Rodríguez, el equipo empezó a jugar con ese mediocampo de despliegue, que aunque ayer no estuvo en la sintonía de otros partidos, generó juego por las bandas y con un Javier Correa intratable en esa primera etapa. En los 45 minutos iniciales tuvo no menos de tres situaciones claras de gol que evitó Nelson Insfrán, la gran figura del partido. Arriba, abajo, de anticipo... De todas las maneras el arquero local llegó siempre primero a la pelota y a los espacios para dejar en partido a sus compañeros.

También le achicó el arco a Javier Altamirano en el cierre del primer tiempo y lo mismo a José Sosa con un remate desde afuera del área. El jugador criticado por algunas actuaciones fue el mejor del clásico.

Es verdad que Correa erró esas situaciones de gol, pero también es verdad que muchas de esas se las generó él mismo, siempre corriendo para adelante o enganchando para sacar el latigazo, que en el Nuevo Gasómetro terminó adentro del arco de Gómez pero ayer en las manos de Insfrán.

Lo mejor del clásico fueron los 45 minutos iniciales. Sin dudas que ambos equipos no debieron irse al vestuario sin goles. Leonardo Madelón acertó con su esquema de presionar en la salida del Pincha y Eduardo Domínguez se mantuvo firme en su idea de atacar por las bandas. Lo hizo y por eso generó tantas llegadas.

Para el complemento los protagonistas lucieron un poco cansados. Yonatán Rodríguez, para colmo amonestado, mermó en su intensidad y Rodrigo Saravia ya no pudo soltarse del mediocampo. Lo mismo le pasó a De Blasis, que ya no fue el mismo del comienzo. En el Pincha tanto Enzo Pérez como José Sosa no se parecieron a los de las primeras fechas. Sin dudas que el parate le jugó una mala pasada al exRiver.

 

Estudiantes tuvo juego colectivo y varias opciones de gol en los pies de Javier Correa

 

De todos modos Estudiantes siguió luciendo mejor, siempre iniciando el juego en la mitad de la cancha con Santiago Ascacibar, que pese a jugar gran parte del partido con una amarilla a cuestas aportó criterio para las rápidas transiciones. Por eso de arranque un desborde por la izquierda le dejó el gol a Méndez de cabeza, pero el uruguayo definió mal. Luego Insfrán les sacó dos veces en una misma jugada a Correa y Eros Mancuso y cerca del final se arrojó bien a su derecha para sacarle el gol a Edwuin Cetré, que entró picante en un caliente mano a mano con Guillermo Enrique. Pero no pasó de eso, de una insinuación.

Gimnasia, ya con De Blasis cansado y con un apagado Matías Abaldo, dependió exclusivamente de una gambeta de Benjamín Domínguez y más tarde de que Eric Ramírez saque algún conejo de esa galera que tiene su mucho de embrollo y locura en su juego. Llegó menos que en el primer tiempo pero tuvo la última pelota parada en su favor que terminó en las manos de Mansilla y Ramírez empujándolo adentro del arco.

No hubo un ganador pese a las muchas oportunidades de gol. Pudo ser de Gimnasia por ese gol anulado o de Estudiantes si acertaba alguna de sus muchas oportunidades en el arco de Insfrán. Fue empate y el Lobo mantiene su racha positiva contra el rival de siempre, y cerca de la zona de clasificación. El Pincha sigue metido en ese lote y se sacó de encima el clásico de visitante, con todo lo que eso siempre significa. Ahora deberá sumar en sus próximos partidos en la Copa de la Liga y que algunos jugadores tomen rodaje de cara a la final contra River. Punto y seguido para los dos.

 

 

 

Análisis | Por Fernando Alegre, desde el Bosque

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia
+ Comentarios

Para comentar suscribite haciendo click aquí

ESTA NOTA ES EXCLUSIVA PARA SUSCRIPTORES

HA ALCANZADO EL LIMITE DE NOTAS GRATUITAS

Para disfrutar este artículo, análisis y más,
por favor, suscríbase a uno de nuestros planes digitales

¿Ya tiene suscripción? Ingresar

Básico Promocional

$120/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $2250

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Suscribirme

Full Promocional

$160/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $3450

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Acceso a la versión PDF

Beneficios Club El Día

Suscribirme
Ir al Inicio
cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$120.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $2250.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla