Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Espectáculos |BARENBOIM-ARGERICH
Excelencia a cuatro manos

10 de Agosto de 2014 | 00:00

Por NICOLAS ISASI

Pensaba haber visto lleno el Teatro Colón anteriormente. Sin embargo, la noche del martes 5 de agosto quedará en el recuerdo de todos frente al ansiado reencuentro. Los palcos atiborrados, la herradura de la platea con gente parada en los pasillos laterales y casi otras 200 personas arriba del escenario, sólo a unos pocos metros de los pianistas. Desde arriba parecía un hormiguero. La tertulia y el paraíso también completos. No cabía un alfiler. Aun así, pienso en la gran cantidad de gente que tenía ganas de ir y desde hacía meses no encontraba más entradas. Por momentos me preguntaba si en estos casos no se podría habilitar el sector de las rejas destinadas a las viudas del pasado, al menos para escuchar desde cerca. Aunque no sé si dicho lugar se encuentra en condiciones o habilitado para alojar público alguno.

El intenso programa mostró el esplendor de Mozart en la sonata para dos pianos en Re Mayor (K 448), la belleza de un Schubert mediante las variaciones sobre un tema original para piano a cuatro manos en La bemol Mayor (Op. 35, D.813). Y en la segunda parte, la potencia de Stravinski en la versión para piano a cuatro manos de La consagración de la primavera. La primera se trató de la única pieza compuesta para 2 pianos por Mozart a los 25 años, en 1781, y consta de 3 movimientos: Allegro con spirito, Andante y Molto allegro. La melodía principal se presenta en ambos pianos con la delicadeza de esas mágicas manos que nos deleitan con rápidos pasajes agudos. La segunda parte tiene un carácter mucho más relajado y deja una paz abrumadora en el oyente, hasta la llegada del tercer movimiento que despliega el efecto mozartiano en su máxima expresión recordándonos las explosivas oberturas de sus óperas, en una interpretación espectacular que hacía hincapié en los contrastes de matices que presenta el final. Para la segunda obra (piano a cuatro manos de Shubert), Martha se ubicó a la izquierda y Daniel a la derecha del mismo piano. Si bien estaban sentados en asientos diferentes, sus manos y su música parecían estar unidos desde siempre.

La inmensa entrega de estos dos genios de la música, logró emocionar al público en su totalidad. Cabe destacar los acordes staccato y con fuerza de la consagración de la primavera de Stravinski, en la segunda parte del programa. El éxtasis del público se podía escuchar con los interminables aplausos, los gritos de gracias provenientes de todas las alturas y fanáticos acérrimos que se desesperaban por acercarse con regalos o varios libros para ser autografiados.

Durante las entradas y salidas, cada uno reverenciaba al otro con una humildad que hacía olvidarnos la presencia de probablemente los dos mejores músicos argentinos de la actualidad. Esos elogios y aplausos (presentes con un fervor descomunal), provocaron varios bises que extendieron el concierto a casi 3 horas de duración. Entre ellos, una impecable interpretación de un quinteto para 2 pianos, 2 cellos y corno francés de Schumann y hasta un bailecito a 2 pianos del compositor argentino Carlos Guastavino.

Aquel niño que debutó en Buenos Aires a los siete años, y que desde los 5 correteaba con su amiga Martha (con un año de diferencia) entre los pianos a la vez que estudiaba, hoy en día no sólo es uno de los mejores músicos y directores de orquesta; sino que también es el primer ciudadano del mundo con ciudadanía israelí y palestina (decidió aceptarla con la esperanza de que sirva como señal de paz entre ambos pueblos). En palabras del propio Barenboim: “Anhelo que mi nueva condición sea un ejemplo de coexistencia. Creo que los destinos de los pueblos israelí y palestino están inexorablemente unidos”. Condecorado con la Legión de honor del gobierno francés, tiene en su haber más de 30 premios y reconocimientos, entre varios Grammy, Konex y el Premio Príncipe de Asturias, por mencionar sólo algunos. Desde el 10 de agosto de 2011 es candidato al Premio Nobel de la Paz, por sus diversas actividades pacíficas y la convivencia en Oriente Próximo. Y qué decir de Martha, aquella niña que empezó a tocar a los 3 y que debutó a los 8 con la Orquesta de Radio El Mundo, hoy considerada una de las mejores pianistas del mundo. A los 11, en el Colón y a los 16 recibía sus primeros premios en los concursos Busoni de Bolzano y el Internacional de Ginebra. Grabó varios discos con el sello Deutsche Grammophon (el más importante dentro de la música académica) y en 1999 presentó en el Teatro Colón su primer Festival y Concurso Internacional. También ganadora de varios premios Grammy, Konex y el primer Premio Internacional en la Competición de piano Frederick Chopin.

Sus vidas tienen 88 notas desde que nacieron y hasta la eternidad. ¡Gracias por brindarnos su talento, su ejemplo de constancia y pasión por aquello que hacen! Un mensaje de paz y esperanza para las generaciones venideras…

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla