Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Un sistema que se fortalece

“Los juicios por jurados cambian a los ciudadanos y también a los tribunales”

Lo dijeron dos especialistas norteamericanas que expusieron sobre el sistema. Tras el caso del carnicero, lo que se logró y lo que falta

paula hannaford -Agor (izq.) y valerie Hans disertaron en la plata sobre juicio por jurados/sebastián casali

Daniel Oyarzún sale del tribunal después de ser absuelto/archivo

“No hay dudas de que el sistema de juicios por jurados funciona. Los vecinos de Zárate sabían que Oyarzún era inocente. Hoy lo saben 12 personas más que son las miembros del jurado”, dijo el jueves pasado el abogado Ricardo Izquierdo, instantes después de que su defendido, el carnicero Daniel Oyarzún, fue absuelto por obrar en legítima defensa el día que atropelló y mató a un motochorro.

Con este mismo sistema se ventilará en poco tiempo más un caso parecido al de Oyarzún, que ocurrió dos semanas antes, en Loma Hermosa. Fue el 26 de agosto de 2016, cuando el médico Lino Villar Cataldo se retiraba de su consultorio en un Toyota Corolla y asesinó de cuatro balazos al ladrón que quiso robárselo. ¿Los jurados populares tienden a ser benévolos con los justicieros? ¿O llegaron para poner racionalidad a un sistema que parece de espaldas a la sociedad?

Organizada por el Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (Inecip), el Ministerio Público, la embajada de Estados Unidos y el colegio de abogados, recientemente se realizó en La Plata una conferencia magistral sobre “Participación Ciudadana en la justicia penal, la experiencia del juicio por jurados en los Estados Unidos”, donde disertaron Valerie Patricia Hans, doctora en psicología social, directora de la Cornell Law Scholl y una de las principales autoridades en el sistema de jurados estadounidense; y Paula Hannaford-Agor, doctora en jurisprudencia de ese país. Las especialistas visitaron el diario junto a Andres Harfuch, vicepresidente de la Asociación Argentina de Juicio por Jurados, y Aldana Romano directora de Inecip, para conversar sobre este sistema que arrancó hace tres años en la provincia Buenos Aires y que en Estados Unidos se aplica desde hace más de cuatro siglos.

“El primero fue en 1607 –aporta Paula-, un juicio civil en el que el demandante fue el capitán John Smith contra el entonces gobernador de la colonia de Virginia por difamación. Y Smith ganó 20 libras”.

Hannaford-Agor destaca que “el juicio por jurados es una parte fundamental del sistema de justicia de Estados Unidos”, a punto tal que en cualquier encuesta callejera la gente responderá “casi siempre, que preferiría ser juzgada por un jurado antes que en un juicio profesional”. Aunque en Estados Unidos sólo 5% de los casos llegan a juicio, porque el resto se resuelve por vías alternativas como probations o juicios a pruebas, casi la totalidad es por jurados. En ese país en el que todavía hay 37 estados con pena de muerte (aunque cada vez son menos los fiscales que la piden), los casos que contemplan su aplicación se realizan obligatoriamente por jurados, y aunque no son los ciudadanos los que la piden, tienen que aceptarla por unanimidad.

Con la reciente media sanción que el sistema de juicios por jurados obtuvo en Mendoza y Santa Fe, Valerie considera que es “un momento maravilloso para estar en Argentina”, porque si bien en Estados Unidos esto se aprende desde la escuela, en nuestro país “recibieron muy bien el sistema”.

Hans forma parte de un proyecto de investigación que impulsan Inecip y el Superior Tribunal de Justicia de Neuquén para medir el nivel de conocimiento y aceptación, entre otras cosas, del sistema de jurados entre los ciudadanos.

En la actualidad funciona en las provincias de Buenos Aires, Neuquén, Córdoba, Chaco y Río Negro y próximamente en Santa Fe y Mendoza, mientras que es probable que antes de fin de año se implemente en San Juan, Santa Cruz, Entre Ríos y Chubut. “Es imparable”, pronostica Harfuch.

En la conferencia que ofrecieron días atrás, las especialistas sugirieron cambios para mejorar la experiencia, como “que los jueces dejen de hacer el trabajo administrativo que corresponde a oficinas judiciales; intentar que más casos se resuelvan con la regla de unanimidad y hacer instrucciones más comprensibles para los jurados”.

Consideran que “en las provincias que tienen más experiencia y están más cómodas con el juicio por jurados ya se dieron cuenta de que ‘no se va a caer el cielo’ (porque se aplique este sistema), y más delitos serán incluidos” en este tipo de debates.

Las diferencias en el modo de entender la práctica se advierten, incluso, desde las palabras. Mientras “nuestra Constitución Nacional dice que los juicios criminales se terminarán por jurados (aunque en la Provincia es el imputado el que decide que así sea), en la de Estados Unidos dice que el acusado tendrá derecho a un juicio por jurado”, apunta Harduch.

“En Neuquén entrevistamos a 200 ciudadanos que fueron jurados en 17 juicios y que no sabían nada o casi nada del sistema, pero cuando terminó advertimos que entendieron perfectamente las pruebas presentadas en juicio, las leyes, y todos dijeron que su experiencia fue muy positiva. Lo más interesante es que aumentó la imagen positiva de los tribunales, la policía y el gobierno”, explica Valerie.

A su lado, Harduch aporta: “Como científicas sociales ellas parten de la hipótesis de que cuando termina de ser jurado un ciudadano cambia como persona”, mientras que Paula suma: “Cambian también los tribunales al hacer un ejercicio de apertura a la ciudadanía”.

un caso que divide aguas

El 13 de septiembre de 2016 Marcos Alteño (24) entró armado a la carnicería “Billy Yoou”, en Zárate. Apuntó a la cuñada de Daniel “Billy” Oyarzún (38), que era la cajera, y se llevó 5 mil pesos. Antes de irse disparó dos veces y se subió a la moto que lo esperaba en la puerta: la manejaba Brian González.

Oyarzún no lo dudó. Se subió a su auto y comenzó a seguirlos. Para evitarlo, Alteño disparó 5 veces más, hasta que a unos 200 metros saltó de la moto y escapó con la plata. Oyarzún quiso hacer caer a Brian y lo chocó contra una columna. El joven murió siete horas después. Alteño, el que disparó 7 veces hacia las víctimas, fue detenido y condenado en un juicio abreviado a seis años de cárcel.

Oyarzún perdió la carnicería y tuvo que mudarse tres veces por las amenazas. El jueves, el mismo día que se cumplían dos años del hecho, un jurado de 12 vecinos deliberó tres horas antes de llegar al veredicto con las instrucciones que les dio la jueza. Tenían tres opciones: fallar por la legítima defensa, el exceso en la legítima defensa o el homicidio simple.

- Señora presidente del jurado, por favor lea en voz alta el veredicto- pidió la magistrada

-Nosotros, el jurado, declaramos por unanimidad a Daniel Oyarzún no culpable.

Oyarzún lloró y agradeció. La mamá de Brian González se desmayó. El juicio había terminado.

173
juicios por jurados se hicieron en la provincia de Buenos Aires entre 2015 y 2017

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...