Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
LE IMPUTAN MÁS DE 800 DELITOS

El presidente de Sudáfrica, a un paso de perder su cargo por corrupción

Su propio partido le exigió la renuncia, que se espera para hoy. Si el mandatario se niega, podría ser destituido vía moción del Parlamento

El presidente de Sudáfrica, a un paso de perder su cargo por corrupción

El Presidente Jacob Zuma, conminado a dimitir por su propio partido / AP

JOHANNESBURGO

El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, está un paso más cerca del final de su carrera después de que su propio partido, el histórico Congreso Nacional Africano (CNA), en el Gobierno desde el fin del apartheid, le exigiera ayer su dimisión por cauces oficiales.

En una comparecencia de prensa en el cuartel general del partido en Johannesburgo, el secretario general del CNA, Ace Magashule, puso fin a semanas de especulaciones, reuniones a puertas cerradas y negociaciones secretas para lograr que Zuma, con mandato hasta 2019 y acosado por múltiples escándalos de corrupción, dimitiera voluntariamente.

“El NEC (Comité Ejecutivo Nacional, siglas en inglés), por tanto, decidió lo que sigue: apartar al militante, camarada Jacob Zuma, de acuerdo a la regla 12.2.21.2 de la constitución del CNA”, anunció Magashule. La decisión se alcanzó anteanoche, en una reunión del partido en Pretoria, y no tiene vuelta atrás, según explicó el secretario general.

Como escalón final hacia esa resolución, se rechazó la última oferta puesta sobre la mesa por Zuma, quien había aceptado dimitir voluntariamente si le daban un plazo de entre tres y seis meses.

El partido considera que el asunto debe cerrarse con “urgencia” dado el contexto de “ansiedad” e “incertidumbre” generado en el país.

Pese a todo, la formación bajo cuyas siglas militaron figuras históricas de la lucha contra la segregación racial como el ex presidente Nelson Mandela, espera una salida “amigable” a la crisis.

“Estoy seguro de que el presidente responderá mañana (por hoy miércoles)”, anticipó Magashule, después de explicar que no hay una fecha límite exigida a Zuma para que concrete su dimisión. “Esperamos que nuestro militante haga lo que nuestra organización espera que haga”, recalcó.

Por disciplina interna, los miembros del antiguo movimiento de liberación, incluidos los cargos electos, están teóricamente obligados a acatar las decisiones del bloque.

LO SUCEDERÍA EL VICEPRESIDENTE

En caso de que Zuma opte por rechazar la petición de su partido, podría ser destituido mediante una moción de censura del Parlamento. Magashule confirmó, además, otro secreto a voces: que el CNA quiere que el vicepresidente del Gobierno, Cyril Ramaphosa, sea el sustituto de Zuma.

Ramaphosa es, desde diciembre pasado, el número uno del partido (en sucesión de Zuma) y, por tanto, también es el principal impulsor de las maniobras contra su superior.

En su ascenso al poder, el vicepresidente prometió revitalizar la economía sudafricana, maltrecha en las manos de la administración de Zuma, y ser implacable con la corrupción.

Zuma está implicado en numerosas acusaciones, incluidos casi 800 cargos por corrupción relativos a contratos de armas de finales de los años noventa o las investigaciones por haber usado el Estado para favorecer a una familia de empresarios afines -los Gupta-, con concesiones públicas millonarias.

Otro caso sonado es el que en 2016 le obligó a devolver medio millón de euros de fondos públicos que se gastó de forma ilegal en la reforma de su residencia privada. (EFE y AP)

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...