Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Fuerte reclamo por la inseguridad

La movilización a Plaza de Mayo incluyó duras críticas al Gobierno. Menos gente de la que esperaban los organizadores

Fuerte reclamo por la inseguridad

Basta de inseguridad fue el slogan de la movilización a Plaza de Mayo

Un fuerte reclamo de "seguridad" y "justicia" se expresó ayer en una movilización hasta la Plaza de Mayo, con un acto interreligioso que incluyó fuertes críticas al Gobierno y su política para combatir el delito.

El acto se realizó de espaldas a la Casa de Gobierno y contó con la presencia de familiares de víctimas de la delincuencia y de representantes de Organizaciones No Gubernamentales (ONG), además de los oradores, el rabino Sergio Bergman, el sacerdote Guillermo Marcó y Emir Jandic, del rito islámico.

Una nutrida concurrencia marcó la Plaza y se ubicó de espaldas a la Casa RosadaEntre 8 mil y diez mil personas participaron de la movilización. La cifra estuvo lejos de la esperada por los organizadores, una decena de ONG's que, sin identificaciones políticas ni partidarias, motorizaron la convocatoria a partir de los últimos hechos de inseguridad que conmocionaron a la opinión pública.

La marcha iba a contar, en principio, con la participación de famosos que, como Susana Giménez y Marcelo Tinelli, se pronunciaron en los últimos días sobre el problema de la inseguridad. Pero ya habían anticipado, hace varios días, que no iban a participar de la movilización.

Antes del acto de ayer se registraron algunas escaramuzas en cercanías del escenario principal, por personas que criticaban la realización de la convocatoria y fueron sacados por los organizadores.

BANDERAS Y PANCARTAS

El rabino Bergman y el párroco Marcó fueron los oradores principales del actoBanderas argentinas con la palabra "Justicia y seguridad" y con carteles que pedían celeridad a los jueces y mostraban las caras de las víctimas, se desplegaron por gran parte de la mítica Plaza de Mayo.

En su mensaje, el rabino Sergio Bergman -tras pedir un minuto de silencio por la memoria de las víctimas-, afirmó que en el acto había "una Argentina ciudadana que vuelve a nacer".

Blumberg participó de la marcha"En esta histórica plaza, 200 años después, está el pueblo, que sabe de qué se trata. La inseguridad no es una sensación, es un flagelo de nuestra sociedad", expresó Bergman.

El acto tuvo su réplica en diferentes ciudades del país, incluso algunos vecinos se acercaron hasta las inmediaciones de la Quinta Presidencial de Olivos para hacer escuchar sus cacerolas y cánticos en contra del Gobierno y en reclamo de seguridad.

También ciudades como Rosario, Mar del Plata y Córdoba, fueron epicentro de reclamos de vecinos que se movilizaron para pedir por mayor seguridad.

POR LOS DERECHOS HUMANOS

"No aceptamos que digan que reclamar seguridad es de derecha o mano dura. Los derechos humanos no son ni de izquierda, ni de derecha. Sino un derecho constitucional", expresó Bergman en Plaza de Mayo.

Por su parte, Marcó indicó que en la actualidad "los delincuentes han instaurado la pena de muerte, cuando matan por 20 pesos" y apeló a encontrar caminos para evitar el odio.

"Como sociedad nos invade el odio y eso no sirve para nada. Hay que convertir el odio en participación cívica, para cambiar las cosas desde la ley y no desde la violencia", sostuvo.

NOTAS RELACIONADAS:
Un ataque a Susana Giménez

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...