Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Espectáculos |CONMOCIÓN EN EL MUNDO DEL ESPECTÁCULO
Santiago Bal: la comedia picaresca perdió a su último gran referente

Actor, autor y director, dueño de un estilo hoy revisitado, murió ayer a los 83 años, dejando atrás una trayectoria labrada a partir de la risa y varias polémicas que tuvieron a su familia en el eje de la escena mediática

Santiago Bal: la comedia picaresca perdió a su último gran referente
10 de Diciembre de 2019 | 05:43
Edición impresa

Después de permanecer varios días con “pronóstico reservado”, el comediante Santiago Bal, de 83 años, falleció ayer en el Instituto Médico de Alta Complejidad, del barrio porteño de Balvanera.

El también director y autor permanecía en un coma farmacológico, producto de un debilitamiento de su estado de salud, a causa de una neumonía. Cabe recordar que el artista ya había ingresado a IMAC a principios de julio, con problemas respiratorios y circulatorios. Luego fue trasladado a la Clínica de Rehabilitación Alcla y, cuando su salud volvió a agravarse, regresó al hospital donde finalmente murió.

La encargada de confirmar la noticia fue su última esposa, Carmen Barbieri, que en comunicación telefónica con “Intrusos”, indicó: “Se fue en paz”, manifestó la mamá de Federico, el menor de los hijos de Santiago Bal, que también es padre de Mariano (fruto de su relación con María Isabel Andina) y de Julieta (de su vínculo con Silvia Pérez). Días antes de morir cumplió su último sueño: ver a sus hijos juntos.

Santiago Bal nació el 5 de enero de 1936 en Buenos Aires. Apenas cumplidos sus 18 años, empezó sus estudios en ingeniería y, al mismo tiempo, daba clases de matemática y física en un colegio. También por esa época ingresó a la orquesta de la Universidad como violinista.

Ya a fines de la década de los ‘60 se registran sus primeros pasos en la comedia junto a Alberto Anchart, una dupla humorística que fue éxito creciente. De 1968 a 1986 filmó 36 películas. “La guerra de los sostenes”, “La casa de Madame Lulú” (con Libertad Leblanc), “Las píldoras”, “Este loco... loco Buenos Aires”, “El veraneo de los Campanelli” y “Yo tengo fe” fueron algunas. Su última aparición en la pantalla grande fue con la cinta “Las colegialas se divierten” (1986), junto a Susana Traverso y Guillermo Francella.

En tevé fue parte de más de treinta proyectos, entre ellos, “Los Campanelli” (1969), “Mesa de noticias” (1984), “La revista del domingo” (1994, también como director), “Como pan caliente (1996), “Los simuladores” (2002) y “Resistiré” (2003). Más acá en el tiempo, “Un aplauso para el asador”, “El hombre de tu vida” y “Concubinos”.

Fue Gerardo Sofovich quien marcó una etapa muy fructífera en su carrera, ya que Bal integró el elenco de dos de los ciclos más emblemáticos del recordado productor: estuvo en “Polémica en el bar” y en “La peluquería de Don Mateo”.

Con una figura asociada a la comedia de tono picaresco, Santiago supo abrirse paso en el medio y en el género teatral también actuó, escribió, dirigió y produjo.

Participó en más de 40 obras y sus creaciones eran garantía de éxito, algunas de las más convocantes fueron las producciones: “Los años locos del Tabarís”, “Hola mami, hola señor”, “Money Money”, “Vedettísima”, “Increíblemente juntos”, “Yo amo Carlos Paz” y “La argolla en la nariz”.

Se destacó en el teatro de revista, donde las creaciones fueron en comunión con Carmen Barbieri, su última esposa (1986 - 2011). Con la vedette y el hijo de ambos, Federico Bal, se subió por última vez a las tablas en “Nuevamente juntos”, del que renunció en abril cuando, debido a sus problemas de salud, decidió colgar los guantes de la profesión. También con su hijo menor filmó “Rumbo al mar”, una película que se conocerá en el 2020, pero que fue rodada en el 2018, año en el que le entregaron un Estrella de Mar por su trayectoria.

FANÁTICO DE LAS MUJERES

Santiago se autodenominaba un “galán empedernido” y fanático de las mujeres, algo que lo metió en más de un problema.

Su primera pareja y mamá de su primogénito Mariano, María Isabel Andina, no pertenecía al mundo de la farándula. Luego conocería a Thelma del Río, pero al poco tiempo se separó de ella por un romance secreto con la actriz Silvia Pérez, en 1978, con quien tuvo a su única hija mujer: Julieta.

Cuando al poco tiempo el humorista fue diagnosticado con cáncer, se separó de Pérez y regresó con Thelma, quien lo cuidó durante su tratamiento. Pero esa reconciliación duraría poco porque Carmen Barbieri entró en escena y con ella se casó en 1986. Tres años después, nacía Federico.

Estuvieron juntos hasta 2011 cuando Ayelén Paleo, una voluptuosa vedette, se interpuso en el matrimonio y todo estalló por los aires.

Aunque en un primer momento dijo que eran amantes, luego se sinceró: “Lo usé a Santiago y pido disculpas”.

En abril anunció su retiro del mundo del espectáculo porque su cuerpo ya no le permitía actuar

 

DETERIORADA SALUD

Además de sus amoríos y sus más recientes apariciones en programas chimenteros, sus frecuentes problemas de salud fueron otro de los motivos por los cuales Santiago Bal era noticia en los medios locales.

A lo largo de las últimas décadas tuvo muchas intervenciones quirúrgicas para combatir la reaparición del cáncer: a mediados de los 70, luego en los 80 y por último en 2000.

También en 1998 padeció un grave problema renal por el cual tuvo que ser operado 10 veces, en 11 meses. Hacia junio de 2014 fue ingresado en el Instituto Médico de Alta Complejidad, por un grave cuadro de infección urinaria, bronquitis y enfisema pulmonar, debido a su tabaquismo crónico (fue fumador hasta los 60 años). En ese entonces se lo indujo a un coma farmacológico. En sus últimos años también tuvo EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica).

Durante el último verano, cuando protagonizaba en Mar del Plata “Nuevamente juntos”, la pieza teatral con su hijo Federico y con su ex mujer Barbieri, Bal fue internado varias veces por diferentes afecciones.

Hasta llegar a los últimos días, donde ingresó nuevamente al IMAC como consecuencia de un cuadro de deshidratación, una fuerte fatiga y por arrastrar una neumonía. Tras permanecer en coma farmacológico en la terapia intensiva, el artista falleció.

Sus restos son velados en la empresa de O’ Higgins 2842 (en el barrio de Núñez), desde ayer a las 19.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla