Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
32° FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE MAR DEL PLATA

“Wajib”, Ganadora en Mar del Plata

Mejor Película de la Competencia Internacional.

“Wajib”, Ganadora en Mar del Plata

          La directora palestina Annemarie Jacir cuenta que cuando se casó su hermana acompañó en el auto a su padre y a su cuñado durante 5 días mientras repartían las invitaciones. De esas conversaciones que ella escuchó en silencio nació esta película.

         En este caso Wajib muestra las discusiones y sentimientos reprimidos que afloran durante una jornada en la que padre e hijo palestinos reparten invitaciones a la boda de la hermana. Luego de muchos años el hijo ha vuelto de París para la ocasión. La madre, que se alejó de la familia para irse a Estados Unidos, tal vez no pueda viajar para el casamiento. El padre desconfía de su nuera musulmana que defiende la independencia de Palestina desde Francia. La hija parece no tener ningún tipo de decisión sobre la fiesta y lo asume como común y corriente. Que algunos sospechados de hacer inteligencia para Israel estén invitados hace enojar al hijo. El padre, que vive el día a día en Palestina, tiene que cuidar las apariencias.          

          Parece que la palabra “Wajib” hace referencia a la idea de “mandato social”, y aunque no sepamos qué es a OLP (Organización para la Liberación de Palestina) y no estemos muy informados de cómo es la cultura de ese lado del mundo podemos sentir fuertemente en Wajib ese incómodo y problemático choque de generaciones, de ideologías, de reproches cuando los seres queridos se vuelven a reunir. Como si fuera poco que uno tenga que construir una buena imagen de sí mismo, innecesariamente también cargamos con la difícil y obligada tarea de construir una buena imagen de otros impresentables más, nuestra propia familia.

          En su tercera película Annemarie Jacir, la primera mujer palestina en dirigir un largometraje, nos hace recordar, con situaciones absolutamente cotidianas, que el machismo está jugando en todas partes del mundo y no sólo en los países donde las chicas se ponen un Hiyab en la cabeza. Más allá de que sea una gran película su premio también nos demuestra que tanto acallar voces como en este caso fomentarlas siempre tiene que ver con decisiones políticas.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...