Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Espectáculos |GALAS LIRICAS PARA DESPEDIR EL 2015
El Argentino bajó el telón

El teatro platense cerró la temporada con dos conciertos con extractos de grandes clásicos del repertorio operístico

Por: Por

22 de Diciembre de 2015 | 01:12

NICOLAS ISASI

El fin de semana se realizaron dos galas líricas (una el sábado y otra el domingo) como cierre de la temporada del Teatro Argentino, debido a la abrupta cancelación por “causas de fuerza mayor” de la ópera “La Bohème” del compositor italiano Giacomo Puccini.

En la gala del sábado, no hubo programa de mano y ante la escasa presencia de público, aún cuando se trataba de una función gratuita, podía observarse el deplorable estado de las butacas con las fundas rotas. Un estado de destrucción que no solo muestra el paso del tiempo, sino también deja en evidencia la utilización de una sala lírica para cualquier tipo de actividad o espectáculo que nada tiene que ver con la música académica, para lo que justamente fue construida.

La dirección estuvo a cargo de Carlos Vieu, junto al Coro de Niños, el Coro y Orquesta Estables de dicho establecimiento. Como en una especie de popurrí lírico, se presentaron arias, intermezzi, oberturas y varios conjuntos vocales interpretados por solistas del mismo teatro o provenientes del Colón.

La primera parte del espectáculo presentó la obertura de “Nabucco” de Giuseppe Verdi. A continuación ingresó el tenor Gustavo López Manzitti como Rodolfo, personaje principal de la ópera “La Bohème”, quien interpretó de manera exquisita el aria “che gelida manina”. Su voz cuidada pero de gran caudal, logró los climas perfectos para cada momento. No es casualidad que lo haya elegido Barenboim como único solista argentino el año pasado para hacer la obra de Wagner. Oriana Favaro como Julieta ofreció el aria “Je veux vivre” de la ópera “Romeo y Julieta” de Charles Gounod. Su interpretación fue sencilla demostrando sus dotes de coloratura.

Como contrapunto a las arias y siguiendo la línea francesa, se presentaron el preludio y algunos conjuntos corales de “Carmen”. La primera parte fue explosiva y contundente a un tempo rápido y enérgico como propone la partitura de Georges Bizet. Sin embargo, la sección de los metales no rindió con la suficiente fuerza. El impactante coro de 100 personas, entre niños y adolescentes, mujeres y hombres dejaba boquiabierto a los más pequeños en las primeras filas.

Más tarde, se presentó el aria “La calunnia è un venticello” de “El Barbero de Sevilla” de Gioacchino Rossini, con Carlos Esquivel como Don Basilio. El comienzo fue claro, con buena proyección y carácter, pero a medida que avanzó la pieza, el tempo de la orquesta fue sorteando ciertos desajustes que incomodaron al solista hasta el final. El siguiente número fue el sexteto “Chi mi frena in tal momento” de “Lucia di Lammermoor” de Gaetano Donizetti, con Oriana Favaro (Lucia), Daniela Tabernig (Alisa), Gustavo López Manzitti (Edgardo), Francisco Bugallo (Arturo), Mario De Salvo (Enrico) y Luciano Miotto (Raimondo). El conjunto fue preciso en sus entradas y afinación. Se destacaron López Manzitti y De Salvo, quien además cantó sin partitura.

Luego hubo una pieza instrumental, donde la orquesta demostró su gran potencial, sobre todo en el conjunto de las cuerdas. Daniela Tabernig como la diva Tosca, interpretó el aria “Vissi d´arte” de la obra homónima de Giacomo Puccini con pasión y claridad en los pasajes medios, y un agudo que supo acomodar adecuadamente. A continuación entró López Manzitti e interpretaron el dúo “O soave fanciulla” de “La Bohéme” con una calidez y esplendor que logró la ovación del público antes que termine la orquesta, aún cuando Vieu indicaba a la audiencia que se detenga sin ningún resultado.

Para finalizar la gala, Hernán Iturralde como Scarpia interpretó el famoso “Te deum” de “Tosca”. El solista fue uno de los más comprometidos con su personaje tanto vocal como actoralmente. El coro hizo una entrada tardía para el recitado en latín, pero se mostró unido y potente a lo largo del in crescendo. En la segunda parte se presentó el Acto II de “La Bohéme” completo con soltura y predisposición de los solistas a pesar de las diferencias vocales del elenco. El coro de niños se consagró al son de “Parpignol”, el vendedor de juguetes.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia
+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla