Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
8 días desaparecida

Buscan a la odontóloga en la zona de Guernica e investigan si la envenenaron

Hoy comienzan los rastrillajes desde la ruta 215, en dirección a esa localidad donde Abel Campos se reunió con un amigo horas después del último contacto que tuvo Gissella con su familia. Analizan dos copas de vino

Buscan a la odontóloga en la zona de Guernica e investigan si la envenenaron

Gustavo, dueño del hotel catedral donde se alojó campos el domingo a la noche y se quitó la vida / g. calvelo

A ocho días de la desaparición de Gissella Solis Calle (47), los investigadores concentran sus esfuerzos en reconstruir los movimientos que hizo su pareja, Abel Casimiro Campos (55), entre la medianoche del martes 15 de enero y la noche del jueves 17, cuando se subió al micro que lo dejó en la localidad de Lobería. Están convencidos de que en ese lapso de tiempo pudo trasladar a la odontóloga, viva o muerta, a un sitio que todavía es un misterio.

“Yo creo que se ha perdido, que está en estado de shock y eso la llevó a irse, quizás él (Campos) la golpeó, y está en alguna quinta sin televisión, ella quizás no sabe que la están buscando”, especuló ayer Mariela, la hermana de la odontóloga, convencida de que buscan “a una persona viva, tengo la sospecha de que ella está en algún lado y que perdió la memoria”.

Los pesquisas no son tan optimistas.

Trascendió en las últimas horas que en uno de los bolsillos de la indumentaria que usaba Campos cuando se suicidó de un tiro en el cuarto 12 del hotel Catedral, en los primeros minutos del lunes, encontraron un recipiente con veneno.

Se trata de un insecticida de la marca Lannate, de altísima toxicidad. “Si se ingiere puede ocasionar dolor de cabeza, mareo, fatiga, debilidad muscular, letargo, pérdida de conciencia, náuseas, dolor abdominal, lagrimeo y salivación anormales, constricción de las pupilas, visión borrosa, espasmos musculares, convulsiones, efectos respiratorios y hasta la muerte”, se informó.

Teniendo en cuenta que en la casa de Gissella no había sangre, pero sí rastros que serían de vómito en el baño y dos copas de vino que llamaron la atención de sus familiares, que no reconocen en la odontóloga a una mujer capaz de “dejar vajilla sin lavar e irse sin avisarle a nadie”, la fiscal Ana Medina ordenó un peritaje toxicológico a esos vasos.

“Son llamativas las circunstancias en las que Gissella desapareció”, reconoció Medina, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº 1, tras recibir en esa dependencia a la familia Solis Calle.

Anticipó la fiscal que “se esperan resultados inmediatos”, aunque aclaró que “es una tarea muy dificultosa cuando hay una persona desaparecida, y otra persona que, estimamos, pudiendo saber su paradero se quitó la vida”, en relación a Campos, que se descerrajó un disparo con una carabina 22 apenas escuchó que un policía golpeaba la puerta de la habitación.

“La policía vino a eso de las 12 de la noche (del domingo), preguntando si estaba este hombre alojado en el hotel y cuando se le respondió que sí, un policía subió junto con mi padre. Después de que golpeó la puerta y se identificó, se escuchó la detonación”, relató a este diario Gustavo, uno de los dueños del hotel situado en 49 entre 14 y 15, donde se mató Campos (ver aparte).

Mientras se procuran establecer los movimientos de este hombre rastreando la localización de su celular y el análisis de cámaras de seguridad públicas y privadas que pudieron filmar el paso de su llamativa camioneta Nissan X Terra (ver página 17), las sospechas más firmes apuntan a localidades cercanas a La Plata, concretamente a Guernica y San Vicente.

Desde hoy comenzarán a hacer rastrillajes desde la ruta 215 y en los alrededores de la ruta 6, confirmaron fuentes de la investigación.

Angustia

“Este hombre estuvo en la casa de mi hermana a las 0.30 de la noche (madrugada del miércoles). A las 6.37, se registró su ingreso al trabajo en IOMA. A la tarde, después de esa hora, fue a la casa de un amigo en Guernica. A él le pareció extraño que estaba bañado y perfumado, parecía que no venía de trabajar”, relató Mariela.

De nuevo, la tarea de reconstruir la rutina de Campos en esos días clave tiene mucho de rompecabezas.

En un bolsillo de la ropa que tenía Campos cuando se mató, hallaron un potente insecticida

A las 2 de la tarde del miércoles 16 de enero, Campos se reunió con un amigo en Guernica

 

El último contacto que tuvo Gissella con su familia fue el martes 15 a la noche. Desde ese momento, toda la información que tuvieron de la odontóloga les llegó por parte de Campos, con quien ella mantenía desde hace seis años una relación que sufrió un quiebre a los tres, cuando la odontóloga supo que Abel tenía esposa y dos hijos en Tamangueyú, un pueblito situado a cuatro kilómetros de Lobería.

A las 10.30 del martes, 200 policías se desplegaron durante varias horas en las inmediaciones del arroyo Rodríguez, en City Bell, siguiendo una pista verosímil.

El terreno está situado a unos 400 metros de la casa de Campos y testigos informaron a la familia Solis que vieron en la tierra las huellas de una camioneta compatible con las de la Nissan X Terra amarilla de Abel.

Con buzos tácticos, bomberos, perros rastreadores y caballos, los policías rastrillaron casi 3 kilómetros por tierra y por agua, a partir del kilómetro 46 de la bajada de la Autopista en Villa Elisa, en sentido a la ciudad de Buenos Aires.

En el lugar estuvieron presentes familiares de Gissella, a quienes les mostraron los elementos que fueron encontrando, como un par de sábanas y una zapatilla, que no reconocieron como pertenencias de la odontóloga.

Hasta ahora, sólo se pudo recuperar el celular de la profesional, un Samsung J6 negro y dorado, con funda celeste, que faltaba de su casa (tenía dos teléfonos y en su domicilio sólo había uno).

Una mujer lo encontró aproximadamente a las 16.30 del miércoles en 1 entre 40 y 41. “Lo llevó a su casa, lo prendió y vio que estaba abierta la aplicación de Facebook”, donde vio la fotografía de una mujer con ambo.

El 21 de enero la mujer reconoció en los medios esa foto -era la de Gissella- por lo cual se presentó en la DDI para entregar el aparato. Lo habían reseteado y le faltaba el chip, pero el IMEI coincidía con el de Solis.

“A él no le daba el lomo para hacer un hueco y meter a mi hermana, es muy grandota. La tiene que haber dejado en alguna parte y si no la encontramos es porque Gissella se paró y está caminando”, insistió Mariela.

Los investigadores están citados para hoy, bien temprano, en la ruta 215, desde donde planean avanzar en dirección a Guernica.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla