Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Un fenómeno cada vez más preocupante

La venta ambulante no afloja en el centro platense y se armó otra vez la feria de plaza San Martín

A pesar de los operativos y anuncios, los manteros se mantienen en distintos puntos y crece la bronca de los comerciantes

La venta ambulante no afloja en el centro platense y se armó otra vez la feria de plaza San Martín

plaza san martín se transformó otra vez en una feria en uno de los principales corredores/ el dia

Como si no existiesen en la Ciudad los operativos de control de esa práctica ilegal. Así se manejan los vendedores ambulantes, que siguen copando la vía pública de los sectores céntricos con todo tipo de productos sin que nada afecte el desarrollo de la actividad. En la avenida 7, desde la calle 58 hasta plaza Italia, salvo por algunos metros que zafan de la ocupación de los manteros, casi todas las cuadras venden mercadería desde la vereda; igual panorama se advierte a lo largo de diagonal 80, las calles 8 y 12 en sus sectores comerciales, y plaza San Martín, invadida por una suerte de feria americana que ofrece ropa usada a bajo costo.

Sobre fines del año pasado y los primeros meses de 2018 el Municipio llevó adelante varios operativos que apuntaron a erradicar la venta ilegal en las calles platenses. Pero esos procedimientos, que contaron con la actuación de numerosos inspectores, parecen no haber dado resultado en vista de lo que se observa en estos días: desde la mañana temprano, cuando empieza a agitarse el movimiento urbano y las persianas de los comercios legalmente establecidos comienzan a levantarse, un “poupurri” de artículos salen a la venta desde las mantas tiradas sobre la vereda.

Los productos que ofrece la venta ambulante de la Ciudad son cada vez más variados. Cuando los manteros irrumpieron hace ya unos años en la calles céntricas entre la mercadería había fundas de celulares, accesorios de vestimenta como pañuelos, billeteras, carteras, mochilas, paraguas, guantes y bufandas en los meses de frío, anteojos de sol y películas “truchas”. De un tiempo a esta parte, a todos esos rubros se le agregaron, por caso, alimentos frescos, como frutas y verduras, quesos y chacinados, sin que ninguna de esas piezas pase por los controles bromatológicos obligatorios.

En plena avenida 7, más precisamente en la cuadra de la Legislatura (entre 51 y 53), también como una novedosa curiosidad, en las últimas semanas se instalan todos los días, durante el horario comercial, un puesto de venta de cosméticos de marca internacional que, en rigor, se adquiere por sistema de catálogo.

La venta sobre las lajas y el césped de plaza San Martín es más reciente y además no se da todos los días. En forma periódica se instalan el centro del emblemático espacio verde unos 15 puestos de ropa usada, que se comercializa a un bajo costo. También, entre esos manteros hay quienes ofrecen algún tipo de alimento.

Una buena parte de los vendedores que se instala en las veredas de las calles 12 y 8, diagonal 80 y la avenida 7 son jóvenes de procedencia senegalesa, pero también estiran las mantas en el suelo argentinos de distintas edades, hombres y mujeres.

Todo este movimiento en las calles de la Ciudad constituye una actividad que despierta el continuo rechazo de las cámaras empresariales y comerciales, que consideran la venta ambulante como una competencia desleal, pues esos puestos no afrontan ninguna de las obligaciones de las que se hacen cargo los negocios legalmente establecidos.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...