Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Información General |LA busqueda de un camino
Después del secundario muchos jóvenes atraviesan una etapa de desconcierto

Cuando elegir una carrera universitaria o ingresar al mercado laboral se vuelve un camino cuesta arriba

12 de Octubre de 2015 | 02:58

A Gabriel Lucas (21), desde que recuerda le interesó la cocina. Por eso cuando terminó el secundario hizo la carrera de gastronomía. Con el diploma en la mano consiguió una pasantía de seis meses en un hotel de capital. “Pero no me gustaba mucho. Además, por los horarios se me complicaba el viaje. Por eso me decidí a buscar algo en La Plata”, dice. Se empleó en una pastelería de la Ciudad: “Tampoco me cerraba. Eran muchas horas de trabajo, poco sueldo y siempre en negro”.

Desilusionado con sus experiencias laborales, decidió trabajar todo este año en la mueblería de su familia para, el año que viene, dedicarse a viajar. “Mi idea es ir a China y sólo con pasaje de ida. Después veré....Mi papá piensa que primero hay que tener algo sólido armado para después viajar. Pero para mí es al revés: creo que ahora que soy joven, no tengo una familia propia y soy libre para moverme tengo que aprovechar para disfrutar. A veces me da un poco de miedo el después, me pregunto qué oportunidades tendré, pero intento no pensar”, dice.

Con respecto a la carrera que eligió, Gabriel considera que se equivocó: “Me gusta, pero para hacerlo como hobbie, no para dedicarme a eso. Tal vez hubiese sido mejor estudiar turismo”.

El 86% de los ingresantes a una carrera no conocen a un profesional del área que les pueda contar cómo es el trabajo que deberán desarrollar

El caso de Gabriel se replica en miles de jóvenes que terminan la secundaria y entran en una especie de nebulosa que les impide divisar el camino hacia donde seguir. Algunos prueban con distintas carreras universitarias sin decidirse por ninguna o se decepcionan con las trabas que encuentran para ingresar al mercado laboral. Otros aprovechan este momento de incertidumbre para viajar.

Según una encuesta que realizó Interuniversidades.com, en 2012, el 58,2% de los estudiantes dejan o cambian la carrera elegida durante el primer año de cursada. Entre los que abandonan, se calcula que uno de cada tres deserta de la universidad.

El estudio, que se desarrolló sobre una base de 5.000 jóvenes que ingresaron a facultades de todo el país, aportó un dato que podría servir para entender el fenómeno: el 86% de los ingresantes a una carrera no conocen a un profesional del área que les pueda contar cómo es en la práctica el trabajo que deberán desarrollar.

A nivel local, sólo cinco de las carreras universitarias disponibles en la Universidad de La Plata concentraron al 35,1% de los 23.000 jóvenes que se inscribieron en 2014 para el ciclo lectivo de 2015. Las carreras más tradicionales fueron las más elegidas: Derecho, Psicología, Arquitectura, Medicina y Periodismo.

Elegir una carrera

Para muchos jóvenes decidirse por una carrera implica todo un desafío que los llena de dudas: “Algunos chicos eligen sin pensarse realmente a ellos mismos. Se deciden por veterinaria, por ejemplo, porque les gustan los animales. Pero después se dan cuenta de que el interés no era profesionalizante. Y no se bancan los años de estudio ni las materias que deben aprobar para alcanzar la meta”, explica Teresita Chá, psicóloga y directora del Centro de Orientación Vocacional y Ocupacional de la Facultad de Psicología de la UNLP.

La especialista explica que la tendencia a elegir las carreras más tradicionales se relaciona con la falta de conocimiento sobre otras posibilidades de estudio. A su vez, señala que los chicos, para tomar una decisión, suelen basarse en lo que circula en el imaginario social sobre lo que implican las distintas profesiones y no consideran otras alternativas.

“El título universitario no es la carrera que se puede hacer. Uno puede estudiar una carrera pensando que la salida laboral es la conocida. Pero durante el camino descubre otras cosas que se pueden hacer con esa formación”, plantea la especialista y aclara que tampoco el estudio de grado debe ser entendido como la única opción.

“Quizás algunos pibes a los que les cuesta mucho la universidad podrían ser excelentes técnicos. Porque puede ser que se destaquen en el hacer práctico y, por el contrario, les resulta tortuoso pasarse horas sentado estudiando”, dice Chá, y agrega: “Hay una falsa creencia de que si no vas a la universidad no sos nadie. Y la verdad es que no hay un solo camino para un destino. También se debe contemplar la posibilidad de una educación superior o la formación en un oficio. Lo importante es empezar a adquirir herramientas para desarrollar competencias”.

La especialista explica que para elegir una carrera es importante conocerse uno mismo. Y compara el proceso de elección de una profesión con el de una pareja: “Hay muchas opciones que pueden verse atractivas pero sólo una o dos que se podrán llevar bien conmigo”.

“Hay una falsa creencia de que si no vas a la universidad no sos nadie”

Ignacio Hernández (26) terminó el secundario decidido a estudiar Ingeniería electrónica porque le interesaba el mundo de las redes informáticas. “A los cinco meses abandoné. Me superó la carrera, las materias. No me adapté”, dice. Después decidió arrancar Licenciatura en Química para fortalecer los conocimientos afines que había adquirido en el colegio. Pero también sintió que no podría con tanta exigencia y dejó antes del año. Entonces rindió el examen para entrar a la escuela de policía, pero su escoliosis lo dejó afuera.

Mientras tanto realizó cursos de reparador de pc, informática de oficina, inglés, portugués, manipulador de alimento y cocinero para comedores escolares. Y trabajó como extra de publicidades, repartidor de volantes, canillita y promotor de un programa social.

“Me sentía frustrado y me pesaba no poder independizarme y mudarme de la casa de mis viejos. Por eso me decidí a viajar: salí de La Plata el 15 de febrero y volví a mediados de junio. Pasé por tres provincias argentinas, Brasil y Paraguay”, dice Ignacio, y cuenta que ahora está haciendo un curso de electricista que espera lo ayude a conseguir estabilidad laboral.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia
+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla